1983: homenaje a Orwell, historia contemporánea y distopía

Netflix busca expandir su mercado en Europa y lo hace con esta serie polaca que abarca mucho pero aprieta poco. Video y línea del tiempo con hechos históricos.

1983: homenaje a Orwell, historia contemporánea y distopía

1983 es la primera serie polaca producida por Netflix. Foto publicada en hobbyconsolas.com.

Cultura Unidiversidad #MultiversosExpandidos / por Milagros Martín Varela / Publicado el 07 DE DICIEMBRE 2018

“A principios de la década del ‘80, me designaron a Berlín Este para una capacitación, técnicas de gestión del Stasi. Recuerdo a un coronel de Alemania del Este que habló de un golpe de Estado reciente en Argentina, sobre cómo, gradualmente, en unos años, los de la oposición democrática ‘desaparecerían’. Me dio la impresión de que admiraba la eficiencia”, dice un policía en la nueva serie polaca de Netflix.

“Pero lo que más recuerdo es lo que dijo después. Los jefes del Ejército eliminaron a los padres y ubicaron a los niños en familias militares leales al régimen. Cambiaron sus nombres, sus historias, eliminaron los recuerdos de su pasado y su origen”, siguió, y -con esto y toda la serie en general- Netflix demostró que en Polonia saben más de historia Argentina que viceversa.

1983 (Joshua Long, 2018) tiene todo lo que necesita una serie para que le vaya bien: tanto, que le sobra y se vuelve un poco pretenciosa. Tan pocos episodios, tantos personajes y tantas microhistorias dentro de la trama hacen que esta producción se vuelva un hermoso matete para quien no conoce sobre la historia de Polonia. Pero, vamos a tratar de desenredar un poco el asunto.

La serie muestra a una Polonia distópica de 2003 en la que el Estado sigue bajo el dominio de la Unión Soviética, como si el llamado “telón de acero” (una línea imaginaria que dividía a Europa Occidental -capitalista- y Oriental -comunista- luego de la Segunda Guerra Mundial) no hubiese desaparecido. Es entonces cuando se conmemora el vigésimo aniversario de algunos atentados terroristas (ficticios) por los que hubo una enorme cantidad de víctimas civiles.

En este contexto, un policía y un joven abogado se cruzan -y no de manera azarosa- para investigar un supuesto suicidio y un triple homicidio que los llevarán a dudar de la “historia oficial” y a descubrir las mentiras del Partido, con respecto a esos ataques de 1983, para justificar y reforzar la militarización de Polonia.

 

Lo mejor

Sin duda, el nombre y la sinopsis de esta producción polaca es una lluvia de guiños a 1984, libro emblemático de George Orwell que fue publicado en 1948 y que hasta el día de hoy es -prácticamente- la novela madre de las distopías contemporáneas. El espionaje, la vigilancia, el Partido represor y totalitario son algunas de las grandes referencias de 1983 a 1984.

En varias críticas se ha dicho que la estética sombría de la serie recuerda a las películas de Blade Runner (Ridley Scott, 1982 y 2017). Esto logra generar un clima inquietante y expectante, de suspenso, típico del género policial. También hay que destacar las actuaciones y la felicidad que da ver -aunque en pocas escenas- a Clive Russell, el queridísimo Brynden Tully alias “el Pez Negro” de Juego de Tronos (Game of Thrones, David Benioff y D. B. Weiss, 2011-actualidad).

Por otro lado, son valorables los principios que transmite la trama: en tiempos de posverdad, la reivindicación de la memoria y de la verdad como formas de Justicia. También se agradece el ver algo lamentablemente “familiar” en la serie como la escena en la que se mencionan las palabras citadas al principio de esta nota. Esto facilita entender prácticamente la totalidad de la serie a pesar de sus...

 

Desventajas

Ocho episodios es muy poco para la cantidad de cuestiones que se intentan abordar en la serie. El dicho popular que dice que “quien mucho abarca, poco aprieta” le queda muy bien a esta producción que pretende mostrar historia real, ficción, contexto mundial, mensajes sobre la justicia, la investigación sobre un suicidio y tres homicidios, los complots entre países poderosos, entre otra infinidad de cuestiones.

La cantidad de subargumentos es proporcional a la de personajes y eso provoca que la historia sea muy difícil de seguir. Sumado a lo ajeno que nos suena todo lo que tiene que ver con Polonia. Sin embargo, esto puede tomarse como un desafío para romper un poco con la monotonía de las narrativas norteamericanas e inglesas que tanto se han globalizado y que nos dan todo masticado y procesado.

 

Un poco de historia

Para entender mejor 1983 es bueno tener en cuenta algunos hechos históricos que sucedieron entre la Segunda Guerra Mundial y la Guerra Fría en Polonia. En líneas generales, ha sido un país muy maltratado por las superpotencias, un territorio que estuvo en disputa y destrucción durante muchos años.

Esto provocó, por algún tiempo, una ruptura en la identidad nacional de esta actual república parlamentaria. No obstante siempre hubo una característica particular de los polacos y fue su capacidad de resistencia a las invasiones y “conquistas” por parte de otros países.

En esta línea de tiempo, se muestran los hitos históricos que facilitarán una maratón de 1983.

cultura | multiversosexpandidos | 1983



Mirá también: