Advierten falta de conciencia en el ahorro y consumo de energía

Investigadoras de Filosofía y Letras comprobaron que, aunque en los sectores altos de la Provincia se usa más energía, en todo el rango de la sociedad no hay un uso óptimo del recurso. El informe también reclama que se exploten más las energías alternativas.

Advierten falta de conciencia en el ahorro y consumo de energía

El trabajo indica que entre las energías alternativas más conocidas están la solar y la eólica.

Universidad Noticias UNCuyo Divulgación científica / / Publicado el 28 DE DICIEMBRE 2011

Todas las provincias argentinas, en mayor o menor medida, están estructuradas a partir de una matriz energética de recursos no renovables, integrada al sistema energético nacional. Por esta razón, tienen una doble dependencia y una limitación en la toma de decisiones para lograr un autoabastecimiento. Con esta premisa, investigadoras del departamento de Geografía de la Facultad de Filosofía y Letras de la UNCuyo estudiaron las desigualdades en el consumo energético que se registran en la sociedad y las posibilidades de acceso a la energía por parte de los distintos sectores.

En el informe, concentrado en la población de Mendoza, destacan también la necesidad de ampliar la matriz energética del territorio mendocino, incorporando las nuevas fuentes de energía.

Con respecto a la demanda, sostienen que frente al consumo los comportamientos de los habitantes difieren no sólo frente a la energía disponible, sino también respecto al conocimiento del impacto medioambiental ante los problemas del cambio climático.

“Los comportamientos de los ciudadanos muestran que la mayor parte no conoce el consumo de los electrodomésticos y artefactos que utilizan en su hogar, de modo que algunos piensan que los acondicionadores de aire son los que más consumen; otros, en cambio, los lavarropas, o las computadoras, o bien televisores, estufa, freezer, luz, plancha y microondas. Esto pone en evidencia que el habitante no discierne lo que gasta cotidianamente cada artefacto”, explicó Mónica Cortellezzi, quien junto a Nesrin Karake llevó a cabo la investigación.

La profesional destacó que hay una relación entre el nivel socioeconómico y el consumo de energía en los grupos que estudiaron. “El nivel socioeconómico medio alto se caracteriza por un consumo mayor asociado al nivel de equipamiento en artefactos eléctricos. Por ejemplo, poseen más de un televisor y más de una computadora por hogar. Sus viviendas cuentan con muchas habitaciones y espacios con iluminación eléctrica. Los integrantes del hogar realizan actividades dependientes del uso de la energía: ver televisión, escuchar música, usar la computadora, internet, juegos electrónicos, etc.”, detalló Cortelezzi.

Con respecto a los sectores medios y medio bajos, el estudio arrojó que presentan “un moderado consumo de energía” porque su equipamiento en artefactos eléctricos es “mediano” y  electrodomésticos como la TV y las computadoras suelen ser de uso compartido. “Además en estos sectores se realizan actividades sociales no vinculadas con el uso de electricidad, como son reuniones con amigos o familiares, paseos, es decir ofrecen otro estilo de vida”, dice el informe final de las investigadoras.

Por su parte, el nivel socioeconómico más bajo presenta, como se prevé, un consumo de energía menor al poseer menos equipamiento electrónico, que se reduce “a electrodomésticos y el uso obligatoriamente compartido del televisor o equipo de música”, explican.

Otro aspecto que analizó la investigación es el nivel de conocimiento que tienen los usuarios sobre temas como el ahorro energético y las fuentes energéticas alternativas. El resultado es alarmante: “Si bien hay interés por las cuestiones energéticas y medioambientales, hay bastante desconocimiento en este dominio”, sintetiza Cortelezzi. Y amplía: “Globalmente favorables a las energías renovables, aceptarían una ‘electricidad limpia’, pero siempre que eso no signifique un alza de tarifas”.

Entre las energías alternativas más conocidas por los encuestados están la solar y la eólica. “La gran mayoría de la población estaría dispuesta a utilizar la energía solar, no obstante, ningún encuestado afirmó poseer paneles solares para hacer efectivamente uso de esta energía”, agregó la investigadora.

Por otro lado, Cortelezzi explicó una confusión o una valoración errónea que se produce en los usuarios de artefactos eléctricos: “Como los equipos tecnológicos convierten la energía en servicios, los consumidores se concentran en las características del servicio prestado: refrigeración, pantalla plana, banda ancha, y no en la energía que utilizan”. A su vez, sostuvo que es preciso tener en cuenta “que el mayor equipamiento de los hogares genera una mayor dependencia de la energía en la vida cotidiana, además de mayor consumo”.

Aún así, algunos grupos familiares han tomado medidas para reducir el consumo de energía, en su gran mayoría la adopción de focos de bajo consumo. El resto se reparte entre medidas como aprovechar la luz solar, desenchufar la computadora cuando no se utiliza, no prender las luces del frente de la casa, utilizar los electrodomésticos sólo cuando sea necesario, usar menos los ventiladores, planchar poco, comprar ropa que no necesite ser planchada y reducir el uso de estufas, dice el informe.

“En general se detecta una falta de conciencia respecto de la necesidad de ahorro energético”, advirtió Cortelezzi. Y sostuvo que se necesitan campañas educativas y publicitarias para modificar comportamientos y concientizar sobre el uso eficiente de la energía, “que tiendan a una utilización óptima de los recursos y apunten a un mayor autoabastecimiento energético para reducir la dependencia de los recursos nacionales”.