El MACA

Suplementos | Facultad de Ingeniería

03 de octubre de 2016, 12:02. Por: Sabrina Cereda, becaria de Prensa de la Facultad de Ingeniería.


La calidad del aire de la ciudad.


El MACA


En el Gran Mendoza, uno de los problemas ambientales más graves es la contaminación atmosférica. La particular situación geográfica y meteorológica de la provincia, además de la escasez e inadecuada disposición de espacios verdes, impiden la disminución del impacto de gases. A esto se suma la creciente demanda de movilidad de la población, que genera un aumento de la utilización del transporte motorizado, tanto público como privado.

Romina Benítez, del Instituto Multidisciplinario de Ciencias Ambientales de la UNCUYO, asegura que la normativa vigente en la provincia que regula esta situación es inadecuada, debido a que se encuentra desactualizada. Las medidas de calidad de aire establecidas son demasiado generales y no toman en cuenta variables propias del lugar, como la meteorología, la industria, la concentración de actividades y la movilidad.

A esta realidad se le suma la falta de monitoreo permanente de la calidad del aire en la ciudad. Por lo tanto, no existen datos sistematizados ni oficiales que den cuenta de la problemática.

El Laboratorio de Análisis Instrumental de la Facultad de Ingeniería ha desarrollado un dispositivo denominado Monitor de Calidad del Aire (MACA) que intenta determinar los niveles de contaminación en Mendoza a través de la observación continua. Fue desarrollado por los ingenieros Fernando Castro, del Laboratorio de Análisis Instrumental de la UNCUYO, y Pablo Cremades, del Grupo de Estudios Atmosféricos y Ambientales (GEAA) de la UTN.

El MACA, creado bajo la filosofía de hardware abierto, posibilita que cualquier ciudadano a través de una Wiki, pueda acceder a él y replicarlo. Se trata del primer dispositivo de este tipo en el país, disponible para toda la sociedad.

El Laboratorio ha hecho una fuerte contribución al desarrollo de esta tecnología, ya que la Universidad refuncionalizó los equipos cedidos por la Dirección de Protección Ambiental (DPA) de la provincia de Mendoza y los puso a disposición de los jóvenes profesionales para que pudieran correlacionar los datos y comenzar a evaluar la confiabilidad de los mismos.

El aparato busca transformarse en una alternativa que sortee las barreras económicas, ya que el monitoreo de calidad del aire requiere de grandes gastos a la hora de adquirir los equipos, operarlos y mantenerlos. A la vez, permite acercar los medios para que cualquier persona que esté interesada pueda obtener información acerca de la calidad del aire que respira.
 

Red de monitoreo

El carácter abierto del proyecto aspira a que las personas interesadas puedan desarrollarlo con facilidad y de esta manera transformarse en una red de dispositivos. Obtener datos de manera participativa con visión a largo plazo por medio de una red de monitoreo ciudadana permitirá generar conocimiento independiente, que podría convertirse en una fuerte herramienta de gestión ambiental.

Los problemas ambientales urbanos derivan, en gran parte, de los patrones de consumo de sus ciudadanos y de la forma en que se socializan sus impactos. Por lo tanto, las soluciones pueden provenir de cambios colectivos y concretos en ese sentido.

El MACA busca romper con un largo ciclo de desinformación en la provincia acerca del monitoreo atmosférico y es un pequeño paso en el camino hacia conocer, de manera participativa, la calidad del aire local.