Buscan obligar a los restaurantes de Mendoza a servir agua gratis

Hay tres proyectos en la Legislatura que promueven que los locales gastronómicos sirvan agua sin costo y de forma ilimitada. Dudas del sector empresario.

Buscan obligar a los restaurantes de Mendoza a servir agua gratis

Sociedad Unidiversidad por Unidiversidad / MDZ y Los Andes / Publicado el 10 DE JULIO 2018

Varios legisladores buscan que en Mendoza se obligue a los restaurantes a servir agua de forma gratuita e ilimitada. Las iniciativas -que están en la Legislatura- sostienen que esta bebida es es un derecho que no se puede negar a los consumidores. De hecho, en La Pampa ya se aprobó una ley similar, pero en nuestra provincia aún esta medida es resistida por los empresarios gastronómicos porque temen que sus ganancias se vean afectadas.

El mes pasado, las senadoras Daniela García y Cecilia Páez de la Unión Cívica Radical, por un lado, y el diputado Mario Vadillo del Partido Intransigente, por el otro, presentaron iniciativas para que los comercios gastronómicos ofrezcan agua ilimitada de forma gratuita. Pero además en febrero, el diputado provincial Ricardo Mansur ya había presentado otro proyecto al respecto. Entre los fundamentos, los legisladores detallan que el agua es un derecho y que -entre otras cosas- se reducirían los desechos generados por las botellas plásticas. 

En varios países ya hace tiempo que se ha avanzado en este sentido, como en Estados Unidos, Francia, Reino Unido y en algunas regiones de España. Dentro de Argentina, las provincias de La Pampa (mediante una norma), Córdoba y Santa Fe ofrecen la bebida en forma gratuita en los restaurantes: lo que se conoce como el "derecho a jarra".

En Mendoza, los establecimientos no suelen dejar disponible agua sin costo para los clientes. Por el contrario, comercializan botellas a un costo que ronda los $ 50.  El diputado Mario Vadillo calificó esto como una “picardía”, ya que las ganancias que los comerciantes presumen perder, podrían obtenerse por otro lado. “Ellos no venden agua, no es su negocio. Podrán hacerle una diferencia, pero donde ganan es en la comida y tendrán que concentrarse allí”, manifestó.

Por su parte Páez, coautora del proyecto junto a García, hizo hincapié en la declaración de la ONU del agua como un derecho. “Tiene que ser accesible para todos y ofrecida gratuitamente al público en general”, subrayó. La senadora aseguró que su proyecto ya tiene estado parlamentario y dijo que durante esta semana se reunirán con las cámaras gastronómicas y los sindicatos afines para discutir la nueva norma. Entre sus argumentos, las legisladoras destacaron que esta ley podría reducir la contaminación por el plástico que emplea cada botella.

En tanto que el proyecto de Mansur suma además de los establecimientos gastronómicos, los locales bailables, salones y clubes así como aquellos donde se realicen espectáculos públicos, recitales, fiestas, y/o cualquier evento de acceso público, entre otros.

Desde el Ente Provincial Mendoza Turismo (Emetur) ven con buenos ojos la iniciativa. Cristina Mengarelli, directora de Desarrollo Turístico, explicó que si se aprueba la medida le otorgaría mayor calidad a la provincia como destino.

 

El restaurante pionero

Desde sus inicios en el restaurante local Fuente y Fonda ofrecen jarras con agua filtrada a todos sus comensales. El chef Pablo del Río, fundador y ex dueño del comercio, relató que se propuso este servicio como parte del concepto general del local.

“Con la jarra no se obliga a consumir agua mineral sí o sí, básicamente es generar opciones de consumo”, explicó el chef.

Tal como comentó, en sus actuales restaurantes (Zampa y Siete Cocinas), si bien no deja jarras en las mesa, sí se las ofrece a quienes las solicitan.

Sin embargo, se mostró reacio a que se brinde el servicio por obligación. “No estoy de acuerdo con la exigencia por ley, creo que primero habría que generar conciencia y buscar alternativas antes de obligar”.

Comentó que podrían generarse campañas de comunicación y concientización sobre la importancia de hidratarse. “No ir por la cuestión económica, ya que en este contexto es un tema sensible”, aseguró. 

Desde el restaurante Onda Libre, por otro lado, explicaron que se le brinda agua a todo aquel que la pide, pero que de hacerse obligatorio podrían verse afectados. “Por supuesto que el restaurante es un negocio y parte del negocio es la venta de bebida”, dijo Julia, encargada de la caja.

 

La mirada económica

Según el economista, José Vargas, la posible aprobación del proyecto que obliga a los restaurantes a ofrecer agua de forma gratuita, no afectaría la rentabilidad de los comercios.

"Está claro que para los restaurantes las bebidas tienen un beneficio de alrededor del 50 %, pero por más que ofrezcan agua gratis el comensal de clase media que sale a comer afuera no va a dejar de consumir gaseosa o vinos", aseguró.

Por otra parte remarcó, que de aprobarse, los comerciantes podrían fomentar la venta de bebidas con promociones de menús que las tengan incluidas. 

Finalmente, informó que en un ticket promedio con entrada, plato, principal y postre, la bebida representa entre un 10 % y un 20 % del total.