Caso Etchecolatz: víctima y genocida vivirán en el mismo barrio

Por ese motivo, los abogados solicitaron protección y que se "garantice la seguridad" de un testigo que vive en el vecindario donde cumplirá prisión domiciliaria el represor y exjefe de la Brigada de Investigaciones de la Policía Bonaerense para cumplir la prisión domiciliaria. Quieren evitar la revictimización.

Caso Etchecolatz: víctima y genocida vivirán en el mismo barrio

El testigo vive en el mismo barrio en el que el represor cumplirá la prisión domiciliaria. Foto: Télam.

Derechos Humanos Unidiversidad por Unidiversidad / Fuente: Télam. / Publicado el 28 DE DICIEMBRE 2017

Abogados querellantes en causas de derechos humanos solicitaron al Tribunal Oral Federal 1 de La Plata "garantizar la seguridad, protección e integridad" de las víctimas de Miguel Etchecolatz, exjefe de la Brigada de Investigaciones de la Policía Bonaerense, quien ayer miércoles 27 recibió el beneficio de prisión domiciliaria y residirá en la zona del Bosque Peralta Ramos de la ciudad de Mar del Plata. A la vez, pidieron que "revean el lugar de residencia" del represor por habitar allí uno de los testigos que fue víctima de su accionar durante la última dictadura cívico-militar. 

"Nuestro querellante, testigo y víctima, por el cual Etchecolatz fue condenado, se domicilia en el mismo barrio donde residirá el genocida luego de que la justicia dispusiera el cumplimiento de la prisión domiciliaria en el inmueble ubicado en la calle Nuevo Boulevard del Bosque entre Guaraníes y Tobas, Bosque Peralta Ramos", indicaron en la presentación firmada por los abogados Guadalupe Godoy y Emanuel Lovelli.

En el documento hicieron mención a lo dispuesto por el Tribunal Oral Federal 6 de la Ciudad de Buenos Aires, que concedió la prisión domiciliaria al exjefe de Investigaciones de la provincia de Buenos Aires por su edad avanzada –88 años– y su "delicado cuadro de salud". Según precisaron los abogados, el domicilio de la víctima es Boulevard Nuevo Bosque y Los Robles. "Dicho barrio se trata de una reserva forestal cerrada, con una sola vía de acceso a la cual la víctima fue a vivir de regreso de su exilio en Francia y que su madre había adquirido en 2008, fecha en la que Etchecolatz ya se encontraba detenido en las prisión de Marcos Paz", explicaron.

Agregaron además, que el sobreviviente del terrorismo de Estado "es testigo y víctima en el debate que espera fecha de inicio ante ese tribunal por los crímenes cometidos en el Pozo de Quilmes durante la última dictadura y en el cual el propio Etchecolatz resulta imputado".

En ese contexto, pidieron a los jueces "dimensionar el daño e impacto que produce a una víctima directa del represor, de quien fuera director general de Investigaciones de la Policía de la Provincia de Buenos Aires y que jamás mostró arrepentimiento alguno por sus crímenes, haciendo gala del desprecio que siempre manifestó para con sus víctimas en cada una de las audiencias de debate desde el año 2006 a la fecha".

El 18 de septiembre de ese año, el testigo y querellante Jorge Julio López fue visto por última vez cuando iba a asistir a la audiencia de alegatos contra Etchecolatz y aún continúa desaparecido. Los abogados solicitaron al Tribunal "evitar la revictimización de aquellas personas que sufrieron en carne propia el poder y la práctica de la tortura de Miguel Osvaldo Etchecolatz", al referirse al damnificado que durante su secuestro compartió celda en la Unidad 9 de La Plata con el albañil desaparecido tras testimoniar contra Etchecolatz, Jorge Julio López. En ese marco, recordaron que "es un deber de este Tribunal, en tanto representante de un poder del Estado, que los crímenes de lesa humanidad sean castigados de acuerdo a los compromisos internacionales asumidos por el Estado Argentino".