Ciento cuarenta personas privadas de su libertad estudian carreras de la UNCuyo

Es posible a través del Programa Educación en Contexto de Encierro que promueven la Universidad y dependencias del Gobierno provincial para garantizar el derecho a la formación integral de todos los ciudadanos detenidos en las cárceles de Mendoza. En el nuevo ciclo lectivo se ofrecen 13 carreras de la rama de las Ciencias Sociales.

Ciento cuarenta personas privadas de su libertad estudian carreras de la UNCuyo

José Rodríguez celebró la posibilidad de concretar un año más el Programa Educación en Contexto de Encierro

Universidad Noticias UNCuyo La Universidad / / Publicado el 08 DE ABRIL 2014

El Programa que coordinan las secretarías de Extensión Universitaria y Académica de la UNCuyo permite que actualmente 140 personas privadas de su libertad estudien diferentes carreras de la Universidad. De esta manera se reafirma el compromiso universitario de llegar a todos los sectores en igualdad de oportunidades para que las personas detenidas accedan, permanezcan y egresen de sus estudios de Educación Superior.

Hasta el momento son 13 las carreras de grado que se ofrecen y pertenecen a las facultades de Ciencias Políticas y Sociales, Derecho y Filosofía y Letras. La primera propone las licenciaturas en Trabajo Social, Sociología, Ciencia Política y Administración Pública, y Comunicación Social. Derecho facilita el estudio de Abogacía, en tanto que Filosofía pone a disposición Historia, Filosofía, Letras y Literatura y Ciencias de la Educación con sus respectivos profesorados.  

Autoridades de la UNCuyo y de Gobierno celebraron la apertura de un nuevo ciclo del Programa Educación en Contexto de Encierro en el Complejo Universitario “Profesor Alberto Estrella", ubicado en la Penitenciaría de Boulogne Sur Mer. El festejo comenzó con la presentación del Coro de Cámara de la Universidad que interpretó la cueca mendocina “Póngale por las hileras”.

En esa instancia el vicerrector, José Rodríguez, agradeció la posibilidad de concretar un año más la propuesta, al tiempo que valoró la iniciativa porque “no sólo logra uno de los objetivos fundamentales de una universidad pública, que es lo académico, sino también la inclusión social y la vinculación con la sociedad”.

Asimismo felicitó a todos los que hacen viable el Programa – autoridades del Servicio Penitenciario, del ministerio de Educación de la Nación, la Dirección General de Escuelas, los secretarios del Rectorado y facultades de la UNCuyo que intervienen- y a los estudiantes “que han visto una posibilidad de vida en los estudios universitarios y en la oferta académica que ofrece la UNCuyo. Hay que estimular a los jóvenes y a los que están en este contexto para que puedan formarse y lograr sus objetivos cuando estén en la calle”, manifestó.

Por otra parte la subsecretaria de Justicia, Romina Ronda, se refirió al Programa como un proceso que se para en una lógica de construcción de ciudadanía y de identidad distinta, donde la Universidad es su actor fundamental.

“La Educación es un derecho humano esencial que no conoce de los contextos y que debe reconocerse de igual manera a todos los habitantes -dijo y agregó-, éste es el espacio de la UNCuyo y así queremos que ustedes lo sientan”. Además alentó a los estudiantes a que se apropien de ese derecho y de las herramientas que tienen para salir adelante y pensar en un proyecto alternativo de vida.

La funcionaria subrayó la simbiosis que hay entre la Academia, la DGE y el Gobierno, en el sentido de construir en conjunto la accesibilidad esencial y proyectos alternativos y de ciudadanía de quienes se encuentran privados de su libertad. En ese sentido mencionó que se está trabajando no sólo en ampliar la oferta académica sino en cómo seguir una vez que los estudiantes recuperan su libertad.

Durante el acto algunos internos se animaron a contar su experiencia a modo de estímulo y contagio para sus compañeros. Definieron a la Educación como “rehabilitación por excelencia” y como herramienta principal “para salir adelante y recuperar el lugar perdido”.

También valoraron  a las personas que hacen posible la propuesta: “Hay gente que piensa que somos rescatables, que podemos llegar a tener una alternativa de vida una vez que salgamos de acá”, apuntó uno de los estudiantes. En tanto que otro destacó la importancia de apreciar el tiempo e invertirlo en el estudio.  “Me reconstruyo en cada materia, doy un paso hacia mi libertad”, sintetizó.

Antecedentes del Programa

Surgió en noviembre de 2008 a partir de un convenio entre la Casa de Estudios con la Dirección General de Escuelas (DGE) y los ministerios de Educación de la Nación y de Gobierno, Justicia y Derechos Humanos de Mendoza.

Busca generar dispositivos que habiliten el acceso, permanencia y egreso de los detenidos, en unidades carcelarias dependientes del Servicio Penitenciario Provincial, a las ofertas educativas de la UNCuyo. Participan en su ejecución las secretarías Académica y de Extensión, y las facultades de Filosofía y Letras, Ciencias Políticas y Sociales y Derecho.  

La oferta académica de la UNCuyo en esta modalidad es la mayor del país, con 13 carreras de grado de tres unidades académicas. Además, es la única universidad argentina que ofrece la Licenciatura en Trabajo Social, que a su vez es la carrera más elegida por los estudiantes privados de libertad, junto con Abogacía.  

Por otro lado, a fines de 2009 se inauguraron las tres aulas universitarias "Profesor Oscar Alberto Estrella" de la facultad de Derecho, que se destinan a las tutorías, espacio de estudio, talleres, charlas y capacitaciones para todas las facultades involucradas en el Programa.   

Coordinado de manera conjunta entre el área de Proyectos Sociales de la secretaría de Extensión Universitaria y la secretaría Académica, el programa cuenta con un equipo de 20 tutores estudiantiles disciplinares, coordinadores, y personal de apoyo académico que realizan tareas de acompañamiento, apoyo y orientación pedagógica semanalmente en las aulas universitarias. También se suma un equipo de alrededor de 70 docentes que aporta tomando sus exámenes finales, parciales o bien,  dando consulta o clases complementarias.


personas privadas de su libertad | educación en contexto de encierro