Cómo transferir el poder, el desafío de Cornejo para 2019

El gobernador habló con el Sistema de Medios de la UNCUYO acerca del escenario electoral que se viene, de los candidatos que suenan dentro del frente Cambia Mendoza y de las metas para su último año de gestión.

Cómo transferir el poder, el desafío de Cornejo para 2019

Foto: Ariella Pientro

Provincial Especiales Cornejo a fondo / por Ezequiel Derhun / Publicado el 28 DE DICIEMBRE 2018

A pocos días de haber culminado su tercer año al frente de la Provincia, el gobernador Alfredo Cornejo ya dibuja en su cabeza cómo será el momento en que tenga que entregar sus atributos como mandatario. Cada vez que se le consulta al respecto, repite y añora lo mismo: busca irse con “prestigio”. Para el radical de 56 años, que supo construir poder desde su carrera como intendente de Godoy Cruz, será la evaluación que haga la ciudadanía sobre su gestión la que le posibilite transferir ese valor agregado a su sucesor.

En diálogo con parte del equipo periodístico del sistema de Medios de la UNCUYO, el gobernador habló del escenario electoral de 2019, de los candidatos que suenan dentro del frente Cambia Mendoza y de los desafíos para su último año de gestión.

“El poder es del cargo”, dice con seguridad tras ser consultado sobre cómo vislumbra el traspaso de mando en diciembre de 2019. Es que propios y ajenos, en voz alta o con susurros, destacan que el jefe del Ejecutivo revalorizó el rol de gobernador. Sin embargo, surgen dudas sobre si esa “autoridad” que fue cobrando vigor como voz de mando puede heredarse.  

“Al principio de la democracia, los gobernadores eran muy prestigiosos, después se han ido deteriorando”, sostiene, y luego lanza que hoy cambió, incluso para todos los cargos ejecutivos: “Hoy, ser intendente es muy prestigioso. Al asumir de intendente, ya medís 70, 65 puntos (de imagen positiva), porque al intendente se lo ve cercano a la gente, sea de un partido o de otro. En cambio, el gobernador se había ido deteriorando. Hoy, creo que se ha revalorizado y me parece que se puede transferir esa autoridad a quienes vengan”.

Esa “transferencia” pone a Cornejo como gran elector en el escenario electoral y, con las encuestas ubicando al oficialismo como posible ganador, el mandatario ensaya una breve descripción de cada uno de los nombres de su preferencia que se encarrilan como posibles candidatos.

Sobre Martín Kerchner, ministro de Economía, Infraestructura y Energía, sostiene: “Ha mostrado vocación para hacerlo, tiene el mapa concreto de nuestros programas y los viene llevando bien”. De Tadeo García Zalazar, intendente de Godoy Cruz, opina: “Tiene una agenda joven, ambiental, muy interesante”. Acerca de Rodolfo Suárez, intendente de Ciudad, afirma: “En Capital está dando un salto de calidad. Lo veo aplomado, moderado para esta etapa que viene”.

Al describir esas particularidades de cada uno, Cornejo no remarca en su tono ni sus gestos alguna predilección, más allá de que la comidilla política hable del “superministro” Kerchner como su presunto favorito. Enero próximo será el momento del anuncio oficial, a tono con el paulatino calentamiento del escenario electoral, que hasta marzo no tendrá confirmación sobre la decisión de mantener la elección provincial desdoblada o si se adherirá al calendario nacional. A priori, se habla de que sí habrá comicios separados, pero insistimos, por ahora solo se habla.

 

Desafíos

Antes de hacer un repaso de sus tres años al frente del Gobierno, Cornejo lanza una definición al momento de sintetizar su lema de "Revolución de lo sencillo": “La dirigencia política trata de hablar de ideologías legítimas y necesarias a la hora de brindar su cosmovisión del mundo, pero también son las cosas prácticas en el día a día de las personas”. Con esas palabras, recuerda que asumió en el cargo con un atraso en el pago de sueldos a los estatales, con largas deudas con los proveedores, con “policías sin balas ni chalecos”. Luego realza su tono y remarca que, a su entender, ha habido una mejora “sustantiva” en materia de salud, educación, seguridad y administración de justicia.

Para Cornejo, el Estado ha logrado ponerse al día y funcionar bien

El Gobernador habló ante el Sistema de Medios de la UNCUYO. Hizo un repaso de los logros en distintas áreas con el objetivo de mejorar el quehacer diario de los mendocinos. Habló de la modificación de la Ley 7722.

En tanto, para lo que resta de su mandato, el jefe del Ejecutivo provincial destaca: “Hay que seguir optimizando el funcionamiento del Estado, promoviendo que la actividad económica se agrande”. Entonces surge la palabra minería y habla de los dos proyectos presentados desde el PJ para modificar la Ley 7722, que regula y prohíbe la actividad extractivista que utiliza minerales como el cianuro. Cornejo repite lo que ha dicho anteriormente sobre el tema: debe haber consenso político para avanzar con las modificaciones. Incluso avizora alguna modificación en la línea de prohibir la actividad donde el recurso hídrico esté en crisis y de permisos en zonas como Malargüe, pero no quiere extenderse mucho más: prefiere hablar de petróleo y de cómo la explotación del oro negro no convencional vía fracking puede cambiarle la cara a la provincia.

Por eso, el mandatario destaca que explotar el denominado shale oil “requiere de tecnología y mucho recurso humano”, agregando que el sur de Mendoza forma parte del megayacimiento Vaca Muerta y que es la actividad petrolera (tradicional y no convencional) la que más dividendos le genera a la provincia, por arriba de la actividad agroindustrial, con la vitivinicultura a la cabeza.

Asimismo, pone el acento en los avances dentro del área de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC) y que deben seguir en ese camino: “Es una actividad con pleno empleo, y falta recurso inclusive”. Luego, para lo que viene, destacó el Plan Sequía, que es el programa para optimizar el recurso hídrico que apunta a dotar de tecnología el uso agrícola del agua y a medir el uso residencial del líquido vital. De todas maneras, remarca que es la gestión lo que hace la diferencia: “Nada es exitoso con un decreto o una ley”.

 

La gran deuda

Para el hombre que ha manejado la provincia estos tres últimos años, la gran deuda de su gobierno y de todos los anteriores tras la última dictadura militar ha sido combatir la pobreza. Para eso, ensaya un diagnóstico: “No se puede combatir la pobreza sin una buena educación”.

Con esa tónica, Cornejo destaca: “Cada vez se ha puesto más dinero en educación, pero con peores resultados. La consigna vacía y flaca es: ‘Vamos con más presupuesto educativo’ (apuntando al SUTE, pero sin nombrarlo). El problema es que el recurso ha estado mal administrado, no ha sido eficiente”.

cornejo | gobernador | alfredo cornejo | elecciones 2019