Condenaron a Astiz y al "Tigre" Acosta a prisión perpetua

Unidiversidad | Derechos Humanos

29 de noviembre de 2017, 18:39. Por: Unidiversidad .


El Tribunal Oral Federal 5 sentenció a los represores en el marco del juicio ESMA III. En la causa, que empezó en 2012, hay 54 acusados y y 789 víctimas.


Condenaron a Astiz y al \Tigre\ Acosta a prisión perpetua

El represor Astiz negó las acusaciones y cargó contra los organismos de Derechos Humanos. Foto: Diario Clarín


El Tribunal Oral Federal (TOF) 5 condenó hoy a prisión perpetua a los represores Alfredo Astiz, Jorge "Tigre" Acosta y Ricardo Cavallo en la causa denominada ESMA III, en la cual se investigan los delitos de lesa humanidad cometidos en ese centro clandestino de detención durante la última dictadura militar. 

Durante la audiencia de lectura de las condenas, el TOF 5 también condenó a prisión perpetua a Mario Arru, un ex piloto acusado de participar de los "vuelos de la muerte" desde los que muchos desaparecidos fueron arrojados al río de la Plata. 

También fue condenado a prisión perpetua el ex prefecto Jorge Antonio Azic, apropiador de Victoria Donda, nieta recuperada y actual diputada nacional. 

Por otra parte, el tribunal absolvió al ex secretario de Hacienda de la dictadura Juan Alemann, uno de los acusados civiles que fue juzgado en la mayor causa (por cantidad de imputados, victimas y hechos juzgados) de la historia de la justicia argentina. 

La audiencia de lectura de veredicto se desarrolló en la sala AMIA de los tribunales federales de Comodoro Py, en el barrio porteño de Retiro, hasta donde se movilizaron referentes y militantes de distintos movimientos de derechos humanos.

En este juicio que se conoce también como "ESMA unificada", que se inició en noviembre de 2012, se acusó a 68 personas --de las cuales 14 murieron a lo largo del proceso-y se analizaron delitos contra la humanidad cometidos contra 789 personas. 

Militantes de los organismos de los derechos humanos y familiares de las víctimas se congregaron desde la mañana en el acceso de la sede los tribunales federales de Comodoro Py, y muchos de ellos siguieron después las lecturas de las sentencia a través de una pantalla gigante montada en la calle.

A partir de las 14, los abogados defensores, los representantes de las querellas, familiares e integrantes de las organismos de Derechos Humanos se ubicaron en la parte baja den la sala de audiencias.

En tanto que un grupo de personas cercanas a los imputados ocuparon posiciones en la parte superior del auditorio, y entre ellas la activista de ultraderecha Cecilia Pando.

Al promediar la tarde, los acusados ingresaron al recinto y ocuparon posiciones en medio de la sala, vivados por el grupo liderado por Pando.

Detrás de un blindex se ubicaban figuras emblemáticas del movimiento que denunció crímenes de la dictadura en los años del terrorismo de Estado, como Estela de Carlotto, titular de Abuelas de Plaza de Mayo, o Nora Cortiñas, integrante de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora.

Los familiares comenzaron a repudiar con cánticos a los represores, justo cuando desde el piso superior se entonaban las estrofas del himno y se proferían algunas recriminaciones a los trabajadores de prensa que cubrían la culminación de este proceso oral y público, que se extendió por más de cinco años. 

Mientras los fotógrafos y camarógrafos tomaban planos de los acusados, los integrantes del TOF 5, los jueces Leopoldo Bruglia, Adriana Palliotti y Daniel Obligado, pidieron que no se tomaran planos cortos, lo que provocó algunas reacciones entre los querellantes.

Ante la reacción del público, el juez Obligado, presidente del Tribunal, exigió silencio bajo advertencia de desalojar la sala, y el sector que simpatizaba con las víctimas comenzó a entonar la histórica consigna de las agrupaciones que impulsaron los juicios de lesa humanidad: "Cómo a los nazis, les va a pasar, a dónde vayan los iremos a buscar".

Tras un bullicio de unos minutos, los integrantes de los organismos, sobrevivientes y familiares aceptaron bajar sus pancartas con las fotos de sus seres queridos que hallaron en las mazmorras de la ESMA sus destinos finales.

Cerca de las 17, el Tribunal comenzó la lectura de las sentencias, y el marino Jorge "Tigre" Acosta fue el primero en recibir una condena, en función del orden alfabético en el que se enumeraron las penas.

El represor recibió la pena de prisión perpetua por los delitos de homicidio, privación ilegítima de la libertad, imposición de tormentos, torturas seguidos de muerte y apropiación de menores, delitos todos agravados por su condición de ex funcionario público, una figura que se le aplicó a varios de los sentenciados.

Aunque esperadas, las condenas de Acosta, Astiz y Cavallo fueron celebradas por buena parte de la concurrencia, pero más la de Mario Danile Arru, por su condición de piloto que participó en los vuelos de la muerte, la siniestra metodología empleada para arrojar prisioneros vivos al mar.

Es que entre los querellantes se albergaba el temor de que estos aeronavegantes podían ser beneficiados por el beneficio de la duda por parte del Tribunal, algo que el caso de Arru no sucedió.

El piloto Arru participó en los vuelos en los que se arrojó a los secuestrados de la iglesia de la Santa Cruz, entre los cuales Azucena Villaflor, la primera líder de las Madres de Plaza de Mayo y las monjas francesas Alice Dumont y Leonis Duquet.

Sin embargo, Julio Alberto Poch, otra de los acusados de haber participado en esta metodología, resultó absuelto por el Tribunal, lo que generó indignación entre los organismos.

Poch, quien residía en Holanda y trabajaba en una aerolínea privada, fue extraditado a Argentina luego de jactarse entre sus compañeros de haber participado en los vuelos de la muerte. 

Al finalizar las lecturas de las sentencias, los familiares expresaban una moderada satisfacción, en tanto que el grupo que apoyó a los imputados se retiró de la sala de audiencias en medio de la entonación de la marcha "muchachada de la Armada".

"Estoy conforme con la cantidad de perpetuas, pero no me puedo explicar algunas absoluciones, como la que beneficiaron a Poch. Quiero esperar a leer los fundamentos", señaló Enrique Hagelin, hermano de la adolescente argentina de origen sueco secuestrada por Astiz en enero de 1977 en la localidad de El Palomar. 

Los fundamentos de esta condena se leerán el próximo 5 de marzo, en tanto que en febrero comenzará el Juicio ESMA IV, en el que se sumarán 10 acusados más.

En las afueras del Tribunal, y desde un escenario, la referente de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora Taty Almeida destacó el valor de la condena para los familiares de las víctimas ante un grupo de manifestantes de organizaciones políticas de izquierda.

"No podemos festejar una condena porque hay 30 mil que no están. Pero hoy dimos un paso más en la lucha por la Memoria, la Verdad y la Justicia. Y eso es algo que no nos pueden quitar", enfatizó.

Organismos de Derechos Humanos escucharon desde las escalinatas de Tribunales la sentencia a Astiz. Foto: Diario Clarín. 

 

La espera de los sobrevivientes

Carlos Loza y Osvaldo Barros, ambos integrantes de la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos (AEDD), una de las entidades querellantes en esta megacausa, afirmaron  que esperaban "con ansiedad" los fallos, con la convicción de que "más allá" de las condenas que reciban los represores, "nunca" abandonarán "la lucha por la justicia".

"Estamos con ansiedad y esperamos las condenas con mucha expectativa. Son muchos años de lucha y si llegamos hasta acá es porque tenemos la responsabilidad de conseguir justicia para nuestros compañeros que no pudieron sobrevivir", confió Carlos Loza antes de la sentencia. Por su parte, Barros, consideró que este proceso por crímenes de lesa humanidad es el resultado de "una lucha de muchos años y en la que hubo que vencer muchos miedos".

Es la primera vez que la Justicia de un Estado nacional procesa una causa por crímenes contra la humanidad de tal magnitud y duración, ya que para analizar casos como los genocidios de Ruanda y la ex-Yugoslavia se constituyeron tribunales internacionales. Sin embargo, de acuerdo a lo que publicó Página/12, tanto Loza como Barros expresaron algunas reservas con respecto a las condenas.

"Hay algunos genocidas que andan diciendo que van a quedar en libertad y parece que ya tienen ese dato, que alguien se lo filtró. Nosotros vamos por la estructura, no por los casos individuales. Hay planillas que comprueban la existencia de los vuelos de la muerte. Eso no se puede negar", observó Barros.

En una entrevista concedida tras una ronda en Plaza de Mayo, los sobrevivientes fundaron sus dudas en relación a un fallo reciente de la Sala I de la Cámara de Casación que liberó a ocho ex policías de la Federal en casos de lesa humanidad perpetrados entre 1976 y 1977, con el argumento de que "pudieron no saber" que integraban una estructura abocada a la represión ilegal.

 "Uno de los firmantes de ese fallo es el juez Leopoldo Bruglia, que aún integra el TOF 5 y puede aplicar este criterio para beneficiar a los pilotos que participaron en los vuelos de la muerte. Vamos a estar atentos y preparados para formular las apelaciones que correspondan", señaló Loza. 

Organismos de Derechos Humanos esperan la sentencia en las escalinatas de Tribunales. Foto: Diario Clarín. 

 

"Cuando me siente a escuchar el veredicto, voy a tener muy presente a mi compañero Rodolfo Picheni, que estuvo conmigo en la ESMA y trabajó conmigo para lograr condenas contra los genocidas. Lamentablemente, se suicidó en 2012 porque no pudo más de tristeza. Si se hace justicia, lo voy a recordar con mucha alegría", puntualizó Loza.

 

Etiquetas:
megacausa | memoria | verdad | justicia | esma iii