De un millón de especies en extinción, 6 apenas subsisten en Mendoza

Desde Fundación Cullunche consideran que las capacitaciones son fundamentales para evitar su desaparición. La acción humana acelera el ocaso.

De un millón de especies en extinción, 6 apenas subsisten en Mendoza

Foto publicada por diariouno.com.ar

Sociedad Unidiversidad Medio ambiente / por Unidiversidad / Ángeles Balderrama / Publicado el 07 DE MAYO 2019

Luego de que se conociera a través de un informe auspiciado por la ONU que un millón de especies está en peligro de extinción, Unidiversidad dialogó con Jennifer Ibarra, veterinaria y responsable de Fundación Cullunche. Actualmente, en nuestra provincia existen seis especies en peligro por razones de cacería. El Cardenal Amarillo, el Choique Cordillerano, el Pichiciego, el Águila Coronada, la Mara o Liebre Criolla y la Rana del Pehuenche, las más afectadas.

El informe de la Plataforma Intergubernamental sobre la Biodiversidad y los Servicios Ecosistémicos (IPBES) indica que un millón de los ocho millones de especies animales y vegetales del mundo están a punto de extinguirse debido a la acción humana. El estudio presentado este lunes en París considera que estamos frente a un declive sin precedentes en nuestra historia, ya que si no se toman medidas urgentes, estas podrían desaparecer en algunas décadas.

En nuestra provincia, son seis las especies en peligro de extinción. Según Ibarra, el principal problema que enfrentamos en Mendoza es la cacería furtiva.

“Acá tenemos el caso del Cardenal Amarillo, el Choique Cordillerano (que es como un ñandú pequeño que vive en la zona cordillerana) y el Pichiciego. También, el Águila Coronada pero su principal problemática es la electrocución, el ahogamiento en tanques de agua y el desmonte. Además, por retroceso numérico tenemos la Mara o Liebre criolla y la ranita del Pehuenche”, explicó detalladamente la titular de Cullunche.

 

(Cardenales amarillos -arriba- y Águila Coronada -abajo).

Si bien el Cóndor no se encuentra en peligro de extinción, el problema de los agrotóxicos y envenenamientos complica más su situación. En algunos departamentos de la provincia la cacería y la matanza indiscriminada de animales aumentan sustancialmente.

“La zona del Valle de Uco es terrible. En general, Tunuyán, San Carlos, San Rafael y Tupungato son los principales departamentos. De todos esos, San Carlos se destaca”, comentó Ibarra.

Para frenar su avance, la Dirección de Recursos Naturales y Renovables realiza múltiples operativos en conjunto con la Policía Rural y las fiscalías de turno. La finalidad es controlar y detener a cazadores de fauna silvestre protegida.

Durante el periodo 2012-2017 se secuestraron 7453 animales, de los cuales  6392 eran aves, 538 mamíferos, 479 peces y 44 reptiles. Además, entre 2017- 2018 se secuestraron 89 especies de aves entre las que se destacan 103 siete cuchillos, 46 jilgueros y 36 cardenales amarillos (especie en peligro de extinción).

(Pichiciego - arriba- y liebre criolla -abajo).

“La penalidad que se establece para los cazadores es de hasta tres años. He leído algunas con cuatro años y en los casos más graves de cuatro a seis, pero tiene que ser algo muy terrible para que vayan presos. Si bien han aumentado las penas, deberían ser más duras porque gente que no le importa nada y que igual sale a cazar cardenales amarillos cuando saben que están en extinción, para esa gente las penalidades deberían ser más duras”, expuso la médica veterinaria.

Además de la cacería furtiva, otro de los motivos que genera disminución de población animal en Mendoza es la pérdida de hábitat por desmontes y obras viales. Este es el caso de la Rana del Pehuenche.

“No sé ahora con Portezuelo del Viento, pero siempre las grandes obras de infraestructura provocan daño. Por ejemplo, a las ranas no las dejaban migrar y hubo una mortandad importante el año pasado porque se hicieron mal algunas obras”, indicó la responsable de Fundación Cullunche.

(Choique cordillerano -arriba- y Rana del Pehuenche -abajo).

Desde la Organización destacan la importancia de las capacitaciones para generar un impacto positivo en la sociedad, ya que consideran que uno de los inconvenientes es la falta de conocimiento en la población sobre los distintos animales autóctonos.

“Muchas de estas cosas pasan porque la gente no está informada y no conoce. Todos los que asisten a nuestras capacitaciones primero conocen qué fauna tenemos, cuál es la problemática de estos animales y la importancia de que sigan existiendo”, concluyó Jennifer Ibarra.

(Capacitación sobre el murciélago en Escuelas de la provincia. Foto: Fundación Cullunche)

ambiente | fundación cullunche | jennifer ibarra | animales en peligro de extinción | mendoza