Doble femicidio en Guaymallén conmociona a Mendoza

José Patricio Molina asesinó a dos mujeres y a un niño, y luego se mató. Tenía dos identidades y antecedentes penales.

Doble femicidio en Guaymallén conmociona a Mendoza

La fiscal Claudia Ríos, integrante de la Unidad Fiscal de Homicidios y Violencia Institucional.

Sociedad Unidiversidad por Unidiversidad / Publicado el 13 DE FEBRERO 2018

La violencia de género quedó al descubierto una vez más y enlutó a la provincia apenas comenzado 2018. Esta vez, el escenario de un doble femicidio junto con el asesinato de un niño de 7 años fue en el barrio Escorihuela, en Guaymallén, donde José Patricio Molina mató este martes por la madrugada a su novia Maira Soledad Bueno (25), quien era docente; a su suegra Mónica Isabel Outeda (51) y a Lautaro, hijo de la joven con una pareja anterior.

Luego de la masacre, el hombre de 39 años prendió fuego el inmueble de calle Barcelona de ese departamento donde estaba viviendo desde hacía cuatro meses y se retiró del lugar. Cerca del mediodía y mientras la Policía lo buscaba, Molina intentó ahorcarse en la casa de su hermana en Maipú y murió minutos después en el Hospital Central, cuando intentaban reanimarlo.

La fiscal Claudia Ríos, que integra la Unidad Fiscal de Homicidios y Violencia Institucional, confirmó que el presunto autor del triple homicidio había sido denunciado por violencia de género. Las denuncias habían sido presentadas por la exmujer de Molina, quien también fue amenazada luego de que el hombre cometiera los asesinatos de las dos mujeres y el pequeño.

"Tenía un antecedente por violencia de género, hurto y amenaza. La denuncia por violencia de género había sido radicada por su exmujer, no por la que ahora falleció", aclaró Ríos este mediodía.

Según los últimos datos del registro de femicidios del Ministerio de Justicia y Derechos Humanos de la Nación, en 2017 se produjeron 220 femicidios, lo que significa uno cada 40 horas y muestra una leve caída con respecto a los 228 registrados en 2016.

 

El caso

La fiscal Ríos agregó que las víctimas fatales fueron encontradas con severas lesiones en sus cuerpos y que la joven identificada como Maira Bueno era quien estaba en pareja y conviviendo con Molina desde hacía unos cuatro meses.

La letrada agregó que vecinos de la vivienda en donde se registró la tragedia dieron aviso a la policía cerca de la 1 de la madrugada a raíz de los gritos que se escuchaban. Según los testimonios recabados, Molina se hacía llamar con el seudónimo de José Giménez y conducía un Chevrolet Astra.

Paralelamente, la exmujer de Molina advirtió que había recibido amenazas y una comunicación sospechosa de Molina a su celular. "Según relató esta mujer, Molina le dijo: 'Me mandé una cagada, maté a tres personas', y le dio a entender que iba a ir por ella", reconstruyó Ríos.

El contacto entre Molina y su expareja continuó vía WhatsApp hasta que él le informó que se iba a quitar la vida. Finalmente, la hermana de Molina advirtió que se había querido ahorcar en su casa y, con la ayuda de otro hermano del sospechoso, personal de Investigaciones arribó a la vivienda, en Colonia Bombal de Maipú, en donde lo encontró. Desde allí, Molina fue trasladado al hospital Central, adonde llegó sin vida.

 

Una de las mujeres era docente

Como una de la mujeres era docente, el Sindicato Unido de Trabajadores de la Educación (SUTE) emitió un comunicado exigiendo al municipio y a la provincia que se hagan responsables de garantizar las figuras de doble femicidio de Maira y su madre Mónica, y de femicidio vinculado en el caso de su hijo Lautaro. "Exigimos que se haga justicia, como también que se garanticen los costos materiales de los sepelios de las tres personas asesinadas", dijeron desde el gremio.

Además, reclamaron al Gobierno provincial “la Emergencia en Violencia de Género que permita destinar una partida presupuestaria urgentemente para prevenir y abordar las miles de situaciones que padecen las mujeres en situación de violencia”.


Mirá también: