El 2018 blanquinegro

El Mensana tuvo un año con muchos logros que llenaron de felicidad a sus hinchas. S bien el juego no conformó tanto, los números avalan la buena campaña que cerró en este primer semestre en la B Nacional.

El 2018 blanquinegro

El Lobo tuvo un gran semestre. Foto: gentileza Prensa Gimnasia Mza (Carina Ochoa y Yamila Correa).

Deportes Radio U Fútbol - B Nacional / / Publicado el 19 DE DICIEMBRE 2018

Gimnasia tuvo un año lleno de éxitos deportivos: logró el ascenso a la segunda categoría del fútbol argentino y quedó dentro del reducido para un ascenso a primera, y de esta forma, la consiguiente clasificación a la Copa Argentina. Si bien todavía queda la mitad del torneo B Nacional, el Lobo se ilusiona con poder luchar por el ascenso. Para analizar mejor lo que fue el año blanquinegro, vamos a desglosar su actuación en números.

Los dirigidos por Bianco quedaron séptimos en la tabla, resultado de 13 partidos jugados de los cuales ganó seis, empató tres y perdió cuatro. Convirtió 15 goles, pero le convirtieron mucho: 16 goles; uno de los puntos más flojos del equipo del parque fue el trabajo defensivo. La última línea alternó jugadores con el correr de las fechas: el único que estuvo en cancha todos los partidos de esta primera mitad fue el defensor Lucas Márquez.

De local, Gimnasia jugó siete partidos, de los cuales ganó seis y perdió solamente uno, frente al puntero del campeonato, Sarmiento (J). Mostró una imbatibilidad en el Víctor Legrotaglie que lo llevó a ser protagonista en todos los encuentros, con un juego ofensivo y vertical, pero aun así sufrió en algunos encuentros para lograr la victoria. Esta irregularidad en el juego siempre fue producto del repertorio dinámico del equipo y su planteo que implicó un gran desgaste físico.

Lo más flojo del Lobo en el torneo se vio de visitante, con tres derrotas y tres empates. La victoria le fue esquiva en esta condición, no supo adaptarse a jugar fuera de casa y se lo vio incómodo en la gran mayoría de los partidos que jugó fuera del Parque. Más allá de que jugar de visitante en la B Nacional es muy complicado, Gimnasia no encontró una identidad para reflejar lo que hizo como local en canchas ajenas. Es el único objetivo que no cumplió el Lobo en este 2018.

Uno de los datos más llamativos del equipo de Bianco fue la gran cantidad de lesionados, que anduvo cerca de los 18, una cifra que asusta y que llevó al cuerpo técnico a no poder repetir equipo nunca. Los 13 combinados distintos que paró el Chaucha siempre estuvieron marcados por el 4-4-2, esquema táctico predilecto del DT que siempre cambió piezas pero no el dibujo. Los lesionados fueron el principal enemigo y algo por mejorar en 2019, que seguramente encontrará a Gimnasia con dos caras nuevas, producto de los cupos de refuerzos.

Por último, el goleador del equipo fue Patricio Cucchi, con siete goles; además, entra en el podio de los mejores jugadores de Gimnasia junto con Leandro Aguirre y Pablo Cortizo. Estos tres pilares ayudaron a que el equipo termine 2018 primero en los promedios, dentro del reducido por el ascenso y clasificado a Copa Argentina. El año que se aproxima puede ser mejor que el año que se va por las posibilidades y los números del conjunto mensana, que ilusiona a sus hinchas.

deportes | fútbol | b nacional 2018 | gimnasia mza | balance | el suplementario



Mirá también: