El capitán no se rinde

Pablo Cortizo se mostró autocrítico con la actuación de Gimnasia frente a Nueva Chicago, pero se ilusiona con cambiar el panorama y seguir peleando por un lugar en el reducido.

El capitán no se rinde

El capitán, Pablo Cortizo, comparte el mediocampo blanquinegro con Emmanuel García. Foto: gentileza Prensa Gimnasia Mza (Carina Ochoa y Yamila Correa).

Deportes Radio U El Suplementario / Fútbol - Primera Nacional / / Publicado el 14 DE NOVIEMBRE 2018

Desde que José María Bianco arribó al parque, el capitán del barco mensana ha sido Pablo Cortizo, uno de los jugadores más regulares del equipo junto a Leandro Aguirre y Patricio Cucchi. Pasado el abultado 4 a 1, el "cinco" blanquinegro habló con El Suplementario y calmó las aguas después de la dura caída en Mataderos. Analizó la situación de Gimnasia, la B Nacional y el duro periplo del Lobo por la categoría, pero dejó en claro el norte de los dirigidos por el Chaucha.

¿Qué análisis hacés de la derrota contra Nueva Chicago, que quizás fue más abultada de lo que fue el trámite del partido?

Sí, coincido en parte con el análisis porque hicimos un buen primer tiempo. Hasta el 1 a 1 creo que el partido era bueno y merecíamos un poco más. Después dimos ventajas, como ya nos pasó en algunos partidos, errores muy infantiles, y los pagás caro porque nos convirtieron varios goles y nos frustramos. Tampoco tuvimos reacción, pero creo que la derrota es justa.

¿Desespera el hecho de crear tantas situaciones y no poder convertir?

Me parece que son partidos, porque con Ferro las dos primeras que tuvimos las metimos y empezamos 2 a 0. Nosotros somos conscientes de que ese nivel de efectividad es difícil de sostener para cualquier equipo. Lo dije antes del partido, daba tranquilidad el saber que veníamos haciendo buenos partidos, el equipo tenía una regularidad en el juego, no en los resultados, y eso ilusiona para que, de la mano del juego, lleguen los resultados, pero lo que pasó el lunes fue una cachetada. Seguramente habrá que replantearse cosas, corregir los errores, las ventajas que estamos dando. Más allá de todo, seguimos estando en una buena posición en la tabla y todavía tenemos tres partidos más para sumar.

Desde lo anímico, ¿es un golpe muy duro o es un partido que duele, pero que puede suceder?

Obviamente, todavía está latente el partido contra Nueva Chicago y duele mucho, porque ganando nos poníamos cerca. Tenemos que levantarnos rápido, quedan tres partidos y tranquilamente podemos ganar los tres juegos y terminar el año terceros o cuartos. No hay que volverse loco, pero sí que duela lo que tenga que doler, porque fue una derrota merecida.

¿Cómo se explica que a Gimnasia le cueste tanto sacar puntos de visitante, pero de local se sienta tan cómodo y gane con un gran nivel?

Es raro. Si bien no habíamos hecho una buena cosecha de puntos, sí habíamos mejorado de visitante. Habrá que replantearnos muchas cosas porque también nos han convertido muchos goles jugando fuera de casa, y es una cuenta pendiente, porque si te convierten dos o tres goles, para ganar tenés que convertir cuatro, y es muy difícil convertir esa cantidad de goles de visitante. Es una cuenta pendiente que tenemos. Estamos a tiempo de corregirlo porque la campaña sigue siendo buena.

Están con 14 puntos en el puesto 10 del torneo. ¿Sentís que lo numérico no refleja lo que Gimnasia ha demostrado en el campo de juego?

En el transcurso de los partidos no hemos sido superados, salvo el segundo tiempo con Mitre (SdE). En el desarrollo del juego hemos sido superiores, hemos tenido buen manejo de pelota y muchas cosas positivas para evaluar. Defender también es parte del juego y hemos tenido desatenciones en pelota parada –que ya hemos corregido– y por ahí desatenciones como nos viene pasando, que nos convierten muy fácil, y de eso obviamente que hay que ocuparse, trabajarlo, porque no solamente hay que hacer hincapié en que no te dominen, porque que no te dominen y que igual te conviertan también es alarmante. Nueva Chicago parecía que se caía a pedazos,  nos ganó a nosotros y se levantó. Si nosotros ganamos lo que nos queda, van a decir que estamos para el ascenso. E fútbol es así.

¿Es más difícil alcanzar la regularidad en un torneo como la B Nacional, donde cualquier rival puede ganar?

Es difícil porque creo que es una característica de la categoría, por lo parejo que es: cualquiera le gana a cualquiera. Sigo sosteniendo lo mismo: todos los equipos van a parar dos o tres partidos, van a tener cachetazos fuertes y está en cómo se recuperen y cómo se levanten rápido quiénes van a pelear y quiénes no. Sarmiento tiene casi el 80 % de los puntos y te puedo asegurar que si volvemos a hablar dentro de diez partidos, Sarmiento va a tener cuatro o cinco fechas sin ganar y va a tener derrotas duras, porque pasa, es parte del torneo porque nadie supera ampliamente a nadie.

 

Escuchá a continuación la entrevista completa.

Audio

  • Pablo Cortizo.

    Jugador de Gimnasia Mza

deportes | fútbol | b nacional 2018 | gimnasia mza | pablo cortizo | capitán blanquinegro | el suplementario