El fracking, en el centro de una audiencia pública

La audiencia se realizará mañana -28 de diciembre- en Malargüe. Desde el Ejecutivo aseguraron que quieren escuchar todas las voces, pero las organizaciones ambientalistas criticaron la convocatoria. Los hidrocarburos no convencionales.

El fracking, en el centro de una audiencia pública

El secretario de Ambiente, Humberto Mingorance, explicó que una parte del reserva de hidrocarburos no convencionales de Vaca Muerta está en suelo mendocino (Foto: Victoria Gaitán para Unidiversidad)

Provincial Unidiversidad por Verónica Gordillo / Publicado el 27 DE DICIEMBRE 2017

El fracking, esa palabra en inglés que se refiere a la fractura hidráulica, una técnica que permite extraer hidrocarburos no convencionales que están atrapados en las rocas, estará en el centro de la escena de la audiencia pública que se realizará mañana (jueves 28 de diciembre) en el Centro de Convenciones Thesaurus, en Malargüe. Desde el Ejecutivo celebraron la convocatoria por entender que impulsa la participación social en un tema clave para el futuro energético, pero desde las organizaciones ambientalistas opinaron lo contrario y ratificaron su rechazo a este método por entender que los riesgos para el ambiente y los habitantes son altos.

Esa palabra en inglés -fracking- generó y genera discusiones y debates en Argentina, en Latinoamérica y en todo el mundo. Para sus defensores es la respuesta a la creciente demanda de energía y aseguran que si se realiza bien y con controles no causará problemas, pero sus detractores consideran que es un método riesgoso para el medio ambiente y la vida de los pobladores.

 

Vaca Muerta mendocina

En Argentina existen reservorios de hidrocarburos no convencionales y uno de los más importantes es Vaca Muerta, parte del cual está en territorio mendocino.

La posibilidad de explotar estos reservorios no convencionales en el país está contemplada en leyes nacionales, pero son las provincias las que deben regular cómo y qué controles se aplicarán, y eso es lo que pretende hacer el Ejecutivo a través del llamado a la audiencia pública.

Mendoza ya tuvo su prueba piloto de fracking cuando a mediados de 2017 el Gobierno autorizó a la empresa El Trébol S.A a realizar pruebas en cuatro de los pozos que tiene adjudicados, la cual se concretó en agosto. Las organizaciones ambientalistas presentaron un amparo, la Justicia lo rechazó con el argumento de que la prueba había terminado, pero a través de un acuerdo en el que participó la Fiscalía de Estado se acordó la necesidad de llamar a audiencia pública y de reglamentar este método para determinar cuáles serán las exigencias que deben cumplir las firmas, pasos clave teniendo en cuenta que la Provincia se apresta a licitar siete nuevas áreas petroleras.

Los cuestionamientos a la prueba piloto no sólo vinieron desde las organizaciones ambientales: fue una de las razones del portazo que dio el ahora exjefe de gabinete de la Secretaria de Ambiente y Ordenamiento Territorial, Eduardo Sosa, por entender que el trámite administrativo fue exprés y no se siguieron los pasos estipulados.

 

El Gobierno defendió la utilización de fracking

Habla Alfredo Cornejo (Gobernador de Mendoza). \Hace muchos años que se utiliza, pero es la primera vez que se hace para el petróleo no convencional y la prueba ha sido positiva\, dijo. #UnidiversidadNoticias

 

Flores para la audiencia

El titular de la Secretaría de Ambiente y Ordenamiento Territorial, Humberto Mingorance, celebró la realización de la audiencia. Explicó que el gobernador podría haber sacado el decreto que contempla los lineamientos de la evaluación de impacto ambiental para la exploración y explotación de los hidrocarburos no convencionales, pero no lo hizo y la decisión fue escuchar todas las voces.

Mingorance también destacó la importancia de explorar y explotar estos reservorios no convencionales. Dijo que son un recurso estratégico frente a la creciente demanda de energía, como así también el impulso que ya imprimen a las llamas energías limpias como la solar.

Para el funcionario, no es conducente la negativa rotunda de algunas organizaciones a utilizar un método que ya se realiza en otros países, sino que lo importante es contar con reglas claras, con controles y el apoyo de organismos que certifiquen y analicen lo actuado. En este caso, nombró especialmente al Departamento General de Irrigación (DGI) que tiene injerencia en el tema, por el agua que se necesita para la realización del fracking.

Los representantes que nuclean a los trabajadores de la industria, así como los de las empresas del sector también se mostraron conformes con la realización de la audiencia y sobre todo con la posibilidad de debatir la utilización del método de fractura hidráulica.

 

Palos para la audiencia

El exfuncionario Sosa criticó el llamado a la audiencia pública, así como la aprobación de la prueba piloto de la empresa El Trébol, a través de las redes sociales. Respecto de la audiencia, enumeró las decisiones que a su entender no favorecen la participación: eligieron un lugar -Malargüe- favorable al desarrollo petrolero (es el departamento que más regalías obtiene), asistirán sindicatos y trabajadores del rubro, además de estar muy distante al centro, donde vive la mayoría de la población.  

Sosa consideró que la audiencia es un acto nulo por entender que atenta contra los derechos a la participación y de acceso a la información.

 

 

El geógrafo Marcelo Guiraud, de la Asamblea Popular por el Agua, por su parte, coincidió en los cuestionamientos y sumó que los requisitos para participar fueron muchos, además de que los expositores tendrán sólo dos minutos para hablar. Estas críticas quedaron plasmadas en un comunicado que publicó la organización.

Más allá de los reproches a la audiencia, Giraud ratificó que la postura de las organizaciones ambientalistas es de rechazo al método del fracking. Dijo que es riesgoso para el medio ambiente, que está prohibido o suspendido y que existen razones científicas y técnicas que sostienen esta postura.

Giraud recalcó que durante años los sucesivos gobiernos prometieron terminar con la contaminación generada por la actividad petrolera pero que nunca lo lograron. Frente a esto, se planteó por qué confiarían ahora en que pueden controlar la extracción de hidrocarburos no convencionales si no pueden hacerlo con los convencionales.


Mirá también: