El nuevo Código es un avance con respecto al vigente

Por Ernesto Mancinelli, senador de Libres del Sur

El nuevo Código es un avance con respecto al vigente

Foto archivo: Télam.

Provincial Columnas / Publicado el 28 DE AGOSTO 2018

Hoy se votó el nuevo Código Contravencional en la Cámara de Senadores. El kirchnerismo, el PJ y parte de la izquierda tradicional han salido a instalar fuertemente que este es un Código autoritario que raya el fascismo, algo bastante alejado de la realidad.

Frente a esta situación, queremos explicar nuestro posicionamiento.

Si bien nos hubiera gustado profundizar más algunos cambios en el nuevo Código, entendemos que este es un avance significativo respecto del Código de Faltas actual. El 95 % de los cuestionamientos que hace la oposición sobre que es un código antidemocrático está vigente en el Código actual. Es decir, recién ahora se preocupan por ciertos artículos "antidemocráticos" y que "criminalizan la protesta social". Gobernaron ocho años la provincia y no tuvieron la iniciativa de modificar ninguno de estos artículos.

El nuevo Código implica un avance en prácticamente todos los artículos criticados por la oposición.

¿Por qué dimos cuórum? Porque el nuevo Código es un avance con respecto al vigente. Algunos de los puntos positivos son:

  • Pone en primer lugar la conciliación como mecanismo para solucionar conflictos antes de aplicar sanciones.
  • Las sanciones de multa y arresto siempre se pueden convertir en trabajo comunitario.
  • Se deja sin efecto la sanción en los casos en los que se repare el daño.
  • Se sanciona a los padres que ingresen sin autorización a un establecimiento educativo y no se retiren al serles requerido, lo que protege a docentes de las agresiones que lamentablemente suelen sufrir.
  • Se sanciona el acoso callejero, un sentido reclamo del movimiento de mujeres.
  • Se elimina la llamada “Mendicidad profesional”. 
  • Se sanciona el “carancheo” de los abogados. 
  • Se sanciona a quienes dejen a niños y niñas menores de ocho años en vehículos sin el cuidado de una persona responsable. 
  • Se sanciona la omisión de vacunar.
  • Se sanciona el maltrato a adultos y adultas mayores. 
  • Se prohíbe la pirotecnia. 
  • Se sanciona la falta de cuidado y abandono de animales domésticos. 
  • Elimina la figura del “homosexualismo” y la “prostitución peligrosa”.

 

Cuestionamientos y modificaciones logradas

Libres del Sur votó en contra el artículo 118 del proyecto del nuevo Código al considerar que produce un efecto colateral no buscado, que puede desalentar la denuncia de personas en situación de violencia de género o trata de personas.

En cuanto a los artículos 57 y 58, que para la oposición "criminaliza a los trabajadores y trabajadoras de la economía popular", como son los trabajadores que limpian los autos en la vía pública, debemos decir que sanciona a los limpiavidrios, salvo que cuenten con autorización municipal, modificación que logramos desde el bloque Libres del Sur, dejando así abierta la posibilidad para que cada municipio lo regule.

Con respecto a los "trapitos" o "cuidacoches", votamos afirmativamente porque creemos en la regulación del Estado sobre el espacio público, logrando que los mismos lo hagan de manera organizada con el municipio.

En cuanto al cuestionamiento de la oposición del artículo 55, que considera contravención organizar manifestaciones o reuniones públicas, “causar molestias” por algún medio de transmisión sonora y utilizar las redes sociales para “provocar escándalos” en lugar público, decimos que, en términos generales, estamos en contra de este artículo, pero hay que aclarar que hoy rigen en el Art 49 y 50 del Código actual. Incluso, el nuevo Código es más benigno, ya que con el sólo hecho de dar aviso de las movilizaciones o actos es suficiente para no incumplir la norma.

Desde el Bloque Libres del Sur, conseguimos que se elimine el inciso C, que sancionaba la utilización de las redes sociales para incitar a otras personas a provocar escándalos o tumultos en lugares públicos, a nuestro entender, el único punto más peligroso porque no define lo que es “tumulto” y se presta para la discrecionalidad.

No dudamos en afirmar que, aunque nos hubiera gustado profundizar en algunos cambios, este Código es un avance con respecto al anterior. De ninguna manera es un retroceso, ni lesiona las libertades democráticas de los mendocinos y mendocinas.


Mirá también: