"El perfume", la serie que tiene mucho y poco que ver con Grenouille

La nueva miniserie alemana retoma de una manera muy particular la novela publicada en 1985 por Patrick Süskind.

"El perfume", la serie que tiene mucho y poco que ver con Grenouille

Nadja Simon, interpretada por Friederike Becht, investiga crímenes que tienen como víctimas a mujeres. Foto publicada por zdf.de.

Cultura Unidiversidad #MultiversosExpandidos / por Milagros Martín Varela / Publicado el 28 DE DICIEMBRE 2018

 

“Hay en el perfume una fuerza de persuasión más fuerte que las palabras, el destello de las miradas, los sentimientos y la voluntad. La fuerza de la persuasión del perfume no se puede contrarrestar, nos invade como el aire invade a nuestros pulmones, nos llena, nos satura, no existe ningún remedio contra ella”

El perfume (Das parfum, Patrick Süskind, 1985)

 

“¿De qué se trata el libro El perfume?”, le pregunta la detective Nadja Simon a los protagonistas de la nueva serie de Netflix. “Del placer sensual del olfato”, dice el primero. “Grenouille, el protagonista, asesina a mujeres para hacer perfumes con ellas. Se supone que el perfume le da poder, porque él le teme a la gente”, opina otra. “Se trata del amor. Grenouille quiere que lo amen. Es alguien a quien nadie puede amar. Un monstruo”, considera el tercero.

“Grenouille...él mismo no huele a nada. No tiene olor corporal. Y no es nada, es un don nadie. Y ahora...pum. Quiere convertirse en alguien con el perfume”, asegura uno más. Y el último opina: “El libro se trata de una pésima madre. Una pescadera. Arroja a su hijo a la basura cuando nace. No leí más que eso”.

El atractivo más fuerte de la miniserie El perfume (Das parfum, Philipp Kadelbach, 2018) consiste en la presencia del Grenouille de Süskind a través de una intertextualidad sumamente explícita en cada uno de los personajes de la reciente producción alemana. También, la manera en la que –sin reproducir la historia de la novela (también tomada para la película estrenada en 2006)– se hace referencia a ella todo el tiempo. Dicho de otro modo: lo maravilloso de la serie es que, a pesar de no contar lo mismo que el libro, no podría desarrollarse sin él.

La nueva miniserie producida por Netflix no cuenta la vida de Grenouille, el perfumista que en el libro asesina mujeres para extraer sus perfumes. Esto último, mujeres asesinadas, sí aparecen en la serie, pero esta está ambientada en pleno siglo XXI; en esta época en la que se denuncia a vivas voces, a gritos colectivos, la violencia hacia las mujeres. ¿Casualidad? Claro que no, porque –además– la serie hasta deja de lado los asesinatos para enfocarse en mostrar las otras violencias de género: violaciones, obligación de abortar con agujas de tejer, golpes, ser silenciadas por varones en puestos superiores en el ámbito laboral; entre muchas otras.

El perfume (serie) comienza con una mujer asesinada de manera totalmente macabra. Tal y como aparecen las víctimas de Grenouille en la novela y en la película, la encuentran sin su cabello, le han abierto la piel en la zona de las axilas para extirparle las glándulas sudoríparas y le han arrancado el vello púbico. Los sospechosos son cinco personas y la investigadora de los crímenes (a lo largo de los seis episodios de la serie se suman varios), Nadja Simon, solo puede atar cabos una vez que encuentra un ejemplar de la novela de Süskind en la habitación de una de los cinco protagonistas.

 

Para prestar atención

No son solo los cinco personajes de El perfume (serie) los que tienen algo del protagonista del libro publicado en 1985, sino también Nadja Simon, la policía que investiga los casos. De hecho, la primera sensación es que el centro de la miniserie son los crímenes y la historia de la “pandilla” perfumista, pero –episodio a episodio– pareciera que la verdadera historia que quiere contarse es la de Nadja.

cultura | multiversos expandidos | el perfume | das parfum



Mirá también: