Empujón a los municipios para que concluyan sus planes

El Ejecutivo firmó un convenio con la UNCUYO, que acompañará a las comunas para que lleven su teoría a la práctica. La mayoría no terminará en el plazo previsto por ley, que es septiembre.

Empujón a los municipios para que concluyan sus planes

Los planes municipales de ordenamiento territorial fijarán los lineamientos para pasar de la teoría a la práctica. Foto:Prensa Gobierno.

Sociedad Unidiversidad por Verónica Gordillo / Publicado el 10 DE AGOSTO 2018

El último empujón para pasar de la teoría a la práctica: esas palabras podrían estar estampadas en el convenio que firmaron el Ejecutivo y la UNCUYO, cuyos profesionales acompañarán a las comunas para que concluyan sus planes de ordenamiento territorial.  

Es un hecho que la mayoría de los 18 municipios no cumplirá con el plazo establecido por ley para septiembre, en el que deberían haber tenido listos sus planes de ordenamiento. Ahora, la intención es revisar el trabajo que ya hicieron y ayudarlos a terminarlo a fin de año o en los primeros meses de 2019.

Las normas que Mendoza tiene en materia de ordenamiento territorial se lograron después de años de avances y retrocesos. Hace 30 años se inició la discusión; después de idas y vueltas, se aprobó en 1999 la Ley de Ordenamiento y Uso del Suelo, con la participación clave del sector científico y la UNCUYO a la cabeza. Pasaron más años para poner en marcha el Consejo de Ordenamiento (un órgano consultivo), la Agencia (que coordina y monitorea las políticas) y otros más para que los legisladores aprobaran el Plan Provincial. El último paso es que las comunas elaboren sus propios planes, en los que quedarán establecidas la zonificación de su territorio (en rural, urbano y de interfase) y las actividades que están permitidas y prohibidas en cada una de ellas.

Tanto el rector de la UNCUYO, Daniel Pizzi; como el decano de la Facultad de Filosofía y Letras, Adolfo Cueto, y el secretario de Ambiente y Ordenamiento Territorial, Humberto Mingorance, coincidieron en repasar el proceso que se inició hace años y en señalar este momento como bisagra, porque es la hora de pasar de la teoría a la práctica. Así lo aseguraron durante el inicio de la capacitación en ordenamiento, de la que participarán los referentes de todas las comunas.

La capacitación, que se concretará a través de un convenio que significó un desembolso de 190 mil pesos, se traducirá en talleres. Algunos se realizarán en la Facultad de Filosofía y Letras y otros en distintas regiones de la provincia, para que los y las profesionales de las comunas no deban trasladarse.

La directora del Departamento de Geografía y del Instituto de Cartografía, Investigaciones y Formación para el  Ordenamiento Territorial (Cifot), Claudia Valpreda, explicó que, si bien coordinarán los talleres, el papel central lo tendrán los profesionales de las comunas, porque son quienes conocen el territorio, sus problemas y potencialidades.

Para elaborar esos planes, las comunas cuentan con la ley, sobre todo con el Plan Provincial de Ordenamiento Territorial, que marca las pautas generales que deben seguir, como utilizar los mismos criterios para determinar qué zona es urbana, cuál es rural y cuál de interfase, así como la necesidad de definir cuáles son las actividades permitidas y cuáles las prohibidas en cada una.

Los lineamientos que las comunas establezcan en sus planes, que luego serán debatidos en los concejos deliberantes, serán la posibilidad real de mitigar algunas de las problemáticas mil veces estudiadas, como el crecimiento desmedido del Gran Mendoza en detrimento de otras regiones, el avance urbano sobre las mejores tierras productivas, la falta de conectividad y la urbanización sin control del piedemonte, entre otras.

Ordenamiento territorial: la hora de las comunas

Después de la aprobación del Plan Provincial, los municipios tienen un plazo de 12 meses para elaborar sus lineamientos. El más avanzado es Malargüe. Capacitación y recursos.

 

Unificar criterios

Mingorance reconoció que el proceso fue y es largo, pero subrayó que los planes de Ordenamiento son una herramienta central, que permitirán al gobierno provincial y a los comunales ordenar las obras, los servicios y cualquier política sobre el territorio. Dijo que posibilitarán priorizar proyectos, descartarlos o encuadrarlos dentro de ese marco.

El funcionario explicó que existe disparidad en el avance que muestran las comunas respecto de la elaboración de sus planes territoriales. Por eso, comentó que la capacitación busca fortalecerlos institucionalmente en sus áreas de ordenamiento, nivelar la cantidad y calidad de la información con que cuentan y unificar los criterios de los planes para que respeten una misma matriz.

El funcionario dijo que, si bien las comunas no podrán cumplir con el plazo previsto para septiembre, la intención es que a fin de año todos tengan sus planes terminados. También explicó que, como estipula la ley, ya les transfirieron 18 millones de pesos para fortalecer las áreas de Ordenamiento (sobre la base del criterio de coparticipación) y que adelantó que desembolsarán 12 millones más entre los que ya rindieron el dinero. Otra inversión importante -destacó– es un fondo de 30 millones de pesos, que utilizaron para concretar distintos estudios que les servirán a varios comunas: uno, específico sobre el piedemonte; otro, relacionado con la conectividad del área urbana, y otro con el sistema de transporte.

La urbanización le gana a la ley en el piedemonte

Lo afirmaron representantes de las comunas y de organismos oficiales. Profesionales del Ejecutivo y el INA evaluarán las amenazas aluvionales en la zona.

 

La realidad de las comunas

En el lanzamiento de la capacitación participaron representantes de las 18 comunas, que trabajan desde hace tiempo en la elaboración de sus planes de ordenamiento. Muchos coincidieron en las problemáticas de sus territorios, relacionadas especialmente con las zonas rurales, con el avance urbano sobre tierras productivas y con los cambios sociales, culturales y económicos que esa situación acarrea.

Mario Villar, jefe del área de Ambiente de Rivadavia, explicó que ya concluyeron el diagnóstico, que el Concejo aprobó una ordenanza con lineamientos generales de Ordenamiento, pero que les falta la zonificación y la letra chica.

Una situación similar plantearon las representantes de Tupungato, María Celeste Zuñer, y de Tunuyán, Andrea Avena, quienes explicaron que las comunas trabajan desde hace tiempo en la temática, que ya cuentan con diagnósticos y propuestas de zonificación, y que ahora la capacitación les servirá para definir claramente los lineamientos a seguir.

Pese a los avances, las representantes de las comunas también plantearon algunos inconvenientes que advierten en el territorio, como la falta de coordinación entre organismos estatales, las iniciativas que llegan con el visto bueno por medio de la Ley de Loteos y los proyecto nacionales que desembarcan casi enlatados, en los que no hay posibilidades de grandes intervenciones ni cambios.


Mirá también: