En el país mueren 200 personas por año intoxicadas por monóxido de carbono

En Mendoza se registraron 51 casos de consultas por inhalar este gas venenoso. Consejos básicos para evitar desenlaces fatales.

En el país mueren 200 personas por año intoxicadas por monóxido de carbono

Consejos para prevenir intoxicaciones. Infografía: La Nación

Sociedad Unidiversidad por Unidiversidad / Publicado el 10 DE JULIO 2018

Las muertes por monóxido de carbono aumentan año tras año. Según informaron desde el Ministerio de Salud de la Nación, el año pasado se registraron unas 200 víctimas fatales y 600 casos de intoxicación. Además, el 75 % de las muertes son producidas por mal funcionamiento o uso indebido de cocinas, calefones, hornos y calefactores.

En tanto en lo que va del año, en Mendoza se registraron 51 casos de consultas por intoxicación de monóxido de carbono. Sobre ese total, más del 30% fueron atendidos en el Sur provincial, según informaron desde la cartera de Salud.

Cada invierno, con la llegada del frío, el peligro se reactiva asociado a la necesidad de calefaccionarse. Para prevenir desenlaces fatales es aconsejable revisar los aparatos de gas con un profesional matriculado ya que los artefactos sufren desgastes con el uso.

El gas venenoso se produce por la combustión incompleta del carbono presente en materiales como leña, carbón de leña, gas, kerosene, alcohol, gasoil y nafta.

El principal peligro de esta sustancia es que resulta imperceptible, porque no tiene color, olor ni sabor, y no irrita los ojos ni la nariz. Está presente en el humo expulsado por automóviles y camiones, candelabros, estufas, fogones de gas y sistemas de calefacción en general.

La directora médica de Vittal,  María Valeria El Haj, explicó que quienes tienen mayor riesgo de intoxicación son los niños pequeños, los adultos mayores, las personas con enfermedades cardíacas y/o pulmonares y los fumadores. Detalló cuáles son los síntomas y reacciones más frecuentes que requieren la inmediata solicitud de ayuda médica:

  • Dolor de cabeza.
  • Náuseas o vómitos.
  • Mareos, acompañados de cansancio.
  • Letargo o confusión.
  • Alteraciones visuales.
  • Desmayo o pérdida de conocimiento.
  • Convulsiones.
  • Estado de coma.

 

Para prevenir