Estiman que crece la contaminación en un río de la precordillera mendocina

El agua del Río Blanco, en la zona de Potrerillos, se emplea para riego y para algunos usos humanos. Científicos detectaron altos valores de bacterias fecales, lo que favorece la posibilidad de transmisión de enfermedades varias.