Etchecolatz, go home: el represor ya no gozará de los beneficios de ser policía

Unidiversidad | Derechos Humanos

22 de agosto de 2017, 10:55. Por: Unidiversidad / Fuente: Clarín.


En el 2006 el policía fue condenado a cadena perpetua por delitos de Lesa Humanidad. Sin embargo, seguía siendo parte de las Fuerzas Armadas, con todos los privilegios. La iniciativa surgió del Ministerio de Seguridad de la Provincia de Buenos Aires.


Etchecolatz, go home: el represor ya no gozará de los beneficios de ser policía

Miguel Etchecolatz está preso en la cárcel de Ezeiza, pero hasta el 8 de agosto estaba en situación de "Retiro Activo Voluntario" (RAV) en la Policía Bonaerense. Foto publicada en minutouno.com.


Miguel Etchecolatz fue, hasta este mes, miembro de la Policía Bonaerense. Sin embargo, hace 31 años había sido condenado por haber cometido delitos de lesa humanidad durante las últimas dictaduras militares. Pero por la polémica ley de Obediencia Debida, la Justicia desestimó sus cargos. Pero en el 2006 fue condenado firmemente a cadena perpetua por los mismos motivos y, sin embargo, siguió gozando de todos sus privilegios como miembro retirado de la Policía Bonaerense.

Fue uno de los responsables de la llamada Noche de los Lápices y también participó en crímenes como robo de bebés, secuestros, torturas, asesinatos y desapariciones. Además, fue jefe directo de al menos 21 centros clandestinos de detención en la provincia de Buenos Aires.

Etchecolatz había sido condenado en cinco causas por delitos de lesa humanidad en 1986, por la Causa nº 44. En esa ocasión, fue sentenciado junto a Ramón Camps y Ovidio Riccheri, quienes inmediatamente perdieron sus rangos militares y fueron destituidos del Ejército. Curiosamente, Etchecolatz siguió siendo parte de la Policía Bonaerense y por eso se estima que hubo encubrimiento por parte de este organismo.

Fue exonerado el pasado 8 de agosto, según la nota del diario Clarín por una “decisión política de la gobernadora (de la Provincia de Buenos Aires) María Eugenia Vidal”. La situación, según este medio, fue descubierta por el jefe de Asuntos Internos de la Bonaerense, Guillermo Barra, cuando recibió un trámite de rutina: “un escrito de un tribunal que solicitaba a Etchecolatz para una formalidad judicial.

Es que, “por protocolo, la Justicia le informa a la Policía cada vez que uno de sus agentes es requerido por cualquier causa”, dice la nota de Clarín. Incluso se supo que hubo notificaciones anteriores en 2004, 2006 y 2014.

Etiquetas:
derechos humanos | policía | dictadura | miguel etchecolatz