Juicio a los represores: Una de cal y una de arena en la tercera jornada

Las pretensiones de la defensa para que se niegue el pedido del fiscal Dante Vega de ampliar las imputaciones a la figura del homicidio agravado fue desoída por el Tribunal Oral Federal Nº 1, a cargo del juicio por delitos de lesa humanidad que se sigue en nuestra ciudad. En tanto, dos represores fueron levantados, eventualmente, del banquillo de los acusados.

Juicio a los  represores: Una de cal y una de arena en la tercera jornada

Foto: Axel Lloret

Sociedad Unidiversidad por Penélope Moro / Publicado el 24 DE NOVIEMBRE 2010

Hoy se cumplió una nueva jornada en el primer juicio oral a represores que se desarrolla en nuestra ciudad.  La primera noticia estuvo dada por la separación de dos de los diez imputados.

Se trata del ex policía  Armando Fernández y del ex general Juan Pablo Saá. En ambos casos se argumentaron “recomendaciones médicas” por cuestiones de salud, que estuvieron debidamente certificadas.

No obstante, para los abogados querellantes la situación médica de los represores imputados “no amerita su separación del juicio” por lo que solicitó nuevos exámenes de salud.

En tanto, a los dos represores se los libera de la prisión domiciliaria para que reciban atención hospitalaria. Una vez  estabilizados deberán reintegrarse al debate, aseguró una fuente judicial a NU Digital.

Por otro lado, y tal como estaba previsto, la defensa de los imputados se despachó  acerca de la ampliación de las acusaciones que había pedido durante la primera semana del juicio el fiscal Dante Vega.

En la última jornada, Vega agregó a las acusaciones de los represores que hoy son juzgados por 19 causas que presentan 32 víctimas, la figura del homicidio agravado. Hasta el momento, sólo eran imputados por privaciones ilegítimas de libertad.

Al respecto, la defensa solicitó este mediodía a los magistrados del TOF1, compuesto por Juan Antonio González Macías, Héctor Cortés y Alejandro Piña,  que no admitieran lo requerido por el fiscal.

Luego de debatirlo en un cuarto intermedio que duró aproximadamente una hora, los jueces a cargo del juicio se pronunciaron contrarios al pedido hecho por la defensa, representada por la Dra. Andrea Duranti.

Por su parte, los ocho imputados, tras ser consultados sobre si comprendían las nuevas acusaciones que se les endilgan, dijeron que sí. No obstante, fuentes judiciales informaron que la totalidad de los acusados se negó a declarar una vez conocidas las ampliaciones de sus imputaciones.

Es que de prosperar el juicio y hallarse culpables a los represores que hoy se sientan en el banquillo, la nueva acusación garantizaría para ellos cadena perpetua.