La escuela ágil y la vigencia de Sarmiento

Por Gustavo Capone, subsecretario de Educación de la Dirección General de Escuelas (DGE).

La escuela ágil y la vigencia de Sarmiento

Imagen ilustrativa del Colegio Nacional Agustín Álvarez. Foto: Prensa Gobierno de Mendoza

Sociedad Edición U #27 - Derecho estructural / por Gustavo Capone, subsecretario de Educación de la Dirección General de Escuelas (DGE). / Publicado el 08 DE ABRIL 2018

En nuestros días se encuentra vigente la siempre trágica y real aseveración “educación o catástrofe”. Esa es la nueva (y lamentable) grieta que nos sojuzga crudamente.

Es imprescindible convencerse de que la educación es la única salvaguarda que nuestros pueblos tienen. El camino al anhelado futuro mejor comienza por apostar diariamente a la recreación y estimulación de nuestros valores ciudadanos y de los conocimientos imprescindibles para la resolución de problemas, emanados siempre desde nuestras aulas y por nuestros maestros, apuntando a lo único imprescindible y sustancial en este proceso: los pibes. Nuestros estudiantes.

Si consideramos la educación como la capacidad de utilizar el conocimiento, y a este como la consecuencia de la reflexión para la toma de decisiones, nunca como hoy la prédica de Sarmiento alcanza tanta vigencia, pues la generación de nuevos esquemas de análisis y conocimiento requiere una escuela ágil y activa que aproveche las nuevas herramientas tecnológicas en beneficio del bienestar ciudadano, priorizando siempre el bien general sobre los intereses particulares. 

La vigente Ley de Educación Nacional 26206 regula el ejercicio del derecho a enseñar y a aprender, consagrado por el artículo 14 de la Constitución Nacional. Por ejemplo, en el marco de esta normativa, la extensión de la obligatoriedad en el nivel secundario garantiza la permanencia por más tiempo del alumno en la escuela. Esto conlleva la diversidad de oportunidades en la formación de capacidades, construcción de la ciudadanía y desarrollo de competencias, entre otras posibilidades. En este sentido, es objetivo de nuestra gestión provincial continuar desarrollando estrategias de intervención que reaseguren la terminalidad educativa, en paralelo a un notorio aumento presupuestario y a una transparente administración de los recursos. 

Nuestra provincia trabaja con el compromiso activo y mancomunado de sus directivos y docentes para garantizar que todos los alumnos encuentren en nuestras aulas espacios de cooperación e intercambio, con la perspectiva de hacer posible una Mendoza que crece en consonancia con la demanda de los nuevos tiempos.

 

Leé la versión completa de Edición U sobre Educación y derechos humanos

Derecho estructural

La educación como derecho humano es la base que conecta con los otros derechos para construir sociedades más igualitarias.

sociedad | edicion u 27 | educacion | derechos humanos | gustavo capone