Liberaron a uno de los detenidos por el caso Próvolo

Luego de arduos debates judiciales, el hombre acusado de cometer múltiples abusos en el instituto religioso recuperó su libertad. Se trataba del acusado más complicado de todos, pero se lo consideró inimputable debido, principalmente, a su condición mental.

Liberaron a uno de los detenidos por el caso Próvolo

Fachada del hospital El Sauce. Foto: Mendozapost

Sociedad Unidiversidad por Unidiversidad / Publicado el 13 DE ABRIL 2018

Otorgaron la libertad al jardinero del Próvolo señalado por múltiples víctimas como uno de los abusadores del instituto religioso. El hombre, de 41 años, estuvo alojado desde marzo en el hospital Neuropsiquiátrico El Sauce. Antes se encontraba en el pabellón de Sanidad de Almafuerte, hasta que la jueza de Garantías Alejandra Alonso dispuso el cese de la prisión preventiva.

Ahora, el ex administrativo del instituto Antonio Próvolo abandonará la provincia y viajara al norte del país para vivir bajo la tutela de sus familiares.

Es que el hombre -que, por orden judicial, no puede ser nombrado- fue encontrado inimputable luego de que los peritajes psicológicos determinaran su incapacidad de comprender la criminalidad de los actos que pudo haber cometido.

En los hechos, se trataba del acusado más complicado de todos, debido a que múltiples víctimas lo habían señalado como uno de los abusadores e, incluso, rastros de su ADN fueron encontrados en la ropa interior de una de las mujeres. Pero debido al retraso mental que padece y el pasado de abusos al que él mismo fue sometido desde niño, la justicia resolvió que el hombre no podía permanecer preso.

La historia del hombre es, cuando menos, escalofriante. Se presume que desde los 4 años de edad fue una víctima crónica del cura Nicola Corradi, que lo trataba como “su mascota” –según consta en expediente judicial-, sometiéndolo abusos y obligándolo luego a cometer en otros el mismo tipo de episodios. Todo esto, sin contar él con criterio de intención para actuar por sí mismo.

Por tales razones fue que su representante legal, el defensor oficial Víctor Banco, había logrado que lo sobreseyeran en el expediente. Pese a ello, la jueza Alonso determinó que aún en condición de inimputable, debía permanecer retenido en el pabellón judicial de El Sauce por seguridad para él mismo y para terceras personas.

Finalmente, luego de largas idas y vueltas, se resolvió que el acusado tampoco reunía los criterios de internación –conforme a lo establecido por la Ley de Salud Mental-, por lo que debió ser efectivamente dejado en libertad. Según fuentes cercanas al caso, el hombre no solamente no puede moverse solo sino que tampoco puede hacer nada sin la ayuda de otra persona.  De modo que a partir de ahora estará bajo la custodia de sus padrinos, dos personas de más de 60 años que se ofrecieron por cuenta propia a cuidarlo.

En la causa aún permanecen imputadas 14 personas (entre ellas Nicola Corradi, además del también cura Horacio Corbacho y las monjas Kumiko Kosaka y Asunción Martínez). Se espera que la misma sea elevada a juicio a fines de mayo.


Mirá también: