Libros en libertad

Noticias UNCUyo | Universidad | La Universidad

25 de octubre de 2005, 01:11.


La experiencia se ha realizado con excelentes resultados en distintas ciudades del  mundo. Libros Libres comenzó en Mendoza un circuitito inagotable el 21 de octubre. La idea es “liberar” libros en espacios públicos, accesibles para cualquier persona.



Por Mauricio Torres

Agencia Taller – Departamento de Cultura

mauryciotorres@hotmail.com

"Sin propuesta no hay protesta" versa el home de www.librolibre.mx.gs, dependiente de la organización mexicana "Letras voladoras". La experiencia ha recorridos distintas ciudades del mundo con la idea de "liberar libros", esto es: dejar un libro en un espacio público, el banco de una plaza, un cine, en una cabina telefónica o cualquier lugar donde otra persona pueda encontrarlo y continuar con el circuito del “Libro Libre.” El viernes 21 de octubre fue el turno de Mendoza para este primer paso.

Está implícita la búsqueda de libertad en la lectura. Los libros, su contenido, representan el camino de intercambio de ideas más convencional, no por eso poco efectivo. El libro como soporte ha sobrevivido a distintos ataques: inquisición,  invasiones, quemas públicas, el proceso dictatorial en argentina (1976 – 1983) se dedicó a lapidar valiosísimas bibliotecas. El debate si Internet reemplazaría al libro caducó sin empezar. De todas maneras los blogs (páginas personales) cobran un alto interés a la hora de saciar la sed de ideas. Ahora bien, el libro se enfrenta con ciertas problemas, sus altos precios, la batalla casi perdida contra la televisión y la falta de interés por a lectura.
Expandir la lectura directamente llevando el libro al lugar cotidiano de la persona  parece ser  la clave. Los libros salen de los anaqueles para buscar, como si tuviesen vida propia, al lector.

Dime que libros lees y te diré quién eres

El lento, minucioso y, muchas veces, libidinoso armado de una biblioteca personal colabora para no colaborar. A la hora de "liberar" libros seguramente se optará por desprenderse de ese librito que pasó inadvertido por la biblioteca o que no llamó la atención de ninguna chica agraciada.

El movimiento libro libre  en Mendoza, bajo la dirección de la biblioteca Mauricio López, recomienda para participar: “aportar un libro que haya tenido trascendencia en la vida del lector. Redactar en la primera hoja, una dedicatoria y aclarar que pertenece al movimiento Libro Libre. Escribir el e_mail para hacer un seguimiento del libro. Dejarlo ser en algún sitio. Para hacer llegar inquietudes sólo hay que topear libroslibresmza@yahoo.com.ar.

Conocer nos hace libres

Es contradictoria la similitud entre una cárcel y una biblioteca personal. Esta no dejará escapar, ni prestados, sus valiosas piezas, conseguidas y leídas con tanta devoción. La modalidad de “olvidar” libros en distintos lugares de la ciudad contribuye a la libertad de esos ejemplares hartos de estar en un estante, y a la libertad, característica de la  lectura, de acercarse a autores que cambiaron el rumbo del mundo. Del mundo interior de algún lector.