María Elena Walsh, hace siete años, se convertía en inmortal

Murió un 10 de enero de 2011. Sin embargo, sus canciones y su poesía siguen estando más vigentes que nunca. Una serie de Netflix la homenajeó el año pasado y hace pocos meses salió un libro sobre la compositora bonaerense. Una breve reseña de su vida privada y pública.

María Elena Walsh, hace siete años, se convertía en inmortal

Uno de sus últimos proyectos fue llevar Manuelita al teatro, junto a Ferré. Todo un éxito.

Cultura Unidiversidad / Publicado el 10 DE ENERO 2018

"Hay algo que yo llevo desde mi nacimiento: la preocupación política. En mí pesó mucho toda esa parte tétrica del siglo: la Guerra española, la Guerra Mundial, el régimen soviético, tan adorado por los intelectuales que ahora lo niegan. Fue una carga permanente. Y después, al terminar el siglo, la desilusión total. Durante un largo momento juvenil, pensé: "Bueno, esto tiene que cambiar. Ya más gente no se puede matar, ya no puede durar mucho la desigualdad social, va a venir una sociedad un poco más pareja". 

Y sí. María Elena Walsh, la autora del Reino del Revés y Manuelita; la poeta, la cuentista, la compositora para chicos y grandes, era fundamentalmente un animal político que, a través de la música y la literatura, logró repudiar los abusos de poder, la dictadura y la desigualdad social. Y algo nada menor para la época: salió indemne del horror.

Este miércoles 10 de enero se cumplen siete años de la muerte de Walsh. Tenía 80 años y peleó contra un cáncer de huesos durante sus últimos 30 años. Los abuelos, los padres, los hijos y ahora los nietos siguen cantando sus letras infantiles (ahora se aprenden, en la mayoría de los casos, gracias las bondades de Internet). Sus canciones se han versionado con infinitos arreglos, voces y matices, dibujos animados e ilustraciones. Todo parece que su arte es inmortal y que seguirá siendo nada menos que la música de la infancia de varias generaciones más.

Unidiversidad decidió rescatar algunos videos de los hitos más importantes en su vida privada y pública y recordarla a partir de dos de las canciones más bellas que compuso (la elección, advertimos, es absolutamente caprichosa) su inmenso legado artístico.

 

 

 

 

Quién fue María Elena

Walsh nació el 1 de febrero de 1930 en Ramos Mejía, provincia de Buenos Aires. Estudió en la Escuela Nacional de Bellas Artes. Tuvo una infancia "feliz y rica", aseguró ella misma durante una entrevista con diario La Nación.

Referente de la iluminada generación cultural de los ´60 (en Argentina y el mundo) la escritora sufría poco de melancolía. Antes de morir el periodista de ese diario porteño le pregunta por su mirada sobre el movimiento artístico del siglo XXI, María Elena no dudó en elogiarlo: "A mí me parece que es un momento muy brillante, porque hay de todo. Hay una oferta de creación propia o ajena que pasa por acá, y el público es impresionante. Nadie previó que el público pudiera ser tanto. Los museos quedan chicos, las salas quedan chicas, no hay un auditorio de las dimensiones que se necesitan. La gente va a ver todo, aparte... ¡con una curiosidad! Por supuesto, eso coexiste con una situación económica durísima, pero quizá por eso también la gente necesita respuestas, entretenimientos, pensamientos y la locura que le pueden ofrecer los artistas".

Escribió y cantó folclore para grandes. Serenata para la tierra de uno es una de sus perlas, inspirada durante su estadía en París. También escribió para chicos. No los subestimó. Ni a su intelecto ni a su sentido de la musicalidad. No tuvo hijos, pero siempre -lo ha mencionado en varias entrevistas- sintió tener el amor de todas las generaciones de pequeños devoradores de sus libros y canciones. A ese amor se suma el de su infancia, su adultez y su vejez: padres, hermanos, amigos y mujeres que la acompañaron amorosamente hasta el último aliento. Entre sus parejas más reconocidas y duraderas están Leda Valladares (cantante, folclorista) y la fotógrafa Sara Facio. Para la época, su homosexualidad estaba mucho menos aceptada que ahora, claramente. Sin embargo, su reserva, su perfil bajo y la buena dosis de respeto de los medios sobre su elección colaboraron para que viviera su sexualidad sin censura. "Sin culpas, pero a la vez mesurada y reservada, ya que no dejó de ser una mujer con ciertos prejuicios propios de su generación", asegura la periodista Gabriela Massuh, autora de la última biografía publicada sobre la artista.

 

Recuerdos, libros y homenajes que siguen 

Con Internet, más específicamente YouTube, las canciones de Walsh están siempre entre las listas favoritas de los más pequeños y pequeñas de este país. Dibujos animados, versiones con nuevas voces e instrumentación siguen eternizándose. También a través de las descargas con formato PDF los libros de la oriunda de Ramos Mejía sigue regalando su letra y su universo de ficción. 

En tanto, la canción  El Reino del Revés, sorpresivamente, musicalizó a la famosa serie en Netflix, Stranger Things. La serie, incluso, fue un paso más allá en su originalidad en el marketing del celebrado drama y, a horas del regreso de la segunda temporada, lanzó en octubre del 2017 un spot con imágenes de la serie musicalizadas con el tema de la artista argentina.

 

Nací para ser breve surgió como una especie de terapia reparadora para María Elena Walsh. Porque comenzó a gestarse en 1981, cuando a la artista le diagnosticaron cáncer de huesos, y decidió entregarse al diálogo franco y conmovedor con la periodista Gabriela Massuh. El libro se publicó en setiembre del año pasado y refleja, según plantean las reseñas publicadas, la vida integral de la escritora, planteada con sutileza.

A siete años de su muerte, María Elena, sigue siendo una inmortal de la cultura argentina y, cosa extraña (stranger thing) ahora también del mundo. 

cultura | muerte | maría elena walsh | siete años