Observatorio Laboral de la UNCuyo estudió las expectativas salariales para el año en curso

El Observatorio Laboral del Instituto de Trabajo y Producción de la UNCuyo (ITP-UNCuyo) encuestó a líderes sindicales de Mendoza durante marzo. Los resultados permiten advertir el panorama gremial regional que predomina de cara al inicio de las paritarias.

Observatorio Laboral de la UNCuyo estudió las expectativas salariales para el año en curso

Según la investigación en el actual contexto los trabajadores advierten que el incremento de precios afectará su poder adquisitivo.

Universidad Noticias UNCuyo Divulgación científica / / Publicado el 03 DE ABRIL 2012

Entre los gremios consultados se pueden mencionar la Asociación Trabajadores del Estado (Jurisdicción Provincial); la Asociación Gremial de Empleados y Funcionarios del Poder Judicial (Jurisdicción Provincial); el Sindicato Unido de Celadores Educacionales No Docentes (Jurisdicción Provincial); Sindicatos Unidos Petroleros del Estado (Jurisdicción Nacional); la Asociación Docentes e Investigadores de la Universidad Nacional de Cuyo (Jurisdicción Nacional); el Sindicato de Apoyo Académico de la Universidad Nacional de Cuyo (Jurisdicción Nacional) y el Sindicato de Artes Gráficas (Jurisdicción Nacional).

Las negociaciones colectivas del 2012 comenzaron con el Sindicato Único de trabajadores de la Educación (SUTE) que logró un aumento salarial que aproxima el 25% interanual. En ese momento, el resto de los gremios advertían expectantes, esperando que el corrimiento del piso salarial inicialmente planteado también los beneficiara a ellos.

Aún no terminan por definirse el resto de las paritarias, sin embargo, el trabajo arroja que en el actual contexto los trabajadores advierten que nuevos incrementos de precios afectarán el poder adquisitivo de sus hogares y pretenden actuar en consecuencia. En este escenario,  producto de la inflación y de las expectativas inflacionarias, las demandas salariales que pretenden los gremios tienden a converger a un 30% en promedio, en un contexto donde la inflación esperada por los gremios para el corriente año oscila entre un 20% y 35% (ver gráfico adjunto).

El promedio de demanda salarial actual (30%) resulta muy similar al incremento alcanzado durante el 2011 por el sector privado registrado en Mendoza (32%). En tal sentido, resulta esperable que los gremios pretendan al menos igualar el promedio de los últimos aumentos salariales ante un comportamiento en precios que esperan resultará de similar magnitud.

El trabajo advierte además que durante el primer semestre del año pasado se otorgaron incrementos salariales que, en muchos casos, debieron ser recalculados durante el segundo semestre del año debido al comportamiento de la inflación que estuvo por encima de la previsión inicialmente contemplada. Durante el año pasado el sector privado logró “ganarle” a la inflación medida por la dirección de Estadísticas de la Provincia. Sin embargo, el 2012 parece comenzar con una mayor “previsión” inflacionaria por parte de los gremios, aspecto que marca una situación diferencial con respecto al año pasado y tal vez limitaría la necesidad de otorgar futuros aumentos.

Según la encuesta la realidad difiere según cada rubro, sindicato y compañía, dada la disparidad y complejo equilibrio entre inflación y los ajustes. Se observa que las demandas salariales se pueden dividir en tres grupos importantes: demandas más cercanas al 25% en un primer escalón, más cerca del 30% y superiores al 40%. Algunos de los gremios que mayores demandas salariales expresan resultan aquellos que en el 2011 experimentaron aumentos menores al promedio; en estos casos, la estrategia parecería ser intentar “recuperar” este año el aumento relativo perdido antes. En mayor o menor medida se fue corriendo el piso que se pretendía inicialmente en la negociación (cercano al 18%).

Entre los dilemas que enfrentan tanto el sector público y privado se pueden mencionar;  por un lado que las empresas están ante el desafío de conservar la equidad interna salarial -producto del empuje de los salarios “piso” de convenio-. Esto obliga, muchas veces, a realizar acciones tendientes a priorizar la retención del personal clave mediante el otorgamiento de incrementos selectivos basados en el desempeño -aumentos selectivos fuera de convenios-. Sin embargo el sector empresarial, especialmente las Pymes, también debe alinearse con los márgenes de rentabilidad más acotados de un contexto económico que exhibe menor dinamismo y problemas competitivos en determinados sectores. 

Complementariamente, el sector público enfrenta menores márgenes en sus cuentas públicas para hacer frente a mayores niveles de gastos. En definitiva, aún está por resolverse y definirse las fuerzas que generarán el equilibrio en la negociación salarial.

El trabajo destaca la importancia de los medios de comunicación en las expectativas de los gremios ya que la mayoría toma la información que se difunde masivamente. Sólo dos gremios manifestaron elaborar su propio indicador inflacionario o utilizar otras fuentes de información.