Proyecto del massismo para modificar el impuesto a las Ganancias

Unidiversidad | Nacional

18 de marzo de 2016, 09:09. Por: Unidiversidad / Fuente: El Parlamentario.


La iniciativa fue presentada por Facundo Moyano y otros legisladores del FR. Pretende igualar la situación de los trabajadores autónomos con la de los trabajadores en relación de dependencia y eximir del pago del tributo a los jubilados, entre otros temas.


Proyecto del massismo para modificar el impuesto a las Ganancias


El diputado nacional Facundo Moyano, junto con los legisladores que integran el Observatorio de Políticas Laborales de la CGT, presentaron un nuevo proyecto de ley para modificar la cuarta categoría del Impuesto a las Ganancias. Firman también el proyecto Enrique Castro, Jorge Taboada, Omar Plaini, Graciela Camaño, Francisco Abel Furlan, Carla Pitiot, Horacio Alonso, Monica Litza y María Inés Villar Molina. Desde ese espacio señalaron que “incorporamos una serie de modificaciones para ampliar la protección del trabajador con el objetivo de lograr una estructura tributaria más justa y progresiva”.

Entre los puntos más destacados del proyecto de ley, proponen igualar la situación de los trabajadores autónomos con la de los trabajadores en relación de dependencia y eximir del pago del tributo a los jubilados, ampliar la exención del gravamen a determinados conceptos y rubros vinculados con derechos laborales adquiridos, incrementar y actualizar las deducciones a las ganancias no imponibles, cargas de familia y las especiales. Se busca establecer un parámetro objetivo y automático de actualización, incorporar otras deducciones vinculadas con la salud, acceso a la vivienda y educación, adecuar los límites de los intervalos salariales correspondientes a la escala tributaria de la estructura remunerativa gravable, reducir la retención por ganancias a los trabajadores de 33 % a 20 % de conformidad con el art. 133 de la Ley de Contrato de Trabajo, gravar la renta financiera, la actividad minera y de azar.

Asimismo, el proyecto excluye del impuesto las horas extras, los feriados obligatorios y días no laborables, los adicionales por productividad, ruralidad o conceptos similares, el aguinaldo, los viáticos, comida y cualquier otro gasto que le imponga su actividad al trabajador, ya que son “contraprestaciones originadas como fruto exclusivo del esfuerzo proveniente del trabajo”.

El diputado Facundo Moyano consideró que “el Gobierno nacional ahora no tiene más excusas para no tratar una modificación de fondo de la cuarta categoría de Ganancias. La Cámara de Diputados trató el proyecto para pagar a los fondos buitre y el Senado se encamina a hacerlo. También resolvieron con urgencia las demandas de los sectores agroexportadores y de la minería, cuyos ingresos son en dólares y se vieron beneficiados por la devaluación. Es hora, entonces, de que el macrismo trate con la misma urgencia temas que afectan a la sociedad como la inflación, el Impuestos a las Ganancias y el 82 % móvil. En campaña, Macri decía que eliminaría el Impuesto a las Ganancias para los trabajadores y ahora que son gobierno, más trabajadores ingresaron al tributo”.

“El Impuesto a las Ganancias, que en su concepción fue pensado para cargos gerenciales, se ha degenerado de forma regresiva sobre los salarios de los trabajadores, convirtiéndose en un injusto impuesto al trabajo”, explicó Facundo Moyano. “Esto provoca desde hace años una disminución del poder adquisitivo del salario y los haberes previsionales producto de la falta de actualización de las alícuotas y las escalas, que han quedado muy rezagadas respecto de la constante inflación que padecen los trabajadores argentinos y la pequeña y mediana empresa. Aumentó tanto el universo de trabajadores y jubilados como el proporcional que pagan”, sostuvo el hijo de titular de la CGT Azopardo Hugo Moyano. Y agregó: “En los últimos años, el único cambio significativo en nuestra estructura tributaria ha sido el aumento del impacto de la cuarta categoría de Ganancias, aún a expensas de sectores como el financiero, que tributan Ganancias y han obtenidos rentabilidades extraordinarias, pero a los que no les ha aumentado la presión impositiva”.

En los fundamentos del proyecto señalan, asimismo, que “la ley, que en un principio tenía cierta impronta progresiva, hoy le consume las horas extra a un metalmecánico en la línea de producción mientras que el gerente de una multinacional puede deducir los intereses de su plazo fijo; transformándose de este modo en una de las leyes más regresivas de la estructura impositiva argentina. De esta manera, si bien sostenemos la imperiosa necesidad de impulsar una reforma impositiva y tributaria integral, ello no obsta a corregir de manera urgente las inequidades específicas que el sistema posee”.