Sólo el 1% de la basura del Gran Mendoza es reutilizada

Un informe elaborado por la UNCuyo y el Gobierno detalla que a través de las cinco cooperativas dedicadas al acopio y separación de materiales, se logra reciclar 260 mil kilos de materiales por mes. Sin embargo, esto representa una mínima porción de los desechos generados en los 7 departamentos más poblados de la provincia.

Sólo el 1% de la basura del Gran Mendoza es reutilizada

Foto: Unidiversidad

Sociedad Unidiversidad por Zulema Usach / Publicado el 18 DE MARZO 2019

De las  30 mil toneladas mensuales de desechos que según el Observatorio Nacional para la Gestión de Residuos Sólidos Urbanos genera el millón de personas que vive en los siete departamentos que conforman el Área Metropolitana de Mendoza (Capital, Godoy Cruz, Las Heras, Guaymallén, Lavalle, Maipú y Luján de Cuyo), se estima que sólo el 0.9% es reutilizada a través de la cadena de recuperación que comienza con la disposición final de los residuos (y su posterior selección y acopio) y finaliza en el reciclado de los materiales que son derivados hacia las diferentes industrias.

Así lo demuestra un informe realizado en 2017 –el único existente- por el área de Economía Social y Medio Ambiente de la UNCuyo en coordinación con el Ministerio de Economía, Infraestructura y Energía de la Provincia, donde se analizó la cadena de intermediarios de los materiales reciclables en la zona más poblada de Mendoza y al que Unidiversidad tuvo acceso.

Para lograr este primer acercamiento a la realidad que presenta el Área Metropolitana en materia de separación de residuos sólidos urbanos, la metodología consistió en visitar los sitios más importantes donde –a través del trabajo con cooperativas e intermediarios- los recuperadores urbanos separan el papel y el cartón del plástico, el vidrio y los metales. Además de las encuestas, el trabajo incluyó datos sobre el flujo de materiales procesados y su precio de compra y venta, su estacionalidad, la logística aplicada para la separación  y la descripción de cada uno de los procesos para efectuarla.

Si bien entre las conclusiones se dedujo que los materiales que servirían para ser reciclados representan el 23% de los residuos generados desde los hogares mendocinos (el resto pertenece a los desechos de verde, telas, madera y corcho) el relevamiento da cuenta de que a través de las cinco entidades que agrupan a personas que se encargan del acopio y separación de los residuos fuera de los vertederos, sólo 260 mil kilos (del total de 30 millones de kilogramos de basura que se desecha en el Área Metropolitana en forma mensual) tienen como destino el reciclado y la recuperación. De este modo, es posible inferir que de cada una tonelada de basura, sólo son recuperados 9 kilogramos.

Estos números equivalen a decir que solamente el 0,9% de los materiales vuelven a la cadena industrial.

Más organizados

En la actualidad, el Área Metropolitana de Mendoza cuenta con cinco organizaciones que trabajan con personas que se dedican a la separación de los residuos. Se trata de experiencias que en algunos casos surgieron desde la necesidad de las familias que recolectaban residuos en los basurales a cielo abierto, mientras que otros casos lograron el acompañamiento municipal o un área del Gobierno para lograr mayor formalidad en su labor.

Pero aún falta mucho por trabajar en materia de políticas públicas para lograr mejorar las condiciones sociales de las personas dedicadas a esta tarea como así también la concientización sobre la importancia de la separación de residuos; un desafío que debe estar acompañado con estrategias medio ambientales concretas.

(En los diferentes municipios hay experiencias instaladas, pero aún falta mucho. Foto: mendozapost.com)

En la lista a las cooperativas existentes hasta la fecha, de acuerdo al relevamiento, figuran: Los Triunfadores, COREME, El Humito, Anulén Suyai y la conformada en 2014 por los Recuperadores Urbanos de Guaymallén. A este trabajo de recolección y separación se suma el que realizan los recuperadores urbanos que trabajan en la calle.

Se estima que quienes recogen los elementos descartados con un carrito, lograr acopiar entre 400 y 600 kilos por semana, en tanto que aquellos que se trasladan en camioneta (u otros medios de movilidad mediana) pueden transportar entre mil y 1.500 kilogramos por semana. Sólo tomando en cuenta la recuperación que realizan las cooperativas mencionadas, se deduce que en total se logra devolver a la cadena industrial 263.020 kilogramos de material por mes.

Mientras que la Cooperativa Los Triunfadores logra recuperar 11.500 kilos de material cada mes, COREME logra acopiar 38.520 kilos de desechos reciclables y El Humito 100.500. A estas cantidades se suma el aporte de la cooperativa Anulén Suyai –cuyo promedio mensual ronda los 25.500 kilos y los Recuperadores Urbanos de Guaymallén, que logran recaudar unos 87 mil kilogramos mensuales.

Para lograr un mayor fomento del reciclado de materiales reutilizables (papel, cartón, plástico, vidrio, metales, madera, goma o cuero, entre otros), desde el equipo de Economía Social y Ambiente recomiendan a la población acercar estos desechos en los denominados puntos verdes con los que cuentan algunos Municipios. Capital y Godoy Cruz cuentan con experiencias algo más consolidadas, mientras que en otros casos –como Las Heras, por ejemplo, los puntos verdes son gestionados desde las propias cooperativas.

Concientizar, el gran desafío

Viviana Paredes, integrante de esta área explicó además que una posibilidad para las personas que estén interesadas en derivar los materiales a la cadena de recuperación pueden separar los residuos en su propio hogar, juntarlos y luego preguntar a la persona que pasa por el barrio en su carrito o camioneta si el material le sirve o no. “Hay mucho para trabajar en este sentido, pero estas pequeñas acciones pueden servir para recuperar una mayor cantidad de materiales”, destacó Paredes.

Norma Cabiudo (29), es una de las tantas mendocinas que para sostener a su familia se dedica al área de recuperación urbana en la zona del Bajo Luján. “En estos momentos estamos haciendo todo lo posible para conformarnos como una cooperativa junto a unas 20 personas”, destacó la joven mamá de tres hijos que desde hace un tiempo ha logrado instalar una pequeña chacharita a la que las familias de la zona van a vender los materiales recolectados.

(A pesar de las iniciativas, aún hay personas que acopian los residuos en los basurales a cielo abierto. Foto: elsol.com.ar)

“Ya no hago más la recolección. Antes salía en la carretela, pero después a través de un programa del municipio pude tener la moto carga.  Ahora tengo la chacharita”, describió sobre su situación Norma y destacó que las necesidades de toda índole que viven las personas que llegan con su carrito a vender los materiales a la chacharita, son muy numerosas.

Desde su punto de vista, entre las acciones que deberían llevar adelante las comunas para potenciar la reutilización de los productos, deberían estar presentes las concientización de la población en general y la incorporación de más puntos verdes en todos los departamentos.

Un programa para cuidar el medio ambiente

La UNCuyo, desde el Programa de Gestión de Residuos dependiente del Instituto de Ciencias Ambientales, también lleva adelante la experiencia de separar en el propio predio universitario los desechos que pueden volver a la cadena de industrialización y favorecer así el equilibrio ambiental. Los residuos son derivados a cooperativas de recuperadores, por lo cual su aporte está incluido en el total que logra reutilizar la provincia.

De acuerdo a los datos aportados, el total de material reciclable depositado en los diferentes puntos instalados para ese fin fue de 20.412 en 2018. Del total, fueron recuperados 18.516 kilogramos.

Si se toman en cuentan las cifras dadas a conocer por el programa desde abril de 2016 hasta noviembre del año pasado, al menos 58.854 kilos de materiales volvieron a incorporarse a la cadena de reciclaje, evitando así su depósito en el vertedero unicado en El Borbollón (Las Heras).

Entre las conclusiones surgió por ejemplo, que lo recuperado por la universidad en papel y cartón evitó que 272 árboles fueran talados y se ahorraron 4 millones de litros de agua y una gran cantidad de energía. En tanto que al lograr procesar los plásticos, se evitó la utilización de 2.500 kilogramos de etileno, 96.500 litros de agua y energía en altos valores.

Recuperadores urbanos: el eslabón clave del reciclaje

Victoria Pasero, integrante del área de Economía Social y Ambiente de la UNCuyo, junto con Cristina Sagnier, recuperadora urbana de Los Triunfadores, explicaron cómo generan una fuente de trabajo. Pidieron a los mendocinos mayor colaboración.