Buscan financiar con 500 millones de pesos el uso eficiente del agua de riego

El proyecto de ley enviado por Paco Pérez a la Legislatura pretende para dar respuesta a la crisis hídrica en zonas agrícolas irrigadas.

Buscan financiar con 500 millones de pesos el uso eficiente del agua de riego

El riego gravitacional es el método elegido para dar agua al 84,4 por ciento de las hectáreas irrigadas de Mendoza (Foto: gentileza Diario Los Andes)

Sociedad Unidiversidad por Edición UNCUYO / Publicado el 07 DE MAYO 2015

Tal como lo prometió en su discurso del 1.° de mayo, en ocasión de la apertura de las sesiones ordinarias de la Legislatura, el gobernador Francisco Pérez envió a la Cámara de Diputados el anteproyecto de ley para la creación del Programa de Financiamiento de Uso Eficiente de Agua de Riego, por el que se pidió autorización para contraer créditos por un monto de hasta 500 millones de pesos para el 2015 y del mismo monto para el próximo año a través del Fondo para la Transformación y Crecimiento. La prolongada crisis hídrica que atraviesa la provincia requiere de la implementación de iniciativas estratégicas y ejecución de acciones que tengan por objetivo la adaptación y fortalecimiento de zonas agrícolas bajo riego.

En Mendoza hay 267 889 hectáreas irrigadas que cuentan con dos tipos de riego predominantes. El riego gravitacional cubre al 84,4 por ciento del total, mientras que el riego por goteo alcanza al 13,3 por ciento y los sistemas de aspersión llegan al 2,3 por ciento. Esto demuestra que resulta imprescindible trabajar en la mejora del aprovechamiento del recurso hídrico, ya sea a través de la construcción de pequeños embalses o reservorios de riego individual, por medio de la aplicación de la tecnificación del riego gravitacional (cisternas, nivelación de precisión, cañerías, mangas, modulación y uniformidad de entrega) o la instalación de sistemas presurizados de riego con diversas modalidades tecnológicas (sistemas por pulso de baja presión, goteo, aspersión, microaspersión).

Desde el Gobierno provincial, a través del Departamento General de Irrigación (DGI), se trabaja en alcanzar la mayor eficiencia a través de la instalación de métodos de construcción y distribución hídrica que prevén la instalación de sistemas de captación, regulación y control del agua para incrementar la disponibilidad del recurso frente al aumento de la demanda en la variabilidad climática. Esto posibilita que el pequeño y el mediano productor puedan acceder a un mejor servicio y garantía del recurso hídrico en forma directa.

Esta ley busca complementar la estrategia que lleva adelante el organismo público antes referido con el acceso al financiamiento a través del Fondo para la Transformación y el Crecimiento de Mendoza (FTyC), previendo los recursos necesarios para lograr los objetivos que dispone el Programa de Financiamiento. Esto permitirá concretar la realización de las obras de reservorios comunes de agua sobre la red principal y secundaria de riego, así como integrar áreas con similares condiciones productivas y demandas hídricas, lo que potenciará, sin duda, la eficiencia a nivel de conducción y niveles de producción. También se podrá promocionar la tecnificación del riego intrafinca de propiedades que conforman el minifundio productivo y que en forma individual no lograrían acceder al recurso.

Los beneficios que esta ley prevé alcanzar son muy importantes para los productores, ya que mejorará en forma directa la disponibilidad del agua para el regante en el momento que los cultivos la requieran. Con estas inversiones en infraestructura y equipamiento hídrico se logrará un significativo aumento en la productividad y la calidad de los productos agrícolas.

riego | agua | crisis hídrica | pérez


Fuente: Prensa Gobierno de Mendoza