Alguien quiso matar a Jesús

Unidiversidad | Sociedad

junio 19 2017 09:19. Por: Unidiversidad / Constanza Sánchez Coveperthwaite.


La Justicia no encuentra pistas sobre quiénes atacaron a un hombre en situación de calle al que prendieron fuego. Mientras tanto, la causa pasa de mano en mano y se agrava su carátula.


Alguien quiso matar a Jesús

Jesús, internado en el Hospital Lagomaggiore. Foto: Alberto Piazza.


Casi dos meses han pasado desde que un grupo de personas prendió fuego a Jesús Contreras, un cuidacoches en situación de calle, en pleno centro mendocino. Aún no hay sospechosos y pareciera ser que la causa se dirige a una tercera carátula: tentativa de homicidio.

Luego del ataque, Jesús estuvo un mes internado en el Hospital Lagomaggiore, donde le trataron diferentes patologías que presentaba debido a su estilo de vida. Una de ellas fueron las convulsiones, las que quedaron sin tratamiento, puesto que en el incendio se quemó su medicación. Los médicos también detectaron problemas de alimentación y cálculos en su vesícula, al tiempo que le practicaron un injerto en las zonas afectadas para que sus quemaduras lograran cicatrizar.

Mientras Jesús estaba en el hospital, la Justicia seguía investigando el hecho y hasta hoy no hay sospechosos. Las cámaras de seguridad de la zona no ofrecieron imágenes porque no funcionaban al momento del ataque. Tampoco hay testigos que vieran a los atacantes.
 

¿Tercera carátula?

En un principio, la causa estuvo en manos del fiscal Gustavo Fehlmann, quien caratuló el hecho como “averiguaciones por lesiones leves”, pero con este nombre y sin pruebas concretas, el caso iba directo al archivo. Luego de las declaraciones de Contreras en el Lagomaggiore, la Justicia decidió recaratular la causa como “agresiones por lesiones graves”, ahora en manos de la fiscal Liliana Ginner.

El viernes 16 se supo, a través de las reflexiones que realiza el periodista Gabriel Conte bien temprano en la mañana por Radio MDZ, que la causa pasó a la fiscal de Homicidios, Claudia Ríos, quien podría decidir si recaratular por tercera vez el caso. Esta vez la figura sería “tentativa de homicidio”. A modo de proyección, se deduce que la investigación continuará de esta manera, ya que de otro modo no se explicaría por qué pasó a manos de esta fiscal. Este delito arriesga una pena de 4 a 16 años.

El paso del caso a la fiscalía de Homicidios deja al descubierto que lo que le hicieron a Jesús no fue una broma, realizada por irresponsables, sino que para la Justicia hubo intención de matarlo.

 

 

Etiquetas:
sociedad | jesus contrera | claudia rios | tentativa de homicidio