Cannabis medicinal: a 2 años de su regulación, siguen los límites

Para las familias, el precio de este tipo de terapias es sumamente costoso. Indican que desde el Estado falta voluntad para facilitar el acceso.

Cannabis medicinal: a 2 años de su regulación, siguen los límites

Foto: Jujuy Dice

Sociedad Unidiversidad por Unidiversidad/ Ángeles Balderrama / Publicado el 15 DE AGOSTO 2019

En 2017, luego de un agitado debate a nivel nacional y provincial, se sancionaron dos leyes que comenzarían a regular la utilización del cannabis medicinal en la Argentina. Sin embargo, muchas personas que necesitan esa droga de manera permanente consideran que la ley no funciona, ya que el acceso de manera legal es casi “imposible”.

El cannabis es una planta utilizada en este caso con fines terapéuticos. Según la sociedad civil CAMEDA (Cannabis Medicinal Argentina) esta planta ha sido utilizada durante miles de años, ya que posee distintos principios activos, denominados Cannabinoides, que permiten que algunas dolencias y patologías puedan ser tratadas. Algunas de sus propiedades son: anti-inflamatoria, analgésica, protectora y reparadora del tejido nervioso, anticonvulsivante, relajante muscular y anti-tumoral.

En nuestro país, la utilización de esta planta está reglamentada desde 2017, cuando se sancionaron dos leyes (Ley provincial 8.962 y Ley nacional 27.350) que buscaban generar un marco frente al uso y cultivo de la marihuana con fin terapéutico. Uno de los puntos que ambas normas destacan es la inscripción en un registro nacional de pacientes para obtener la medicación necesaria, de forma gratuita.

Desde la asociación civil sin fines de lucro “Mamá Cultiva Argentina” comentaron a Unidiversidad que si bien a partir del debate de la Ley fueron ganando legitimidad en su lucha, al día de hoy, la normativa no se cumple.

“Desde el Estado hay ausencia total de voluntad para implementar un programa de salud, que contemple la enorme demanda que hay en materia de cannabis. Solo se brinda tratamiento a un selecto grupo de menos de 60 niños y niñas con epilepsia refractaria (que no es una epilepsia frecuente). Según la ley, el tratamiento debe ser gratuito. A dos años de la ley, el Gobierno no produce cannabis, no investiga, no importa cannabis, ni cultiva, por lo tanto, la única salida es cultivar”, indicaron desde Mamá Cultiva.

En este sentido, Natalia Sade, una mamá que está por iniciar el tratamiento de su hijo con cannabis, explicó a este portal que la utilización es necesaria y mucho más sana que los fármacos a los que se expone.

“Me informé a través de Mamá Cultiva y si bien todavía no lo uso, es la idea. Mi hijo toma Aripiprazol para el control del impulso, pero si buscás el prospecto de esa droga es malísima para la salud, por eso quiero empezar con el cannabis que ha dado buenos resultados, aunque es muy difícil de conseguir”, indicó.

Jujuy producirá cannabis medicinal

La provincia de Jujuy y el Instituto Nacional de Tecnología Agropecuaria (INTA) acordaron producir Cannabis sativa para usos medicinales. Será a través de la creación de una empresa estatal que se encargará de la producción, la industrialización y la comercialización del aceite.

El cannibis en Mendoza

La Ley 8.962 invitaba en su artículo 5 a las Universidades Nacionales y privadas de Mendoza, CONICET e INTA y demás organismos, a colaborar con la investigación científica del cannabis. Sin embargo, aunque se hablaba de que nuestra provincia sería uno de los lugares para realizar ensayos, desde INTA Mendoza indicaron que hasta el momento no existen cultivos para investigación en ningún punto del país. 

En este sentido, Gustavo Granella, activista que se encuentra al frente de la Clínica del Cannabis Mendoza, comentó a este medio que en nuestra provincia todavía es complicada la situación ya que la legislación que existe no es suficiente para abarcar la magnitud de las necesidades.

“Tenemos una ley que es mala, y desde el Ministerio de Salud no se quiere escuchar a la gente. Hoy, a una persona que tiene 70 u 80 años le decís que consume algo ilegal y no le importa, porque realmente le calma sus dolores. Lamentablemente, la gente está consiguiendo como puede y donde puede. Ahora en Mendoza hay unos 20 lugares de venta, pero también se consigue por internet. Los precios oscilan entre $ 1000 y $ 3000, pero muchas veces no se sabe la calidad. En la clínica no vendemos el aceite de cannabis porque tenemos problemas con los Ministerios y otras entidades”, indicó Granella.

                                                 

(Foto: Las Flores Digital)

Desde su lugar como activista, Gustavo  considera que si bien los beneficios del cannabis son positivos (a partir de la experiencia propia), es necesario el acompañamiento de un médico con conocimiento en la materia.

“Hay gente que tenía epilepsia y ha dejado la medicación, otros que usaban silla de ruedas y ahora los ves caminando, o gente que estaba en la cama y se levantó. De todas maneras, siempre pedimos que haya un médico de cabecera que acompañe la terapia. Ahora, existe un gran problema porque en la provincia existe poca capacitación, entonces nos vienen a preguntar a nosotros. Yo conozco aproximadamente 10 médicos, algunos son kinesiólogos, otros neurólogos, pero no son muchos”, dijo  Granella.

¿Por qué se cultiva?

En algunas farmacias del país se comenzó a importar aceite de cannabis para pacientes con epilepsia refractaria. El producto que se comercializará pertenece a la marca estadounidense Charlotte’s Web, la cual es de venta libre en su país de origen. Sin embargo, desde la asociación Mamá Cultiva indican que su importación “solo contempla su uso en una sola enfermedad, dejando fuera más de 100 patologías para cuyos tratamientos la planta de cannabis es una ayuda indispensable ya que necesitan THC”.

“En lo referente a la epilepsia refractaria, está comprobado que Charlotte’s Web sólo es efectivo en el 20% de los casos. Según nuestra experiencia, Charlotte deja de funcionar cuando se produce acostumbramiento en el sistema de nuestros hijos e hijas, haciendo necesario rotar la variedad de planta: esto significa que las familias que hoy puedan ingresar el Charlotte para uso terapéutico no saben a ciencia cierta si les servirá, cuánto tiempo les resultará útil el tratamiento y cuándo tendrán que pasar a otra variedad, que deberían cultivar expuestos a terminar criminalizados”, indican desde su página web.

                                               

(Foto: Cuarto Poder Salta)

Por ello, la necesidad de cultivar es fundamental, ya que muchos de sus hijos necesitan variedades altas en Tetrahidrocannabinol (THC), ratios 1:1, altas en Cannabidiol (CBD) o combinaciones de estas. 

“Para eso formamos redes, cultivamos en forma cooperativa y comunitaria, compartimos saberes y experiencias, ponemos en común aprendizajes, conformamos una red de salud pública, que no solo nos permite aprender de la mano de muchas familias en nuestra misma situación, sino que además, recibimos el apoyo de miles de personas a lo largo de todo el país, y otros países transitando esta misma experiencia”, expresan.

La Justicia revocó un fallo de autocultivo de cannabis medicinal

Una madre rionegrina ya no podrá seguir cultivando legalmente el cannabis para el aceite medicinal que le permitió a su hijo de 8 años "dejar de estar encerrado en su propio cuerpo", a partir de una decisión de la Cámara Federal de Apelaciones de General Roca que revocó una medida cautelar que le había dado esa autorización.

cannabis medicinal | argentina | legislación | mendoza | mamá cultiva | clínica del cannabis