Cuando una mujer avanza, ningún hombre retrocede

La autora es Secretaria de Políticas Públicas y Planificación de la UNCUYO.

Cuando una mujer avanza, ningún hombre retrocede

La Universidad Nacional de Cuyo participó activamente en todas las marchas Ni Una Menos (Foto: Axel Lloret)

Sociedad Edición U #17 - El año de la matria / por Fernanda Bernabé / Publicado el 18 DE DICIEMBRE 2016

Indudablemente las mujeres hemos avanzado en el transcurso de los últimos años en los ámbitos que ocupamos en nuestra sociedad. Cada vez vamos conquistando mayores espacios de visibilidad política, social, científica y económica. Esferas del espacio público que históricamente nos han sido vedadas. Sin embargo, siguen vigentes aquellas visiones que asocian este incremento de nuestra participación con cambios de época, cambios culturales y hasta cambios en el mercado laboral o los modos de producción.

Tanto el pasado como el presente nos indican que este proceso de empoderamiento de las mujeres no responde a causas evolutivas ni a simples cambios de época. Las mujeres hemos luchado a lo largo de la historia por el reconocimiento y ejercicio de nuestros derechos, nuestra historia de participación social y política ha sido invisibilizada, pero aquí estamos, llevando esta historia de lucha a cada ámbito que hoy ocupamos. Lo hacemos por cada una de las que lucharon para que hoy podamos estar aquí y también por cada una de las que vendrán.

Los actuales índices de femicidios, la trata de mujeres y niñas con fines de explotación sexual y la feminización de la pobreza dan cuenta de las tensiones y desafíos con los que nos encontramos en este camino. Que no es lineal, que requiere constantemente de acciones concretas para ir revirtiendo una desigualdad que es histórica.

Son acciones que debemos llevar adelante desde todos los ámbitos; también desde la Universidad. La transversalidad de la perspectiva de género en las políticas, programas y currículas se convierte hoy en una imperiosa necesidad. Es la sociedad la que nos demanda las herramientas para avanzar en la construcción de un proyecto societario más igualitario.

Como Universidad tenemos mucho para aportar. Pero esto requiere también un repensarse hacia adentro. Como institución necesariamente debemos poder transformarnos hacia el interior porque no somos ajenos a esta sociedad que reproduce cotidianamente mensajes de desigualdad, discriminación y violencia simbólica hacia las mujeres.

Ese es el desafío que tenemos: transformarnos para transformar. Sobre la plena confianza de que en esta sociedad hay lugar para todos y todas. Ya que cuando una mujer avanza, ningún hombre retrocede.

 

Leé todos los contenidos de Edición U - El año de la matria aquí.

sociedad | edición u 17 el año de la matria | editorial | fernanda bernabé