El Cerro de la Gloria, ícono del deterioro y el abandono

Algunos de los sectores tienen serios problemas de seguridad, faltan señalización y cartelería. El acceso peatonal es uno de los principales problemas.

El Cerro de la Gloria, ícono del deterioro y el abandono

El deterioro ya se puede ver en la entrada vehicular al Cerro. Fotos: Victoria Gaitán.

Sociedad Unidiversidad por Unidiversidad / Emilio Murgo - Fotos: Victoria Gaitán / Publicado el 14 DE FEBRERO 2018

El Cerro de la Gloria es para Mendoza uno de los lugares más icónicos. Ubicado en el Parque General San Martín, el pulmón más importante de la provincia, aloja al famoso Monumento al Ejército de los Andes que conmemora la gesta patriótica comandada por el General San Martín.

Lamentablemente, el paso de los años y la falta de inversión han deteriorado este famoso paseo. Pese a que miles de turistas lo visitan casi a diario, este recorrido no ofrece el atractivo de otros tiempos. El camino de ascenso y descenso del cerro, ya sea a pie o en vehículo, se encuentra en estado de abandono. El sendero no está bien delimitado, la suciedad se ve por todos lados y, como si esto fuera poco, se observa un gran peligro en algunas de sus estructuras por falta de mantenimiento.

Elizabeth Guzmán es oriunda de Mendoza pero hace 19 años que vive en San Rafael. Unidiversidad la encontró paseando por el cerro y, al pedirle su opinión, dijo: “Se nota que el lugar está muy abandonado, se ven las hojas de los árboles tiradas y no hay nadie que las levante ni las limpie”. “Hay una curva en la subida vehicular que está cortada desde hace mucho tiempo y no vienen a arreglarla. Además, noto una muy mala señalización en la subida al cerro. Lo malo es que viene mucho turismo y habría que darle más importancia al arreglo de este lugar”, juzgó.

Unidiversidad intentó comunicarse en varias oportunidades con el secretario de Ambiente y Ordenamiento Territorial, Humberto Mingorance, de manera directa y a través de su responsable de Prensa, pero la tarea fue infructuosa.

 

El “peligroso” deterioro del Cerro de la Gloria

La subida peatonal del Cerro de la Gloria presenta un deterioro de muchos años, producto de los sucesivos derrumbes y las inclemencias del tiempo. Gran parte de la subida es de tierra, con rocas sueltas, lo que conlleva un gran peligro a la hora de transitar, sobre todo en la bajada, ya que alguien podría resbalarse y sufrir un accidente.

En algunos sectores no se encuentra bien delimitado el borde, por lo que se produce un serio peligro de caerse hacia el barranco.

 

Al terminar la subida peatonal hay un gran estanque de agua que no tiene cerrado cerrado su perímetro.

 

Al llegar a la cima del cerro se ven muchos escalones rotos. Impacta una baranda hecha con troncos cuyo estado no es el mejor, sobre todo porque su estructura no se encuentra del todo afirmada. Se puede vislumbrar un palo transversal, atado a una rama con alambres y tapado con una barrera de plástico color naranja.

 

También se puede observar mucha suciedad en todo el cerro. Unidiversidad pudo ver cómo los feriantes que se instalan en el playón del monumento se encargan de limpiar la zona, a sabiendas de que esa no es su tarea.

En lo que respecta al monumento, se encuentra en mucho mejor estado que el resto del paseo. Se nota el cuidado y el mantenimiento de todo lo que rodea a la estatua del General José de San Martín y la gesta libertadora.

 

Postales del fuego

El último 3 de febrero se incendió un sector del Cerro de la Gloria. El foco se produjo en el sureste del emblemático cerro y las tareas para apagarlo se complicaron por su cercanía con el Ecoparque.

Según pudo determinar Defensa Civil, el fuego fue intencional y afectó alrededor de una hectárea. La zona más dañada fue en la ladera sur, donde se ubica una gran cantidad de pinos. Tras lo sucedido, los ejemplares incendiados serán cortados debido al peligro que representan para la población, según informó el coordinador del Plan Provincial de Manejo del Fuego, Guillermo Ferraris.

 

Catorce toneladas de bronce

El Monumento al Ejército de los Andes fue realizado por el escultor uruguayo Juan Manuel Ferrari. Está hecho de 14 toneladas de bronce y una base de piedras que fueron traídas de alta montaña, más precisamente de la zona de Uspallata.

En él se encuentra la estatua ecuestre del General José de San Martín, que encabeza la marcha, y a sus costados, representados mediante relieve, los cuerpos de granaderos a caballo.

En la parte posterior, tres frisos relatan los sucesos más notorios de la formación del Ejército: al costado este, se ubica la figura de Fray Luis Beltrán, quien se destacó como fabricante y organizador de la artillería del Ejército de los Andes; en el costado sur, se observan las figuras de damas donando sus joyas y pertenencias de valor y los más humildes colaborando con elementos varios; en el costado oeste, se cuenta la partida del batallón hacia Chile, y se resalta la figura del "tropero" Sosa, quien llevó a lomo de buey desde Buenos Aires las armas y la pólvora para el viaje a Chile.