El Lobo está de festejo, ¡felices 112 años!

Gimnasia y Esgrima de Mendoza cumple un nuevo aniversario y a continuación repasamos su historia.

El Lobo está de festejo, ¡felices 112 años!

El Lobo cuenta con una hinchada fiel. Foto: gentileza Prensa Gimnasia Mza (Yamila Correa y Carina Ochoa).

Deportes Radio U El Suplementario / Efemérides deportivas / por Agustín Varela para Radio U / Publicado el 30 DE AGOSTO 2020

La familia Mensana está de cumpleaños y nada más ni nada menos que uno de los clubes más populares de la provincia festeja 112 años de su creación.

 

Fundación

Aunque ya desde 1890 se venía con una serie de actividades, en las cuales eran representados como “Club de Esgrima”, finalmente en el año 1902 se crea el departamento de fútbol, impulsado por el entonces vicepresidente Eduardo Tesaire, y para lo cual el gobierno de Mendoza les cedió unas cinco hectáreas del Parque General San Martín y así poder comenzar con el fútbol. Pero, el club se separó en dos entidades: una conocida como “Club de Gimnasia y Esgrima” la cual promovió varios deportes y disciplinas.

El ingreso principal a la cancha del Lobo. Foto: gentileza Prensa GyE Mza.

Y a partir de un 30 de agosto de 1902, un grupo de jóvenes socios deciden formar y fundar el Club Atlético Gimnasia y Esgrima, adhiriéndose luego gente del Club Unión, el Club Los Andes y del Club La Peña, apareciendo en esta primera acta de fundación apellidos y nombres como Pedro Elorza y Vicente Elorza, Máximo Sartori, los hermanos Facundo y Salvador Civit, Roberto Levalle, Fernando Menéndez, Juan Moyano, Reinaldo Young, F. G. Wood y Luciano Chabrié.

 

Etapa dorada

Sin dudas que el auge del Lobo se vio reflejado durante las décadas del 60 y 70. Durante este periodo, el equipo mendocino brillo en la Primera división del fútbol argentino, en los viejos torneos Nacionales. En dicha categoría, el equipo comandado por su gran figura y emblema, Víctor Legrotaglie, logró codearse con los equipos más grandes de Argentina y jugarles de igual manera, incluso hasta venciéndolos.

El Pituco puede sacar chapa que le ganó a todos los equipos grandes, salvo a Independiente al cual nunca se enfrentó. Pero, tanto a River, Boca, Racing y San Lorenzo, los venció por lo menos en una oportunidad. Incluso, se recuerdan hasta el día de hoy, dos emblemáticas goleadas, primero frente a San Lorenzo en Boedo en 1971, donde los de Mendoza se impusieron por 5-2. Y, sin dudas que la más recordada es la del año 1978, cuando humilló a Boca en la Bombonera con el mismo resultado.

El equipo del 71. Foto: gentileza Revista Un Caño.

Durante este periodo, este equipo plagado de figuras, logró hacer grandes campañas en los torneos nacionales, pero su mejor performance en dichos torneos, fue el de la campaña de 1971. Donde tuvo una espléndida temporada logrando siete triunfos, cinco empates y solo dos derrotas. El Mensana finalizo cuarto en la tabla de la Zona B con 19 unidades y quedó a un solo punto de ingresar a las semifinales del Nacional. Cabe destacar, que en su zona tuvo que convivir con nada más ni nada menos que con Boca, Racing y San Lorenzo.

Además, durante 1969 y 1972, el conjunto mendocino mantuvo un increíble invicto en condición de local, el cual duro tres años, y fue considerado el mejor equipo del interior en dichos años. Un equipo que sin lugar a dudas marcó una época. Tanto de los resultados como también desde lo futbolístico, ya que ese equipo jugaba realmente bien y es por esto que nació el famoso apodo “el Víctor y su ballet”.

 

Decadencia

Después de varias décadas de pura gloria, le tocó atravesar momentos complicados como descender de categorías y transitar una especie de “transición” la cual duró algunos años. Principalmente a fines de la década del 80 y durante la década del 90 el Lobo perdió un poco el rumbo.

Su odisea lo llevó a disputar el Argentino B en la temporada 98/99, categoría en la permaneció hasta 2003. En dicho año, conseguiría el ascenso al Argentino A, pero permaneció unos cuantos años luchando entre ascensos y descensos en el torneo. Lo cual indicaba que permanecía dormido uno de los grandes del fútbol mendocino.

 

El resurgir de un grande

Tuvo que pasar el tiempo para que el Lobo se despertara de su eterna siesta y dar un gran paso, el tan anhelado ascenso a la segunda categoría del fútbol nacional. El cual se dio en la temporada 13/14 y el equipo del Parque recuperaba parte de su memoria y volvía a los primeros planos.

Aguirre es llevado en andas en el festejo tras concretar el ascenso. Foto: gentileza Los Andes.

Pese a que su estadía en la B Nacional durara poco, tuvo revancha un par de años más tarde y volvió para quedarse. Luego de conseguir un nuevo ascenso en 2018, el Mensana sueña en grande con volver a la Primera División. En la actualidad tiene una chance inmejorable de hacer realidad ese sueño.

 

Víctor Legrotaglie, el gran ídolo del club

El histórico ex futbolista brilló en las décadas del 50, 60 y 70 donde deleitó a todos por su manera de jugar, donde el propio Víctor se catalogó como “una máquina de tirar caños” además de regalarle al pueblo mensana infinidades de alegrías.

En el club de sus amores jugó en cinco etapas diferentes desde su primera vez en 1953 hasta la última, en 1974. Como dato curioso el ex futbolista mendocino, conocido por una excelente pegada, tiene un récord quizás desconocido, ya que, es el jugador con más goles olímpicos, con un total de doce. También, registra un total de 66 goles de tiro libre.

El estadio Mensana lleva su nombre porque es el máximo ídolo del club.

Pero, aparte de ser un extraordinario jugador su fidelidad por la gente del Mensana no se negocia por nada en el mundo, porque el propio Legrotaglie descartó varias ofertas de importantes clubes de la Argentina como River y Boca, pero, además, también rechazó dos ofertas de dos de los clubes más grandes del mundo como son Real Madrid e Inter de Italia, porque el Víctor dijo alguna vez “el cariño de la gente de Gimnasia no lo cambio por nada”.

Podemos decir que Víctor Legrotaglie es casi un patrimonio de la provincia de Mendoza, porque es un ícono del deporte mendocino y lo que representa la figura del ídolo del pueblo Blanquinegro es algo parecido a lo que Bochini representa para Independiente o Riquelme para Boca.

 

Rivalidad: el clásico mendocino

El gran partido esperado por el fútbol mendocino, es quizás, Gimnasia contra Independiente Rivadavia. Sin dudas que es la rivalidad más grande de Mendoza ya que son los dos clubes que comparten el Parque San Martín. Al igual que pasa con el clásico de Avellaneda solo los separa unos cuantos metros entre ambos clubes.

Una rivalidad que lleva más de 107 años y tienen un extenso historial de partidos jugados, donde la ventaja entre ambos equipos a lo largo de la historia, es mínima y esto lo hace aún más atractivo.

Hoy comparten la segunda categoría del fútbol argentino y cada vez que se conoce el fixture el hincha revisa la fecha del posible clásico. En el primer año del Lobo en la B Nacional los partidos fueron para el Azul del Parque. Ya en su retorno, en la temporada 2018/19, se enfrentaron solo una vez y el Caracol se alzó con la victoria por 1 a 0 en el Gigante de calle Lencinas.

Cucchi festeja el gol del triunfo ante la Lepra. Foto: gentileza.

 

Perlita

Un 17 de agosto de 1978, el equipo mendocino recibió al Valencia de Mario Alberto Kempes en el estadio Malvinas Argentinas. El día del partido se vendieron absolutamente todas las entradas, por lo que se suponía que se contó con la presencia de 48.000 personas. Con la presencia del Matador Kempes era imposible perderse dicho espectáculo. Para darse una idea, los precios de las entradas rodaban entre los 3.000 y 10 mil pesos.

El elenco español contaba entre sus filas con un ex jugador de la casa, Darío Felman, quien surgió de las inferiores del Blanquinegro y tuvo cuatro etapas diferentes en el club. En ese momento, era una de las caras nuevas del Valencia.

Esa tarde el conjunto español se llevó el triunfo por 3-0, gracias a dos goles del justamente ex futbolista mensana, Darío Felman, quien fue ovacionado por todo el estadio y el tanto restante lo marcó nada más ni nada menos que Mario Alberto Kempes, la estrella de la noche.

deportes | efemérides deportivas | fútbol | aniversario gimnasia mza | víctor legrotaglie | el suplementario