El hombre detrás del Notocolossus

El investigador del CONICET y profesor de la UNCUYO brindó detalles del descubrimiento paleontológico más importante de Mendoza.

El hombre detrás del Notocolossus

González Riga lleva más de 10 decubrimientos paleontológicos. Foto: Prensa Universidad

Provincial Unidiversidad por Unidiversidad / Juan Stagnoli / Publicado el 22 DE ENERO 2016

En una habitación llena de restos fósiles, mapas, fotos y dibujos trabaja Bernardo González Riga. Lejos de Malargüe, lugar donde desarrolla desde hace años su actividad, el investigador del CONICET y profesor de la Facultad de Ciencias Exactas de la UNCUYO dialogó con Unidiversidad y despejó dudas sobre uno de los descubrimientos más importantes en materia paleontológica para la provincia de Mendoza.

Justamente, en el departamento de Dinosaurios de la Facultad de Ciencias Exactas, Riga nos explica los pormenores del Notocoloussus gonzalezparejasi, el dinosaurio terrestre más grande que se haya descubierto. Se trata de una especie de la familia de los saurópodos que tendría un peso estimado de 60 toneladas, 30 metros de alto y 86 millones años de antigüedad.

 

¿Cuándo se produce el hallazgo?

Hace siete años descubrimos el fósil. Los datos que aparecieron publicados son de cuando la revista recibió el manuscrito. Existen dos etapas. La primera es el hallazgo de la pieza, excavación, separación en el laboratorio y luego sigue la descripción anatómica, que puede llevar un año y medio. Después se redacta el trabajo y se envía a una revista de divulgación científica.  Esas fechas que salieron en algunos medios tienen ver con la revista, no con la universidad.

 

¿De quién es el descubrimiento?

El descubrimiento es del grupo de investigación. Cuatro argentinos y un norteamericano hicieron el análisis científico. La noticia se da a conocer por la Universidad Nacional de Cuyo. Este es un hallazgo que está dentro de todas las excavaciones que se vienen realizando en el sur de la provincia de Mendoza y en el norte de la Patagonia. Hace siete años hicimos el hallazgo de estos materiales fósiles y desde entonces estuvimos estudiándolos, analizándolos, comparándolos, hasta el proceso de publicación, que lleva bastante tiempo. Estamos dándolo a conocer desde UNCUYO desde el laboratorio de Dinosaurios.

Parte del equipo de investigadores junto al húmero del "gigante del sur".

 

¿Qué significa este hallazgo?

El hallazgo es muy importante. Es una alegría como mendocino y como comunidad científica, porque es  una nueva especie. Es una especie de dinosaurios que se encuentra dentro de los más grandes del mundo. El tema del tamaño, en sí, no es importante. Lo importante es saber desde el punto de vista paleontológico, biológico, cuáles eran las adaptaciones de estos animales y ver cómo comían, cómo vivían, si tenían hábitos gregarios. Siempre dentro del gigantismo.

 

¿En qué se diferencia de otras especies?

Es un animal que tiene una característica importante: tiene los pies muy robustos y muy cortos, es decir, distinto a todos los saurópodos. Los pies están adaptados para soportar un enorme peso. Además, llama la atención el tamaño de unos huesos, como el húmero –hueso del brazo– que medía 1,76 m de largo, es decir que indica un animal de contextura gigante. Fuera de eso, a nosotros nos permite establecer interpretaciones evolutivas.

¿Cuáles son las interpretaciones evolutivas?

Dentro de los saurópodos, que son los dinosaurios de cuello largo, en el Período Cretácico, el número de falanges se fue reduciendo para adaptarse al peso, o por otras características que aún no conocemos. Hemos concluido un estudio detallado anatómico y filogenético, pero esto no concluye aquí sino que abre otra etapa para analizar otros aspectos del dinosaurio, y de cocodrilos y tortugas que se encuentran asociados.

¿Se han encontrado otros restos fósiles en Malargüe?

Sí. Nosotros venimos haciendo descubrimientos hace muchos años. El primer dinosaurio que yo encontré y le puse nombre es el mendozasaurio. Después seguimos con otras especies en el norte de Neuquén. Este (el Notocolossus) sería el décimo dinosaurio. Algunos estudios fueron liderados por mí y otros donde participé fueron liderados por otros colegas. Tenemos amplias perspectivas para hacer nuevos descubrimientos y ampliar conocimientos para saber más sobre cómo era Mendoza hace 86 millones de años.  

¿Cómo eran estos dinosaurios?

Los titanosaurios son un tema atractivo, porque se conocen más de 60 especies y la mitad de estas especies se han encontrado en Argentina. La mayoría son del Cretácico Superior, cuando América se separa de África y se forma el Atlántico sur. En ese momento queda como un continente isla, separado del resto de los continentes. Entonces desarrolla una fauna de dinosaurios distinta a los de América del Norte. Por eso tenemos muchos titanosaurios, no solo gigantes, sino que algunos son más bien pequeños, de entre 8 metros y 10 metros. Todos con cuello largo, pero algunos más robustos, más esbeltos, es decir, con distintas características. De esta manera, la fauna toma un relieve muy importante y atractivo en relación con el resto del mundo.

¿Existe alguna relación entre el cuello de los animales y la vegetación?

Tenemos evidencias de que hace 100 millones de años aparecieron las angiosespermas, plantas con flores. Hasta ese momento dominaban las gimnospermas, que son las coníferas (pinos, araucarias). Cuando estos dinosaurios aparecieron ya había arboles con flores, pero el gran dominante eran los bosques. Es muy probable que estos grandes herbívoros, según el tamaño, estuvieran relacionados con distintos tipos de dieta dentro de la vegetación. De todas maneras, esto aún no ha podido ser comprobado, porque no tenemos un registro detallado de las plantas para analizarlo con la morfología de los animales.

Una ilustración que reconstruye al Notocolossus en su posible hábitat.

 

¿Cuál es tu sensación después de cada hallazgo?

Me genera una gran satisfacción porque como paleontólogo argentino, mendocino, uno siempre espera hallazgos y descubrimientos, y que además sea bien recibido por la sociedad. El hallazgo es importante pero más importante que el hallazgo es el descubrimiento, que es la interpretación del hallazgo. Podés ver una pieza y decir: "Esto es más de lo mismo". En este caso, tenemos húmeros, vértebras y un pie articulado. Esto es importante porque de 60 especies descubiertas, solo cinco en el mundo tienen el pie completo y esto permite entender cómo soportaban el peso. Eran 60 toneladas que tenían que soportar.

dinosaurio | gonzalez riga | notocolossus | hallazgo