Esa gran oportunidad que es el diálogo nacional

Por Eduardo Amadeo, diputado nacional por Cambiemos.

Esa gran oportunidad que es el diálogo nacional

Para Amadeo, la pobreza es una tragedia que solo podrá combatirse con el diálogo nacional, convocado recientemente por Macri.

Nacional Columnas por Eduardo Amadeo para Télam / Publicado el 13 DE MAYO 2019

Mirar los números de (no) crecimiento y aumento de la pobreza de la Argentina en la última década es un ejercicio francamente deprimente. El producto per cápita creció solo el 0,8 % en los últimos 10 años, mientras que el de nuestros vecinos triplicó ese valor. O sea que los uruguayos y chilenos, entre otros, mejoraron su bienestar tres veces más que nosotros.

Si a ello le sumamos una inflación crónica, que nos castiga desde hace décadas, no es extraño que la pobreza esté batiendo tristes récords y que alcance al 41 % entre los niños de 0 a 14 años de edad. Argentina sigue perdiendo oportunidades para que sus habitantes no solo tengan un nivel de vida digno, sino que puedan mirar al futuro con algo de esperanza.

Hay muchas razones para este fracaso colectivo. Las principales tienen que ver con la imposibilidad de ponerse de acuerdo sobre cuestiones absolutamente elementales, como, por ejemplo, la necesidad de terminar con la inflación.

La experiencia demuestra que hay una relación directa entre déficit público, inestabilidad e inflación. Cuando gastamos más de lo que tenemos y lo financiamos con déficit, la próxima crisis es inevitable. ¡Es fundamental ponerse de acuerdo entre todos para terminar con esta tragedia! Pero también hay otros temas sobre los que es elemental ponernos de acuerdo si queremos romper con este círculo vicioso de fracasos. "Respetar la ley, los contratos y los derechos adquiridos con el fin de consolidar la seguridad jurídica" debería ser un acuerdo básico de una sociedad civilizada. Resulta difícil entender por qué alguien no querría firmar esto y por tanto aceptar que apoya la violación permanente de la ley.

Nuestros puntos para un acuerdo incluyen también otros temas que forman parte de los pedidos permanentes de la ciudadanía, como bajar la presión impositiva, buscar mecanismos para generar más empleo y consolidar un sistema previsional sostenible, y un acuerdo para que no se repita la trágica situación del 2002, cuando se destruyó la economía con el default de la deuda. Es muy impactante ver que hay dirigentes políticos que, con su silencio, quieren otra crisis terminal.

La propuesta de acuerdo no es una plataforma política. Cada partido tendrá su plataforma propia, pero es una base de consensos mínimos sobre los que deberían construirse las propuestas particulares para construir un país que crezca, en el que baje la pobreza y, sobre todo, en el que tengamos futuro.

Si le preguntamos a la gente qué es lo que más desea, sin duda nos contestarán que quieren un país previsible, sin más crisis y en el que puedan construir su vida. Es por eso que esta propuesta del presidente Mauricio Macri tuvo un apoyo de más del 60 % de la sociedad, así como de organizaciones empresarias y sociales, varias iglesias e instituciones académicas. Los argentinos tenemos hambre de estabilidad, de previsibilidad, de diálogo. Este es el único objetivo . Por eso es importante que cada uno se haga cargo de su responsabilidad ante la gente. Esta es la oportunidad.

nacional | diálogo | eduardo amadeo