Estudiar en una universidad privada cuesta lo mismo que pagar un alquiler en Ciudad

Sociedad Unidiversidad / Publicado el 20 DE MARZO 2018

Los estudiantes mendocinos tienen una dificultad cada vez más grande a la hora de pagar, mes a mes, las cuotas de las universidades privadas. Si bien la UNCUYO ofrece una gran cantidad de carreras para elegir, todavía hay muchas que siguen siendo exclusivas de las instituciones privadas. Este es el caso de las carreras de Farmacia y Bioquímica, Veterinaria, Nutrición, Kinesiología, Recursos Humanos, Psicología, Relaciones Internacionales y Turismo.

Algunas carreras incluso solo se ofrecen en una sola casa de estudios, como es el caso de Veterinaria en la Universidad Maza. Por la ley de oferta y demanda, al no haber competencia para fijar el monto de la cuota, este suele ser superior al de otras carreras y sirve también para limitar el cupo de estudiantes.

Este portal, al consultar a la Universidad Maza (UMaza), pudo constatar que las cuotas más caras que tiene corresponden a las carreras de Veterinaria y Farmacia y Bioquímica, con valores de $7.370 en ambos casos. Las otras carreras que tiene la UMaza -y que no se encuentran en el ámbito estatal- son Nutrición ($6.300), Recursos Humanos ($5.100) y Kinesiología ($6.500).

Sin ayuda externa, afrontar cualquiera de estas opciones representa un reto difícil de para los estudiantes que desean independizarse.

“Por suerte tengo la posibilidad de que mi mamá me lo pueda pagar”, dice Luciana (22), estudiante de 4° año de Bioquímica. “Pensé muchas veces en empezar a trabajar, para poder ayudar en casa, pero la verdad es que los horarios no me lo permiten mucho”, agrega.

El caso de Mario (28) es similar. Mario estudiaba Enología en la UTN, pero cuando los horarios de su trabajo cambiaron no tuvo más opción que continuar su carrera en la UMaza. La diferencia con Luciana radica en la situación laboral aunque ambos casos se asemejan en lo que respecta a construir una vida independiente. “Vivo solo, pero no pago alquiler. Por suerte mis viejos me dieron un departamento porque si no hubiera tenido esa posibilidad, no habría podido estudiar”, dice.

Cabe destacar que la Maza tiene dos aumentos por año, el cual está estipulado en el contrato que firma el alumno a la hora de ingresar a la Facultad. Estos aumentos, por lo general, se pagan al comenzar el ciclo lectivo con un porcentaje que de suba que ronda el 18 % en el primer semestre y un porcentaje que ronda el 8 % en el segundo semestre, lo que suma un total de 26 % anual, que lo ubica por encima del promedio de inflación estipulado por el INDEC.

La Universidad de Mendoza (UM) ofrece la carrera de Psicología a $5.000 por mes. A ello se le debe sumar el costo de la matrícula, que ronda entre los $2.500 y los $3.500, aunque estos montos representan un único pago anual.

Son pocos los casos de estudiantes que logran independizarse de sus padres y afrontar los costos universitarios por su cuenta. Gastón (26) estudia Kinesiología en la UM y es uno de esos ejemplos difíciles de encontrar.

“Yo que vivo solo desde los 18 años te puedo asegurar que es prácticamente imposible estudiar y pagar un alquiler”, dice Gastón. Sin embargo, él lo pudo hacer. Su ventaja está en que él pudo conseguir un trabajo lo suficientemente conveniente como para desarrollar ese estilo de vida. “Trabajo como voluntario dentro del Ejército y ahí a los voluntarios se les paga bien.  Yo gano $ 15.000 por mes y cumplo un horario que me permite estudiar tranquilamente. Pero esa no es la realidad del común de la gente”, reconoce.

Al intentar equiparar el precio de las cuotas universitarias se concluye así que los estudiantes pagan lo mismo o más que un alquiler de un departamento tipo, es decir, cocina comedor y dos dormitorios. Esta realidad se hace visible cuando se compara el costo de estudiar en una institución privada en la provincia con el de trasladarse a otro lugar para acceder a una universidad estatal.

“Podía estudiar Psicología en San Luis”, explica Andrés (25), estudiante de la Universidad del Aconcagua, “pero al final sacabas la cuenta y era más o menos lo mismo, porque entre estadía, comida y demás era todo igual de caro que pagar la cuota acá”.

Miguel Astorga, presidente del Colegio Profesional de Corredores Públicos Inmobiliarios, explicó a Unidiversidad que: “En Capital, un departamento con 2 dormitorios se puede encontrar entre los $6.200 y los $7.500. El rango de calles que abarca esta medición va desde Vicente Zapata a Córdoba y Entre San Juan y Belgrano. En la Cuarta Oeste, un departamento de dos dormitorios ronda entre los $6.000 y los $7.000, mientras que en la Cuarta Este ronda entre los $5.700 y los $6.200”.

En Guaymallén, más precisamente en Villa Nueva, que es el centro departamental, los precios van desde los $6.000 a los $6.800.

En Godoy Cruz, su parte más céntrica, la cual comprende la zona de calle San Martín Sur, el mismo tipo de departamento cuesta alrededor de los $6.500.

Por último, en Las Heras, toda la zona más próxima a Ciudad, la cual va por calle Coronel Díaz o Pescadores, los alquileres rondan entre los $6.000 y los $7.000.

“Cada jurisdicción tiene sus particularidades, ya que no es lo mismo Ciudad que Guaymallén, Las Heras, Godoy Cruz o San Rafael. Por lo tanto, lo que para Ciudad puede ser algo razonable para otro departamento no lo es”. Pagar un alquiler hoy en día representa el mismo precio que pagar una cuota del Banco Hipotecario para obtener una casa propia”, finalizó Astorga.

Recomendaciones

El diputado electo, Mario Vadillo, recientemente publicó en su cuenta de Facebook una serie de recomendaciones orientadas a prevenir posibles abusos por parte de las universidades privadas. En vista de los altos costos de las cuotas de las mismas, Vadillo recomienda atender a los siguientes puntos:

  • Valor de la Cuota: Las Universidades cometen un ilícito y sus aumentos son nulos cuando no se encuentran adecuadamente informados a los Estudiantes y a la Secretaria de Comercio de la Nación, correspondiente al período lectivo inmediato siguiente, antes del 15 de Marzo (Resol. 08/2003).- La información deberá contener: valor de la cuota, aumentos de cuota, cuotas extraordinarias, valor de la matrícula o inscripción al curso, sobre la cantidad y monto de las cuotas mensuales, cuotas adicionales de materiales, derecho de examen, cursos extracurriculares, diploma o certificado final, o cualquier costo que sea impuesto como obligatorio.
  • Abusos: La Universidad se debe abstenerse de realizar prácticas intimidatorias, discriminatorias, conductas abusivas e intempestivas o cualquier acto que restringa al estudiante su capacidad de mantener regularidad en la carrera, en la cantidad de años mínimos necesarios para acceder al Título, bajo el supuesto de que apruebe en tiempo y forma todas las materias y exámenes (art. 8 bis y 19 Ley 24.240).
  • Publicidad Engañosa: Se debe reclamar los ofrecimientos “publicitados” por el Establecimiento (sobre todo en la publicidad para el ingreso), que se tiene por incluida en el contrato educativo desde el inicio hasta su finalización. (7º y 8º Ley 24.240 y 5º y 9º de la Ley 22.802 de Lealtad Comercial).-
  • Falta de Recursos: Una vez que uno cursa una carrera, el establecimiento debe garantizar hasta la finalización de la misma, a los estudiantes “adecuados” recursos materiales (aulas, campus, laboratorios, materiales, etc), y humanos (profesores con capacitación específica).-
  • Título Oficiales: No se debe inducir al engaño y promocionar títulos con validez oficial, sin contar “efectivamente” con autorizaciones gubernamentales para poder cumplir con la oferta educativa.
  • Deudas: Las cuotas o cualquier deuda que tenga el estudiante, solo puede ser cobrada mediante las vías legales, nunca mediante la retención de documentación (título, certificados analíticos), prohibición de rendir o cursar o cualquier otra intimidación (art. 8bis LDC.) . Las deudas tienen prescripción legal (2 años) y debe computarse desde el vencimiento de cada cuota y no a partir del día posterior al último del año lectivo cursado (ARTICULO 2562. Inc. C Código Civil).