El culto al cuerpo "aparece como un factor de capitalización”

En "Verano a Puro Punk Dulce" dialogamos con la investigadora del CONICET, Flavia Costa, sobre el culto al cuerpo que realiza la sociedad, especialmente en verano. “A la mujer se le exige más. Un cuerpo tiene que ser audaz, sexy, innovador y al mismo tiempo tiene que preservarse y cuidar eso que tiene. Las mujeres cargamos con estas demandas”, dijo Costa.

El culto al cuerpo "aparece como un factor de capitalización"

Sociedad Radio U / Publicado el 08 DE FEBRERO 2018

Llega el verano y el culto al cuerpo es mucho mayor que durante el resto del año. Por eso, en la tarde de Radio Universidad dialogamos con Flavia Costa, investigadora del CONICET, quien afirmó: “Es verdad, y es una experiencia compartida, que en las últimas décadas hay algo en relación con el cuerpo que no puede no ser atendido. En principio, es una suerte de revancha del cuerpo después de tantos siglos de estar sumido por debajo del alma, del yo, de la conciencia, de aquellos valores que perdías por el espíritu, que parecían los verdaderos valores respeto de los cuales el cuerpo aparecía como una especie de fenómeno, de materia o de herramienta. Hace unas cuantas décadas este cuerpo empezó a cobrarse una especie de venganza y, ahora, pareciera que no podemos no atender al cuerpo”.

“Ahora parece que mayormente somos un cuerpo, un cuerpo interior, pero al mismo tiempo es de lo que menos sabemos de nosotros mismos. De lo que no depende de nosotros, el cuerpo biológico, lo que heredamos. Y por otro lado el cuerpo exterior, del cual podemos decir que somos los responsables de hacer con él lo mejor posible”, continuó reflexionando la investigadora.

Respecto la apariencia y buena presencia, la investigadora comentó que es “una figura que en la Argentina es importante, pero que no es tan importante en otros países y tampoco es tan aceptada que figure como un requisito laboral, hay países que lo prohíben". "Esa apariencia nos moraliza. ‘Si te cuidás, te querés’. Ese te querés, quiere decir que sos responsable, sos cuidadoso, previsor. El cuerpo aparece como un factor de capitalización. El capital, es una de las teorías mas fuertes, de Gary Becker, uno de los teóricos más excéntricos. Él hablaba del capital humano, el cuerpo es parte de ese capital que somos, que tenemos que poner en movimiento para valorizar nuestro cuerpo en distintos mercados”, explicó.

“Es mercado de deseo -ser sexy-, el mercado del matrimonio -ser sexy pero no tanto, quizás durante un tiempo-, el mercado de las emociones -ser atractivo para los otros para conseguir otros capitales, como por ejemplo el capital social-, así con toda esta semántica de capital se atraviesa cotidianamente y ahí veo que el cuerpo/herramienta/capital no debe perder valor”, continuó.

 

Sociedad de consumo

“Un motor de nuestro actual capitalismo es el consumo compulsivo, donde hay por un lado una idea de sociedad de consumo, donde se promueve, pero también hay una nueva industria, cada vez más sofisticada que provee bienes y servicios en función de esta estetización o embellecimiento, que en muchos casos es la lucha contra el envejecimiento, por ejemplo. Las cremas anti edad hasta hace dos décadas comenzaban a proponerse desde los 35, ahora hay desde los 20. Un proceso que casi nos acompaña del nacimiento que habría que detener, que habría que evitar para no desvalorizarnos", dijo.

Y agregó: “Los tratamientos de belleza, el fitnees, tienen un componente moralizados, porque si uno no se cuida está mal visto, tiene una connotación moral. Hay que intentar desactivar esas moralizaciones respecto a uno mismo y respecto de los otros con los que estamos”, sostuvo Costas.

Sobre el rol femenino en la sociedad la intelectual no dudó en afirmar: “A la mujer se le exige más paradojalmente, un cuerpo tiene que ser audaz, sexy, innovador y al mismo tiempo tiene que preservarse y cuidarse eso que tiene. Las mujeres cargamos con estas demandas”.

 

Escuchá a continuación la entrevista completa.

Audio

  • Flavia Costa.

    Investigadora del CONICET

culto al cuerpo | flavia costa