Halloween, una tradición importada que se fue deformando

Cada 31 de octubre, miles de niños salen a las calles a pedir caramelos para festejar esta tradición pagana, que cada vez suma más adeptos en Argentina.

Halloween, una tradición importada que se fue deformando

Foto: abc.es

Sociedad Unidiversidad por Unidiversidad / Ernesto Gutiérrez / Publicado el 30 DE OCTUBRE 2019

(Riiing)

-¿Quién es?

-¡Dulce o truco!

Pareciera que este breve diálogo, tan asociado a películas de Hollywood, es cada vez más común en nuestra tierra. Ahora, festejar Halloween todos los 31 de octubre suma fans en nuestro país. La celebración, que tuvo sus orígenes en Europa, se popularizó en Estados Unidos y de a poco se viene incorporando a nuestras costumbres en Argentina, a pesar del disgusto que le genera a quienes se sienten culturalmente colonizados.

Pero, ¿sabemos qué representa esta fiesta pagana? ¿Tiene algún sentido para nosotros? ¿Por qué nos atrae tanto una tradición influenciada por Estados Unidos?

En Mendoza, cada vez son más las personas y niños que se dejan atrapar por la magia y el misterio de la festividad de Halloween, ante la protesta de otros que la censuran por considerarla una tradición importada.

Halloween y su origen

Más allá de los disfraces terroríficos, de las calabazas y de los fines comerciales que puede tener esta fecha; Halloween nació hace más de dos mil años y proviene de los Celtas. Este pueblo guerrero habitaba las zonas de Inglaterra, Escocia e Irlanda.

Alrededor de 1840, esta tradición llegó a Estados Unidos con los inmigrantes irlandeses. Poco a poco se convirtió en una de las fiestas más populares en América del Norte. “La celebración se realizaba el final del verano y el fin de las cosechas y, con ello, el comienzo de un año nuevo Irlandes. “All Hallows Eve” es el nombre anglosajón que con los siglos se le fue dando a esta particular tradición, la víspera del Día de Todos los Santos, que a través del tiempo y el espacio se deformaría en la palabra “Halloween”, expresó a Unidiversidad, el antropólogo y profesor de la UNCUYO, Marcelo Padilla.

“A pesar de su origen tenebroso, quizá lo más curioso de esta celebración no sea su carácter sombrío, sino la mezcla de rasgos culturales que hoy en día aglutina en una sola fecha las tradiciones de varios pueblos”, afirmó el antropólogo.

Las celebraciones cristianas

Al conquistar parte de las Islas Británicas, según detalló Padilla, los romanos adquirieron parte de las celebraciones celtas e incorporaron en su calendario el particular festejo. “Como es reconocido, la Iglesia es en parte una de las instituciones que mejor perpetuó el bagaje cultural de la civilización romana, a través de herramientas como el latín y la escritura. Así fue como, en el siglo VII d.C. incorporó la antigua tradición celta en el calendario romano con el nombre de la víspera del Día de Todos los Santos, en un intento de darle un marco sagrado a la arraigada tradición pagana”, indicó el profesor.

La calabaza y los dulces: La tradición del Halloween actual

En los Estados Unidos, una de las tradiciones más populares en el Halloween actual es el de ahuecar y tallar un zapallo redondo de gran tamaño. “El origen real de esta tradición era la de hacer un farol o lámpara llamada Jack. La leyenda de esta tradición cuenta que Jack era un bebedor, jugador y holgazán que pasaba los días tumbado bajo un roble. En una ocasión se le apareció Satanás para llevarlo al infierno; pero Jack lo retó a trepar al roble y, cuando el diablo estuvo en la copa del árbol, talló una cruz en el tronco para impedirle descender. Entonces Jack hizo un trato con el diablo: le permitiría bajar si nunca más volvía a tentarlo con el juego o la bebida”, relató a Radio U, Belén Sevilla tarotista y astróloga.

“Cuando Jack murió, sin embargo, no pudo entrar en el cielo debido a sus pecados en vida, y tampoco pudo hacerlo en el infierno por haber engañado al diablo. Con el fin de compensarlo, el diablo le entregó una brasa para iluminar su camino en la noche helada por la que debería vagar hasta el día del Juicio Final. La brasa estaba colocada dentro de una cubeta ahuecada y que tenía que arder por siempre como un farol”, agregó la mujer.

“Con el tiempo esta cubeta se transformó en calabaza y las brasas en velas. Así comenzó la tradición de tallar calabazas para la noche de Halloween y transformarlas en faroles con una vela en su interior. El farol no tenía como objetivo convocar espíritus malignos sino mantenerlos alejados de las personas y de las casas”, concluyó Sevilla.

Truco o Trato

La costumbre del “truco o trato” o pedir caramelos de puerta en puerta surgió en 1930, pero tiene como origen una práctica que nació en Europa durante el siglo IX, una especie de servicio para las almas. “El 2 de noviembre, Día de los Fieles Difuntos, los cristianos primitivos iban de pueblo en pueblo mendigando pasteles de difuntos, que eran trozos de pan con pasas de uva. Cuantos más pasteles recibieran los mendigos, mayor sería el número de oraciones que rezarían por el alma de los parientes muertos de sus benefactores”, narró Marcelo Padilla.

“Práctica que también se trasladó a los  Estados Unidos,  pero con ciertas modificaciones como concursos de calabazas talladas y disfraces o fiestas para niños y adultos. De este modo, se proponían retomar el espíritu de los primitivos cristianos  y se iba casa por casa disfrazados o con máscaras ofreciendo una sencilla representación o un número musical a cambio de alimento y bebida y luego más adelante, derivó en dulces y caramelos”, finalizó el profesor.

El día de los muertos y todos los santos

Otra celebración americana, tan antigua (incluso más) como la celta, que también rinde culto a sus muertos y se desarrolla durante estos mismos días, es el Día de los Muertos y todos los santos, cuyo origen se remonta a las civilizaciones precolombinas y hoy en día se festeja México, otros países centroamericanos y sudamericanos.

“En Argentina, Halloween también se celebra gracias a la influencia cultural que nos llega constantemente desde Estados Unidos, aunque en nuestro país el 31 de Octubre no es tan célebre como el 1 de Noviembre y que se conoce como el Día de Todos los Santos. Este día es una tradición católica que se celebra en honor a todos los santos, conocidos y desconocidos del mundo moderno y así poder compensar la falta a las fiestas de los santos durante el año por parte de los fieles. Es el día en el que se honra a la memoria de los que han muerto”, expresó el antropólogo.

Un negocio que crece 

Halloween es una costumbre de gran tradición en los países nórdicos y que hoy, en Argentina, gana adeptos convirtiéndose en una fiesta tan celebrada como los tradicionales carnavales.

“La globalización y con ella, el neoliberalismo, propiciaron una cultura de consumo en los años 90, cultura que se extendió en el 2000 con la era tecnológica. Además, las cadenas de supermercados aprovecharon  las oportunidades para hacer negocios, sin importar cómo. Sin olvidar que  Hollywood ha contribuido a la difusión del Halloween con una serie de películas en las cuales la violencia gráfica y los asesinatos crean en el espectador un estado morboso de angustia y ansiedad”, detalló el especialista.

“El Halloween hoy es, sobre todo, un gran negocio. Máscaras, disfraces, dulces, maquillaje y demás artículos necesarios son un motor más que suficiente para que algunos empresarios fomenten el 'consumo del terror'. Se busca además favorecer la imitación de las costumbres norteamericanas”, remató Padilla.

 

halloween | octubre | mendoza | argentina | dia | santos | muertos | festejos | marketing |