La Iglesia local ratifica su rechazo a la modificación de la Ley 7722

Monseñor Marcelo Colombo volvió a manifestarse en contra de la propuesta de cambiar la normativa que prohíbe el uso de sustancias contaminantes en la actividad minera. Sus dichos fueron expresados durante la Fiesta Patronal de San Carlos. También comprometió a políticos y referentes sociales como los actores clave para "cuidar la casa común".

La Iglesia local ratifica su rechazo a la modificación de la Ley 7722

Foto: diario Los Andes

Provincial Unidiversidad Ley 7722 / por Unidiversidad / Publicado el 05 DE NOVIEMBRE 2018

Las posturas en contra de la modificación a la Ley Provincial 7722, que prohíbe el uso de sustancias contaminantes en la actividad minera en Mendoza, no dejan de escucharse en la provincia, en el marco del debate surgido a partir de la propuestas para modificarla, presentadas por los senadores Alejandro Abraham (Unidad Ciudadana) y por Juan Agulles (PJ).

Es que ahora, nada menos que la Iglesia local dejó en claro su rechazo al planteo de dar luz verde a los proyectos mineros. Fue nada menos que el recientemente nombrado Arzobispo de Mendoza, monseñor Marcelo Colombo, quien en el marco de la Fiesta Patronal de San Carlos transmitió su opinión sobre la temática antes los fieles presentes.

“Ustedes viven en una tierra preciosa, en un pueblo maravilloso y fértil. Cuando hablamos del agua tenemos que saber que nosotros somos el agua, el aire y la tierra. El agua somos cada uno de nosotros”, dijo el Arzobispo durante la homilía y catalogó como “excelente” la Ley promulgada el 21 de junio de 2007, en el marco de un largo proceso de movilización y debate social, económico y ambiental.

 

Mendoza tendrá un eco-obispo

Antiminería y críticas a la política económica de Macri: esas son algunas de las banderas con las que Marcelo Colombo desembarcará como nuevo arzobispo de la provincia.

Colombo –cuya posición en rechazo a la actividad minera ya ha sido puesto de manifiesto-  continuó diciendo que el pueblo mendocino ha sido un protagonista fundamental “en la construcción de esa ley que ha permitido por muchos años cuidar el agua de la contaminación”.

“La construcción de esa ley fue un proceso  social admirable que debe ser respetado. En el compromiso de la defensa del agua y de todo lo que tenga que ver con el bien común, todos estamos llamados a poner el mayor compromiso y esfuerzo, de acuerdo a la función, a la tarea, al carisma que cada uno tiene como fin de Dios para el servicio”, transmitió en su mensaje el máximo representante de la Iglesia local.

Pero esto no es todo: Colombo también apuntó a los funcionarios políticos y dirigentes sociales como actores clave en “el cuidado de la casa común”.

“Esta responsabilidad de cuidar el agua, la creación, debe exceder lo meramente obligado por la función o cargo que se ocupa, yendo más allá de lo obligatorio. Por eso, aliento a todos a perseverar en el esfuerzo de cuidar la casa común, con diálogo, con respeto, con serenidad que no es pasividad. Con firmeza, con seguridad. La medida debe ser el amor por el bien común”, dijo el Arzobispo e ilustró que es necesario “pararse en las esquinas, saludar a los vecinos y contagiar convicciones con amor, astucia y autoridad”.