La importancia de amamantar

La Semana de la Lactancia, que se celebra todos los años la primera semana de agosto, buscar concientizar sobre esta acción y sus beneficios. Dónde se recolecta, almacena y se da de mamar a recién nacidos que no pueden mamar de su madre.

La importancia de amamantar

Foto ilustrativa tomada de otromundoesposible.net

Sociedad Especiales Especial Lactancia / por Unidiversidad / Andrea Zanessi, becaria de Prensa de la Facultad de Ciencias Médicas / Publicado el 01 DE AGOSTO 2017

Del 1 al 7 de agosto se celebra la Semana de la Lactancia Materna en más de 120 países. En esta fecha en particular se difunde la importancia de la lactancia desde el nacimiento del niño o la niña.

La leche materna es definida por la Organización Mundial de la Salud (OMS) como "la forma ideal de aportar a los niños pequeños los nutrientes que necesitan para un crecimiento y desarrollo saludables". La lactancia es una de las formas más eficaces de asegurar la salud y la supervivencia de los niños y niñas que previene la malnutrición y puede salvarle la vida a miles de bebés.

Se trata del primer alimento natural de los niños y proporciona toda la energía y los nutrientes que ellos necesitan durante sus primeros meses de vida, debido a la óptima cantidad y calidad de grasas, azúcares, proteínas y minerales que contiene.

Obligatoria hasta los seis meses y complementaria hasta los dos años, además de los beneficios relacionados con la promoción del vínculo madre-hijo, la lactancia es la forma más efectiva, natural, sencilla, y económica de prevención y disminución de la severidad de las enfermedades respiratorias más frecuentes en la niñez.

Como principal efecto de amamantar se evidencia la disminución del riesgo de muerte súbita infantil, principal causa de muerte infantil en las comunidades en que están controladas las patologías infecciosas. Además, en neonatos y lactantes, disminuye el riesgo de desarrollo de bronquiolitis (infecciones virales) y neumonía (infecciones bacterianas), y disminuye también la severidad de estos cuadros en los niños amamantados que los presentan.

Otro de los beneficios que produce la lactancia, es menor tendencia en adultos y adolescentes a sufrir sobrepeso u obesidad, así como también diabetes tipo 2 en el futuro.

 

Banco de Leche Humana

Los bancos de leche tienen como fin ayudar a bebés de diferentes edades y condiciones. El Banco de Leche Humana de Mendoza funciona desde el 2011 en el Hospital Lagomaggiore, al servicio de los recién nacidos con bajo peso y que necesitan un régimen especial de alimentación, cuya mejor garantía es la leche materna.

Los beneficiarios del Banco son, en primer término, bebés prematuros o sometidos a intervenciones quirúrgicas, pero también a alérgicos, huérfanos, aquellos cuyas madres no producen leche o no lo hacen en cantidad suficiente, o a los que presentan enfermedades infecciosas crónicas, deficiencias inmunitarias u otras circunstancias especiales

El centro especializado de leche materna, responsable de la promoción, protección y apoyo a la lactancia en todos los servicios de Neonatología o Pediatría de la provincia, es el centro estratégico de la Red de Leche Humana.

La Red de Leche Humana de la provincia está integrada por el Banco de Leche Humana y los CLM/CRLH (Centro de Leche Materna / Centro de Recolección de Leche Humana), además de los Espacios Amigos de la Lactancia, lugares apropiados y confortables que favorecen la extracción de leche del personal de esos ámbitos y también de las madres de la comunidad cercana. El mapa interactivo diseñado por Unidiversidad, muestra dónde se recolecta, almacena y se da de mamar a recién nacidos.

Mapa: la red de leche materna en Mendoza

Dónde se recolecta, se almacena y se da de mamar a recién nacidos. Quieren facilitar la donación de leche y fomentar la lactancia, inclusive en el trabajo.

A pesar de sus múltiples beneficios, menos del 40 % de los lactantes menores de seis meses recibe leche materna como alimentación exclusiva. Las causas de esta problemática pueden verse asociadas con incomodidad y dolor mamario, desatención de los derechos del niño, niña y la mujer, presión de la industria farmacéutica para promover las leches maternizadas, falta de tiempo para amamantar debido al trabajo, entre otras. 

Para garantizar una lactancia plena y efectiva, es necesario que las mujeres conozcan sus derechos en el trabajo con respecto a los tiempos considerados como parte de la jornada laboral y, por lo tanto, deben ser remunerados. Las licencias por maternidad también varían de 90 días entre privados y 100 en el ámbito estatal. Además, las mujeres que trabajan en el sector privado cuentan con dos descansos diarios de 30 minutos cada uno hasta los 12 meses del bebé; mientras que aquellas que se desempeñan en el sector público disponen de dos descansos diarios de una hora cada uno, por no más de un año, con opción de ingresar o retirarse del trabajo dos horas antes o después.

sociedad | especial lactancia