La luz y el ritmo circadiano

Suplementos | Facultad de Ingeniería

11 de octubre de 2017, 14:51. Por: Jimena Nora - Becaria de la Facultad de Ingeniería de la UNCUYO..


Su influencia en el ser humano.


La luz y el ritmo circadiano

Roberto Germán Rodríguez es doctor en Medio Ambiente Visual e Iluminación Eficiente y diseñador industrial.


Roberto Germán Rodríguez es doctor en Medio Ambiente Visual e Iluminación Eficiente y tiene una formación de base como Diseñador Industrial. El especialista en Ergonomía brindará clases de diseño e iluminación enmarcados en el confort visual.

En sus inicios, Rodríguez colaboró en proyectos de investigación y estudios de campo del Laboratorio de Ergonomía en la Facultad de Diseño de la UNCUYO. Luego obtuvo una beca de investigación en CONICET y actualmente es profesional del Instituto de Ambiente, Hábitat y Energía (Inahe), una de sus unidades de investigación.

Particularmente, el investigador definió la disciplina ergonómica como un campo de especificidad muy marcado, en tanto se trata de un trabajo desde la persona para la persona. Dentro de ese espacio de estudio está en boga la iluminación saludable, vinculada a los efectos orgánicos que la luz provoca en los seres humanos.

En este sentido, el especialista afirmó: “Tenemos un reloj biológico que se halla en el hipotálamo y el principal sincronizador es la luz”. En 2002 se descubrió que hay células específicas en el ojo que transmiten una señal al cerebro y su función no se vincula a la vista, sino a la regulación de ciertas tareas del cuerpo humano.

Estas células son el eslabón perdido dentro del camino no visual de la luz. Este sistema del ojo humano tiene una curva de sensibilidad a la luz que tiende hacia el color azul, aumenta la melatonina y baja el cortisol, que son las hormonas responsables de sostener el equilibro del ritmo circadiano. Los conos y los bastones funcionan de manera distinta, ya que producen la sensación visual, cuya curva de sensibilidad tiene base en el amarillo.

Consecuentemente, el reto es cómo iluminar para no provocar una desincronización del reloj biológico. En este sentido, el investigador del Inahe ha generado estudios con eje central en el desenvolvimiento de la gente en un empleo de oficina y la incidencia de la iluminación en los espacios cerrados de trabajo.

Para analizar los efectos de la luz en un espectro acabado, Rodríguez tiene en cuenta tres componentes paralelas que atraviesan la existencia humana: la cognitiva, la física u orgánica y la perceptiva. La primera, vinculada intrínsecamente a la capacidad mental ejecutada durante un trabajo intelectual; la segunda tiene que ver con la postura corporal y el empleo de energía estática o en movimiento; por último, la tercera, en relación a cómo se concibe el diseño en la disposición del espacio y la luz.

Por lo tanto, el aporte que desde su disciplina se trabajará durante la Diplomatura de Posgrado profundizará en aquellos aspectos no visuales de la luz y que tienen un efecto directo en la capacidad de adaptación del órgano visual y del resto del cuerpo orgánico y psíquico.

 

Recomendaciones para trabajar con TIC

A continuación se enumeran algunas de las recomendaciones para tener en cuenta a la hora de trabajar en espacios atravesados por las Tecnologías de Información y la Comunicación, que aumentaron las demandas cognitivas en tanto la información se administra en mayores volúmenes en un contexto multifunción.

Según la publicación realizada por un equipo de investigación de la Universidad de Mendoza, cuyo director fue Roberto Rodríguez, titulada “Guía de recomendaciones para el diseño de iluminación de espacios de trabajo TIC”, se recomienda:

-Descansos periódicos de la actividad visual (por ejemplo, por cada hora, descansar 5 a 10 minutos). Es recomendable, además, levantarse del sitio para no mantener la vista fija.

-Mantener los ojos lubricados (parpadeo) para evitar la sequedad.

-Medidas de protección de la pantalla de visualización de datos (PVD), como filtros de pantalla.

-Sentarse adecuadamente, a la distancia y altura adecuadas (medio metro de la pantalla y a la altura de los ojos).

-Colocar todo el material de trabajo tan cerca de la pantalla como sea posible para minimizar los movimientos de la cabeza y de los ojos y también los cambios de enfoque.

-Realizar una serie de ejercicios oculares sencillos es fundamental. Estos ejercicios se deben realizar sin anteojos ni lentes de contacto, con descansos pequeños y parpadeos entre cada ejercicio. Algunos ejemplos de ejercicios incluirían:

*Parpadeos: observar y sentir 10 parpadeos completos (cerrar, abrir, cerrar,...) como si fuera un telón de un teatro que baja y sube.

*Movimientos oculares mirando un dedo, sin mover la cabeza. Los movimientos pueden ser:

  • Horizontal a la altura de los ojos, seguir el dedo con la mirada de derecha a izquierda y viceversa, descanso, parpadeos.
  • Vertical en la línea media de la cara, mirar el dedo moviéndolo hacia el cielo hasta el máximo, parpadeo, luego hacia el suelo, parpadeo, y puede repetirse 1 o 2 veces más.
  • Circular: dibujar con la mirada 3 círculos grandes hacia la derecha y 3 hacia la izquierda, descanso, parpadeos (procurar tener el brazo estirado y sin tensión).
  • Parpadeo fuerte: contracción máxima de los párpados, apretando los ojos, los puños y todos los músculos de la cara. A continuación, abrir al máximo los ojos, puños y estirar la cara abriendo la boca. Repetir 5 veces. A continuación, realizar siempre parpadeos rápidos.
  • Parpadeos rápidos, como aleteos de mariposa rápidos durante 5 a 7 segundos. Al terminar, cerrar los ojos y dejar unos momentos de escucha.

Etiquetas:
facultad de ingenieria | arquitectura | luz | roberto german rodriguez