La "superluna de sangre" se pudo disfrutar en todo el país

Desde el atardecer, en cada rincón del país, miles de personas se prepararon para encontrar el mejor ángulo para disfrutar del eclipse lunar. En Mendoza, el mejor horario para verla fue después de la 1 a.m..

La "superluna de sangre" se pudo disfrutar en todo el país

Foto: EFE

Ciencia Unidiversidad por Fuente: Clarín / Publicado el 21 DE ENERO 2019

Finalmente, los argentinos pudieron disfrutar del eclipse lunar, que cautivó a decenas de miles de personas en todo el país. Desde la terraza o el patio, sobre el pasto del parque o a través de las ventanas que proveen las múltiples pantallas, todos siguieron este lunes a la madrugada el minuto a minuto de la "superluna de sangre".

"Cuando hay un eclipse lunar, la Tierra se interpone entre el Sol y la Luna, por lo que esta última entra en el cono de sombra de la Tierra. Eso hace que la luz del Sol llegue al satélite natural atravesando la atmósfera terrestre, lo que produce una dispersión y por eso la Luna se ve rojiza", detalló la astrofísica Andrea Buccino acerca del fenómeno que atrapó a familias enteras hasta bien entrada la madrugada del lunes.

A las 23.37 del domingo, con el inicio del camino hacia la "superluna de sangre", la luna llena se fue oscureciendo de a poco y, finalmente, mutó de color.

 

Foto: AFP

Casi una hora más tarde, a las 0.34 del lunes, el satélite entró en la umbra, el momento de mayor sombra. En realidad, se filtran las longitudes de onda del rojo, que le dan la tonalidad característica de este fenómeno. Luego llegó la "totalidad", un período que se prolongó entre la 1.41 y las 2.43. En el medio, a las 2.12, regaló el cuadro más esperado: la luna pintada de rojo. Fue el momento cumbre del eclipse.

Luego, la luna volvió paulatinamente a su vista normal, con la luz en su plenitud. A las 3.50 recobró el color gris con el que se la suele ver desde la Tierra.