Las mujeres no logran igualdad ante los hombres en el trabajo

Unidiversidad | Identidad y Género

07 de julio de 2017, 15:00. Por: Unidiversidad / Fuente: The New York Times Español.


Así lo revelaron investigaciones estadounidenses y una recopilación de anécdotas que realizada por un medio.


Las mujeres no logran igualdad ante los hombres en el trabajo

Investigaciones y testimonios de mujeres confirmaron que el problema se agrava en situaciones en las que los hombres son mayoría. Imagen ilustrativa publicada en beyondclassicallybeautiful.com.


Estudios académicos e innumerables anécdotas recogidas en Estados Unidos (EE. UU.) afirmaron que la mayoría de las mujeres alguna vez han sido interrumpidas, penalizadas o calladas cuando son superadas en número por los hombres en el ámbito laboral, entre otros entornos. El portal de noticias The New York Times recibió varias anécdotas de mujeres trabajadoras de diversos ámbitos. Esos relatos, junto a varios estudios, confirman que los hombres interrumpen muy a menudo a las mujeres en los lugares de trabajo, sobre todo cuando ellos son mayoría.

Este problema es agravado por los estereotipos de género. Por ejemplo: cuando un hombre alza la voz, es visto como líder, mientras que cuando quien lo hace es una mujer, recibe juicios negativos, es interrumpida y mandada a callar. También es común que cuando una mujer realiza una propuesta en un ambiente laboral donde la mayoría son hombres, su iniciativa suele ser descartada y criticada, en tanto que es aceptada si esa misma propuesta es hecha por un varón.

Según el portal neoyorquino, investigadores estadounidenses han revelado que las mujeres son interrumpidas más frecuentemente que los hombres, principalmente cuando dominan las conversaciones y la toma de decisiones en ámbitos laborales.

Un estudio realizado por la Yale School of Management demostró que en el Senado de Estados Unidos, los hombres hablaban más que las mujeres. Otro estudio, titulado Can an Angry Woman Get Ahead? ("¿Puede una mujer enojada salir adelante?"), reveló que los hombres que se enojan son elogiados e incluso recompensados, pero que las mujeres enojadas son percibidas como incompetentes e indignas de tener posiciones de poder.

En el país norteamericano existe una empresa que trabaja para el avance de las mujeres en los negocios, llamada Catalyst. Su directora ejecutiva, Deborah Gillis, manifestó que “el hecho de que las mujeres sean superadas en número en cada situación las coloca en una posición donde a menudo se enfrentan a los estereotipos basados en el género”. Y concluyó que “las mujeres son demasiado duras, demasiado suaves, pero nunca justas. Lo que esto significa es que las mujeres son vistas como competentes o agradables, pero no como ambas”.

Etiquetas:
identidad y genero | sexismo laboral