Los barras 3.0 de la Lepra: después del caos, amenazas en las redes

Luego de los violentos incidentes registrados en la tribuna del Gargantini, las facciones de la hinchada de Independiente Rivadavia siguieron las amenazas a través de las redes sociales.

Los barras 3.0 de la Lepra: después del caos, amenazas en las redes

Deportes Unidiversidad Violencia en el Fútbol / / Publicado el 14 DE FEBRERO 2020

Luego del lamentable momento que se vivió el pasado domingo en la cancha de la lepra, la dos facciones del club del Parque, sacaron comunicados por las redes sociales, intentando explicar los motivos de su accionar violento.

Al otro día de lo sucecido y tras un gran repudio por parte de la sociedad mendocina en redes sociales, "Los Encapuchados", autores de los disturbios  en la popular del estadio Bautista Gargantini, escribieron en Facebook por qué causaron todo ese caos, y corrieron a punta de arma de fuegos y cuchilos a los integrantes de la barra oficial del club. 

"Fui a la cancha con mi hija y casi no volvemos"

Un muerto y un herido grave en Bahía Blanca. Dos heridos en Mendoza. Fue una tarde en la que la tragedia coqueteó con la masacre que por puro azar no se concretó. En el medio, el fútbol argentino, enfermo de barrabravas, de violencia, de narcotráfico y de negociados que parecen no tener fin en las tribunas de cualquier cancha del país.

En ese posteo se presentaron como "Los Encapuchados", quienes son socios del club y que lo que hicieron fue para "el bienestar" del club, afirmando: "que se plantaron a un monstruo llamados barras bravas, que estos tienen nombre y apelliido: La gente de Parque Sur, quienes por partido le sacan al club al rededor de $100.000 pesos" debido a la venta de entradas ilegales, estacionamiento, cuidacoches, puestos de comidas y los acusan de tener negocios "con la droga". Que por estos motivos, decidieron generar este conflicto, con el fin de sacar a esta gente del club pero sin hacerle daño a "los/as verdaderos/as hinchas del club".

La respuesta de la barra oficial no tardó en llegar, y mediantes un estado de WhatsApp explicaban: "qué no son ningunos monstruos", que ellos solamente llevan "la fiesta y el folklore" a la trinuna, son los que organizan los banderazos, bailes y que son los "representantes de los simpatizantes".

Además niegan todas las acusaciones sobre ventas de entradas, manejo de drogas y de que se llevan $100.000 pesos por partidos. Además, culpan a estos encapuchados por "golpear y amedentrar a mujeres, niños/as y familias" que estaban en esa popular.  El comunicado de "Los caudillos del Parque" cierra con una invitación a salvar sus diferencias con los encapuchados, diciendo lo siguiente: "Invitamos a estos encapuchados a que cualquier diferencia se arregle fuera de la cancha a la que nosotros no pudimos entrar. Esa regla fue para no perjudicar al club, no sean cobardes, no se encapuchen, den la cara. Discutamos, tengamos diferencias, pero no encapuchados cobardemente atacando mujeres, niños y familia".

Ante estas situaciones que se estaba viviendo en las redes, la dirigencia de Independiente, sacó un comunicado repudiando todo lo sucedido el domingo en el Gargantini, afirmando que el club cumplió con todos los requisitos de establecidos por los organismos seguridad. Además, presentaron una denuncia penal por los daños causados en el estadio y que están a dispocisión de la Justicia.

En estos momentos, están esperando que tipo de sanción puede recibir el club por parte del tribunal de penas de la A.F.A, donde la comisión afirmó que hará los decargados correspondientes.