Los esports, la era de los deportes electrónicos

La tensión, la concentración extrema, las estrategias inimaginables, los reflejos inhumanos... Todo esto hace de los esports uno de los espectáculos más emocionantes.

Los esports, la era de los deportes electrónicos

Los deportes electrónicos, un negocio que ya genera millones en ganancias. Foto: as.com.

Tecnología Unidiversidad por Unidiversidad / Fuente: as.com / Publicado el 30 DE OCTUBRE 2017

Luchar por ser el mejor es una de las premisas fundamentales de la vida. Desde el nacimiento todo ser busca la supervivencia, es una constante competición frente al entorno. Quien se adapta es quien permanece. Los seres humanos no somos una excepción; de hecho, competir está tan dentro de nosotros que hemos creado los juegos con ese objetivo. Tras la búsqueda de la victoria no se encuentra ni la fama ni el dinero, sino la superación.

No es de extrañar que, ya en los años 80, con los primeros videojuegos, se organizaran grandes torneos a los que asistieron cientos de participantes. ¿Quién tendría los mejores reflejos? ¿Quién desarrollaría la mejor estrategia? ¿Quién sería el más rápido mentalmente?

Los amantes de los esports ya conocen su magnitud. Las competiciones profesionales de videojuegos no solo atraen a los jugadores: son seguidas a lo largo de todo el mundo, llenando estadios desde Seúl hasta Berlín, pasando por Nueva York o Madrid. Hoy en día, son unos de los mayores eventos mundiales en audiencia.

Actualmente, cerca de 300 millones de personas siguen de forma habitual los deportes electrónicos. La final de League of Legends alcanzó los 36, más que la final de la NBA o del mundial de Rugby.

 

¿Qué videojuegos son considerados esport?

No todos los videojuegos tienen el rango de deporte electrónico. De hecho, entre los millones de juegos que hay, apenas una decena son considerados esports y todos ellos deben cumplir una serie de condiciones específicas que, en esencia, son las siguientes:

  • El juego permite el enfrentamiento directo entre dos o más participantes.
  • Los jugadores compiten en igualdad de condiciones, siendo la victoria exclusivamente determinada por la habilidad de estos.
  • Existen ligas y competiciones oficiales reguladas con reglas y formadas por equipos y jugadores profesionales.
  • Goza de popularidad y de ser competitivo. Es decir, cuenta con miles de personas jugando y medios de comunicación retransmiten las competiciones.
  • Debe promover el afán de superación.

 

 

El debate sobre si son deportes es un tanto polémico, pero para los expertos está claro, lo son. Gobiernos como el estadounidense o alemán reconocen a los jugadores profesionales de videojuegos como atletas y el Comité Olímpico Coreano ha concedido el rango de deporte olímpico a los esports.

La concepción de que es necesario un esfuerzo físico para que algo sea considerado deporte es un malentendido común. El ajedrez y el póker son reconocidos como deportes, pero no hace falta irse tan lejos: existen los ejemplos del tiro olímpico o el billar, en los que el factor mental es lo que marca la diferencia.

Cada vez surgen más estudios que demuestran que los atletas de esports se ven sometidos a un desgaste similar al de los atletas tradicionales. El último, realizado por la Universidad Alemana del Deporte en Colonia, revelaba que en intensas partidas profesionales los jugadores de esports generan niveles de estrés similares a los que generan profesionales del motor en rápidas carreras. El estudio concluía que “los esports son tan exigentes como muchos otros tipos de deporte, si no más”.

 

Duro entrenamiento

Los e-deportistas siguen duras rutinas de entrenamiento. Tienen tras ellos a una compleja infraestructura formada por entrenadores, analistas e incluso psicólogos deportivos. No solo deben prepararse mentalmente, mantener el cuerpo en forma también es crucial para alcanzar un rendimiento óptimo en cada partida. Por ello, muchos mantienen regímenes de alimentación saludables y van al gimnasio.

A pesar de todo esto, todavía hay estereotipos que relacionan al jugador de videojuegos con conductas antisociales. Sin embargo, esto no podría estar más lejos de la realidad. Un estudio realizado por Newzoo determinaba que los fans de este tipo de competiciones están más formados, tienen mejores trabajos y se casan más que la media de la población. La fama que alcanzan los grandes deportistas electrónicos se compara a la de algunos de los mayores deportistas tradicionales. Son ídolos de masas en todo el mundo.

El español Enrique Cedeño, más conocido como xPeke, es campeón del mundo y autor de la jugada más famosa de League of Legends. Su jugada fue tan brillante que muchos la comparan con el Gol del Siglo que marcó Maradona. xPeke es altamente respetado a nivel mundial, con fans en todo el planeta, como una referencia de superación y dedicación.

El campeón del mundo de Dota 2, Dendi, es la personalidad deportiva con más seguidores en Twitter de toda Ucrania, superando a cualquier jugador de baloncesto o futbolista de su país. Nadeshot, profesional en Call of Duty, tiene más seguidores en Twitter que Alberto Contador o Jorge Lorenzo.

 

xPeke (a la izquierda) y Dendi. Ellos no son los únicos jugadores famosos, muchos más tienen millones de fans. Fotomontaje: as.com.

 

No se trata de un simple movimiento deportivo. Forman parte de una revolución que lleva afectando a los medios desde la aparición de internet. Desde sus inicios, los esports no han aparecido en los medios de comunicación tradicionales, no han estado presentes ni en la televisión ni en la radio, lo que explica por qué gran parte del público aún desconoce su existencia.

 

Cómo verlos

Los eventos de deportes electrónicos son seguidos principalmente a través de Twitch TV, una plataforma de retransmisión a través de la red. Ahí se pueden ver desde programas de cocina hasta el mejor póker en directo. Se trata de una forma de comunicación totalmente aparte de lo convencional. Ya tiene más espectadores que importantes canales de la televisión estadounidenses (muchos más que cualquier canal español) y más del 80 % de su tráfico está relacionado con los esports. La empresa de ventas online Amazon adquirió Twitch.tv por 735 millones de euros en 2014. Desde entonces no ha hecho más que crecer a un ritmo vertiginoso y cuenta actualmente con más de 100 millones de espectadores.

El crecimiento de esta industria es imparable, cada vez más personas disfrutan observando estas competiciones. La tensión, la concentración extrema, las estrategias inimaginables, los reflejos inhumanos... todo esto hace de los deportes electrónicos uno de los espectáculos más emocionantes.

tecnología | esports | deportes electrónicos | negocio | entrenamiento