Marilina Bertoldi: La Jefa en Mendoza

Ante un N8 colmado se presentó el viernes 9 la reciente ganadora del premio Gardel de Oro. Un show vibrante de distorsión y riffs para confirmar que el presente - y futuro - del rock es femenino y diverso.

Marilina Bertoldi: La Jefa en Mendoza

Marilina Bertoldi en pleno "mosh" sobre el público del N8. Foto: Nina Nadalin

Espectáculos Radio U Casi casi viernes / Música / / Publicado el 15 DE AGOSTO 2019

“¿Quién c… es Marilina Bertoldi?” es la traducción de la remera que sus asistentes de escenario lucieron mientras armaban rápidamente el set sobre el modesto escenario del N8 Estudio. Una frase con la que la cantante y guitarrista santafesina ironizó en sus redes sociales luego de ganar el Gardel de Oro, en mayo pasado en nuestra provincia. Dos meses después, Marilina regresó a la ciudad en la que obtuvo el reconocimiento máximo de la industria, pero a la que le plantó postura al decir que “gana una lesbiana” y consolidarse como referente.

El movimiento de mujeres y diversidad en Argentina ha impregnado cada ámbito de la vida para remover los cimientos sociales. Visibilizar problemáticas, ganar las calles y obtener derechos, la cultura en general y el mundo del rock en particular no escapan a las oleadas feministas. Una generación de músicas tomó las banderas y se erigió como referente en un universo que perdía la masividad de los estadios pero ganaba en el boca a boca de centros culturales y espacios alternativos. 

Por esto no es casual que Bertoldi haya elegido de teloneras locales a Las Ex, el grupo de punk - rock que editó en este 2019 “Depreciosa”, su segundo álbum, en el que los discursos son más evidentes con temas como “Autodefensa” o “Macho Tears”, en el que la denuncia a los abusadores es directa. Este trabajo fue editado por Goza Records, el sello independiente de otra “mostra” del rock actual, Barbi Recanati. Con un ajustado set para presentar su disco, Las Ex lograron agitar al público que lentamente llenaba el N8 con el “pogo de las pibas” que sería el protagonista del resto de la noche.

Cerca de las 22.30, con la potencia de “Mdma” subió al escenario La Jefa - como la nombran sus seguidorxs - con actitud cien por ciento rockera en sus histriónicos movimientos, una voz que fluctuó de la melancolía de “China” a la interpelación descarnada de “¿O no?”, pasando por la sensualidad de “La casa de A”. Todo esto respaldado por una banda completamente sólida en la que se destacaban los solos de Hernán Rupolo, ex compañero de la primer banda de Bertoldi, Connor Questa.

Por momentos, el despliegue de lxs artistas se vio empañado por un sonido que no acompañó. Sin embargo, el público se mostró extasiado al punto de recibir a Marilina en un mosh al final del show. Entre lxs asistentes no había grieta posible, lxs que añoran la distorsión noventera, lxs que disfrutan la nostalgia indie y hasta adolescentes que se sacaron el trap de los auriculares para vivir su primera experiencia rockera.

Con algunos cambios en la lista de temas prevista, no podían faltar “Enterrarte” “Cosas dulces”, “Y deshacer” - del disco “Sexo con modelos” -. El aire funkoso de “Racat” sonó como último tema. Las luces de escenario se encendieron, el lugar le tenía que dar paso a otro evento pero la gente no se movió un centímetro. Después de saludar al público y hacer el mencionado “mosh”, Bertoldi tomó una guitarra y versionó “Remis” en una interpretación descarnada. La llama del rock no se apaga, porque Marilina y las pibas la mantienen viva

 

Fotos


marilina bertoldi | n8 | premios gardel | rock