Mario Alberto Kempes: vive como ídolo y gambetea al olvido

El Matador nació el 15 de julio de 1954. Siendo futbolista profesional convirtió un total 324 goles en 596 partidos. Jugó hasta los 42 años y hoy es unos de los comentaristas deportivos más reconocidos en el mundo de habla hispana.

Mario Alberto Kempes: vive como ídolo y gambetea al olvido

Kempes fue una de las figuras del equipo campeón mundial del 78. Foto: gentileza.

Deportes Radio U El Suplementario / Efemérides deportivas / por Sebastián Peralta para Radio U / Publicado el 15 DE JULIO 2020

Mario Alberto Kempes es un exjugador que conquistó con su zurda veloz y potente ciudades como Córdoba, Rosario, Valencia, Núñez, Alicante, Viena y Concepción de Chile. En 1978 fue goleador y campeón del mundo con la selección argentina. Por mucho tiempo, su figura fue opacada de las opiniones futboleras de quien era el mejor futbolista argentino a causa de la llegada de un tal Diego Armando Maradona y un rosarino, Lionel Messi.

Sin embargo, él vive como ídolo porque su imagen de goleador resurgió mediante sus comentarios deportivos en la franquicia mundial de videos juegos para consolas FIFA20. Dicho esto, el campeón mundo del 78´ no fue olvidado, sino que su historia sobrevive por el mundo latino millennials. En consecuencia, el legado del cordobés de Bell Ville sigue brillando y gambeteando a la inmensa oscuridad del olvido.

Su pueblo es conocido ya que todos los años realizan la Fiesta Nacional de la Pelota de Fútbol. Esto se debe a que fueron los primeros a nivel mundial en innovar en la fabricación de “la caprichosa”, cumpliendo los parámetros de la estética y salvaguardando la salud de los futbolistas. De modo que su enamoramiento hacia la redonda proviene del Club Bell Ville, que con tan solo 17 años fue transferido a Instituto de Córdoba y allí recibió el sobrenombre de superpibe.

Para 1974 se mudó hacia la ciudad de Rosario para vestir la camiseta del canalla. En esa escuadra jugó 107 partidos y anotó 89 goles, siendo veinteañero disputó el Mundial del 74 y la Copa América del 75. A su vez, los equipos europeos elogiaban el estilo de juego de Mario y fue así que el Valencia lo contrató para 1976. Allí marcó un total de 116 goles en 185 partidos y su estadía en el equipo valenciano duró hasta 1984. Cuando jugaba en el equipo Che tuvo un breve paso por River Plate entre 1981 y 1982, porque en Boca tenían a Maradona y el Millonario, no tenía a nadie de gran magnitud.

Por eso su pase a préstamo fue una jugada de marketing y se dio en un contexto donde la dirigencia del Valencia y Kempes no pasaban por una muy buena relación. En esa época, el Millonario era dirigido por Alfredo Di Stéfano. Asimismo, Mario con la camiseta de la banda convirtió 115 goles en 149 partidos.

 

Su aventura en piso de parqué

En 1984 con 30 años el Matador fue dado de baja tras ocho años de exitosos campeonatos con los valencianos. Durante un tiempo estuvo sin jugar profesionalmente y se entrenó en solitario. Hasta que un día recibió la oferta de Autocares Luz, un club de fútbol sala. Relatan sus ex compañeros que el estadio se colmaba por la presencia de Kempes, un campeón del mundo jugando en piso de parqué.  Su travesía en la disciplina terminó con la llegada del equipo alicantino que le ofreció contrato con el único objetivo de mantenerse en la categoría máxima del fútbol español. Ya en el Hércules FC, Mario disputó dos temporadas y marcó 10 goles en 38 partidos.

Agachado y cuarto, de izquierda a derecha, Kempes posa con sus compañeros de futsal. Foto: Diario Marca.

deportes | efemérides deportivas | fútbol | mario kempes | matador kempes | el suplementario