Ni “femenino” ni “masculino”: inédito registro en Mendoza

El Registro Civil de Mendoza dio lugar a dos pedidos que habían sido presentados hace un mes y medio. El hecho marca un precedente en materia administrativa y es el primero de este tipo en América Latina.

Ni "femenino" ni "masculino": inédito registro en Mendoza

Foto: Gobierno de Mendoza.

Identidad y Género Unidiversidad CaroGero / por Zulema Usach / Publicado el 02 DE NOVIEMBRE 2018

El hecho no sólo viene a marcar un precedente en materia de Derechos Humanos, sino que muestra un avance en lo que a identidad personal se refiere. Justamente este viernes por la mañana, en el Registro Civil de Mendoza se dio lugar al pedido de dos personas de la provincia para modificar su partida de nacimiento en relación con su género.

La corrección para que en este documento no figure ni “femenino” ni “masculino”, vino a dar respuesta dos solicitudes que se habían iniciado hace un mes y medio ante el registro local.

Tal como indicaron las autoridades del Ministerio de Gobierno, ambos casos son los primeros en resolverse por una vía administrativa en América Latina. La resolución Nº 420/2018, por la cual el organismo dio lugar a los pedidos de corrección está amparada en el derecho de las personas a ser reconocidas de acuerdo a la identidad de género autopercibida.

Ahora, el próximo paso que deberán llevar adelante ambas personas -cuya identidad no fue dada a conocer en el marco de la legislación vigente- consiste en solicitar el mismo cambio en su Documento Nacional de Identidad (DNI) ante el Registro Nacional de las Personas (Renaper).

Enzo Rizzo, director del Registro Civil de Mendoza, explicó que ambas personas –de entre 32 y 33 años- manifestaron no identificarse con ninguno de los dos sexos.

“La Ley de identidad de género así lo avala, por lo tanto, se prioriza cómo la persona de siente y autopercibe. El dictamen, por lo tanto es objetivo y adecuado a las normas vigentes”, explicó Rizzo a Unidiversidad y detalló que la competencia de Registro Civil de Mendoza en ambos casos fue la de verificar si ambas personas cumplieron con los requisitos estipulados para dar marcha a su pedido. El funcionario agregó que no ha habido más pedidos en éste sentido.

Entre los requisitos que no pueden faltar figuran: ser mayor de 18 años y aclarar el nombre de pila con el que se desee figurar en la partida de nacimiento. Con esos papeles la persona solicitante debe acudir al Registro Civil para avanzar en la corrección de la identidad que figura en sus papeles.

En sus artículos 2 y 3, la Ley Nacional de Identidad de Género (Nº 26743), promulgada en mayo de 2012, establece como identidad de género a la vivencia interna e individual del género, tal como cada persona la siente. Esta percepción puede corresponder o no con el sexo asignado al momento de nacer. De mismo modo, la norma prevé que “toda persona podrá solicitar la rectificación registral del sexo y el cambio de nombre de pila e imagen, cuando no coincidan son su identidad de género autopercibida”.

Pero además, la libertad de no “encasillar” a las personas en uno u otro sexo está amparada en el Código Civil reformulado y puesto en vigencia desde 2015. Inclusive, la Corte Interamericana de Derechos Humanos, a través de una opinión consultiva realizada a los países miembro (Argentina uno de ellos), estableció que no existe ninguna norma que restrinja los derechos de las personas respecto de su orientación sexual o de género, contemplando la corrección de datos al respecto.

La subdirectora de Derechos Humanos de la Suprema Corte de Justicia, Eleonora Lamm fue quien llevó adelante el pedido que hoy logró una respuesta administrativa.

“Creo que es un paso enorme en la historia porque implica apartarse del binario “hombre-mujer” y entender al fin que hay tantas identidades de género como personas”, reflexionó Lamm y argumentó que las personas no deberían seguir siendo encasilladas o clasificadas dentro de dos géneros que han sido construidos culturalmente.

“Son categorías políticas que pueden ser deconstruídas. Considero que este es un primer gran avance respecto de la autonomía y la libertad de las personas”, expresó la funcionaria.

 



Mirá también: