Pensando en los animales la idea es mutar al Zoo, esa es la cuestión

Organizaciones y personas comprometidas con los derechos de los animales y el respeto al ambiente presentaron al gobernador Francisco Pérez un proyecto para la reconversión del Zoológico de Mendoza en un eco-parque. La propuesta es coincidente con el Día del Animal.

Pensando en los animales la idea es mutar al Zoo, esa es la cuestión

Foto: Veo Verde

Sociedad Unidiversidad por Elizabeth Auster / Publicado el 29 DE ABRIL 2014


El zoológico de Mendoza es un permanente objeto de controversia y denuncias. Episodios como la gran mortandad por abandono ocurrida en 2009; el fallecimiento de la osa polar Pelusa y el fallido traslado de su compañero Arturo a un hábitat más amigable con sus necesidades, y la forma en que se manejó la muerte del yaguareté Orlando son algunos ejemplos de lo que, por años, generó el rechazo por parte de personas y organizaciones en lucha por los derechos de los animales, y el pedido insistente del cierre del predio.

Este año el enfoque es propositivo, lo que se demuestra en un proyecto consensuado entre varios actores y que busca un abordaje integral: "Asociación Biota, Fundación Cullunche, Asamblea por el Árbol, Grupo Gaia, Oikos Red Ambiental y Ciudadanos Autoconvocados por el Zoo son las agrupaciones que conforman esta plataforma ciudadana, las que venimos trabajando desde hace ocho meses en la elaboración de un proyecto de carácter científico-técnico que contenga, además de nuestras aspiraciones, las de los gremios que poseen afiliados trabajando en el zoológico, las de los veterinarios a través de su colegio profesional y las de otros actores relevantes para la solución de la problemática que acarrea el zoológico desde hace varios años", dice el comunicado de prensa. 

El colectivo que elaboró el proyecto retoma así esfuerzos como los de la Red Animalista de Mendoza o Ecológicos Unidos, por citar a unos pocos, que durante años denunciaron y pidieron cambios en la política respecto de este paseo. Las organizaciones fueron ganando apoyo ciudadano pero la respuesta estatal no estaba a la altura de la demanda. "Nosotros estamos mirando los diarios para atrás y vemos que el zoo siempre ha sido un dolor cabeza para ministros y secretarios, porque no se dimensiona el cambio respecto de la percepción social hacia este tipo de lugares, y temas como el maltrato animal, el cautiverio y otros han pasado a ser parte de las preocupaciones no solo de los ecologistas/animalistas", explica Eduardo Sosa, de Oikos Red Ambientalista. 

El proyecto es un trabajo de 40 páginas, elaboradas a partir de un amplio y cuidadoso consenso, que puede resumirse en las siguientes ideas, basadas en la necesidad de preservar intereses como la investigación, la educación y el turismo:

  • Una mejor utilización del espacio donde actualmente funciona el Zoológico de Mendoza, con énfasis en un cambio de paradigma sobre el modo en que los seres humanos se relacionan con los animales. Cuestiona el tradicional modelo de mantener animales cautivos para su exhibición, y propone, en cambio, la creación de un centro de conservación, rehabilitación y reintroducción de fauna autóctona, así como la generación de proyectos de investigación y materiales educativos acordes, además de otras facilidades que puedan ser aprovechadas como atractivo turístico.
  • Disminución gradual de la cantidad de animales exhibidos, prohibición de canjes con otros zoológicos, venta y compra de animales o reproducciones. Que se establezca un sistema en el cual, en una primera etapa, los visitantes puedan recorrer las instalaciones sin ser percibidos por los animales, hasta tanto el plantel vaya reduciendo su número en forma gradual, sin desatender su salud y bienestar mientras dure su cautiverio. Que se procure el traslado a santuarios de algunos animales y la remodelación de los recintos para adecuarlos a estándares internacionales.
  • Reacondicionamiento de los senderos para convertirlos en un paseo botánico, la creación de un centro dedicado a la conservación, rehabilitación y reintroducción de especies de la fauna nativa, habida cuenta de la gran cantidad de animales con los cuales podrían elaborarse programas de cría y liberación en el medio silvestre en aquellas áreas donde históricamente vivieron hasta que, por razones como la presión de los cazadores y otras, hoy ya no se encuentran en el territorio.
  • El proyecto culminaría con la creación de un Eco Centro en el cual, a través de las modernas técnicas visuales, educativas e interactivas, los visitantes puedan conocer los paisajes, la flora y fauna silvestres, la cultura del agua, las áreas naturales protegidas y los recursos arqueológicos y paleontológicos con los que cuenta Mendoza. También se busca poner énfasis en la educación ambiental, con el reemplazo de la clásica visita de los colegios al zoológico, donde se construye en niños y jóvenes un imaginario social que acepta la crueldad hacia los animales para fines recreativos como algo socialmente aceptado, por otro en el cual el valor central sea el conocimiento profundo y el respeto por la naturaleza y los seres vivientes que la habitan.


La idea del eco-parque parece haber tenido una buena recepción, cuenta Eduardo Sosa, ya que Gobernación podría recibirlos la próxima semana. Mientras tanto, las organizaciones y autoconvocados se mantienen a la expectativa del discurso del gobernador Francisco Pérez durante la inauguración de las sesiones ordinarias de la Legislatura provincial, en el que, anhelan, hará alusión a la situación del zoológico y a su propuestas de solución.

zoológico | ecología | preservación | ambientalismo