Roma: intimidad y universalidad, desigualdades y violencias sociales

La última película del mexicano Alfonso Cuarón tiene todos los números para salir premiada al Oscar por mejor película extranjera.

Roma: intimidad y universalidad, desigualdades y violencias sociales

La alucinante fotografía de la película estuvo a cargo de su director, Alfonso Cuarón. Imagen publicada en ckillers.files.wordpress.com.

Cultura Unidiversidad #MultiversosExpandidos / por Milagros Martín Varela / Publicado el 21 DE DICIEMBRE 2018

Roma es lo que estamos viviendo: un relato individual que politiza, que representa, que interpela, que colectiviza. La última película de Alfonso Cuarón, en blanco y negro, ambientada en México en la década del 70, ya se proyecta como la candidata al Oscar en la categoría Mejor Película Extranjera.

El año 2018 fue el de los cineastas mexicanos y, si Alfonso Cuarón sigue así, parece que 2019 será igual. La nueva película del director de Gravedad (Gravity, Cuarón, 2013) fue producida por Netflix y estrenada en esta plataforma y en algunos cines de manera simultánea, por eso en una semana cultivó importantes elogios de la crítica.

Basada en la infancia de Cuarón, Roma trata sobre la vida cotidiana en México durante el inicio de la década del 70, cuando Luis Echeverría Álvarez comenzaba su gestión en la presidencia. Este político fue acusado por la Fiscalía Especial para Movimientos Sociales y Políticos del Pasado (FEMOSPP) y por la fiscalía mexicana de planear la matanza de octubre de 1968, de la que fue parte la masacre a estudiantes en Tlatelolco. Fue el primer y único presidente mexicano aprehendido por presunto genocidio.

En este contexto y con toda la ciudad militarizada, la película se centra en la vida de una familia de clase media-alta, particularmente en la empleada doméstica, Cleo (interpretada por Yalitza Aparicio). Se deja ver, a través de este personaje y todo lo que la rodea, el conjunto de injusticias sociales, desigualdad entre las clases y –principalmente– múltiples maltratos hacia las mujeres que en una cultura tan patriarcal y machista (y no hablamos solo de la mexicana) se naturalizan.

Lo más lindo de Roma es que el relato dice todo sin decir nada: desde el hiperrealismo se muestran escenas completamente cotidianas que hacen a la trama cuando se va sumando la una a la otra. Los conflictos no se muestran explícitamente, no interviene ningún narrador que comente lo que sucede, todo queda a la lectura del espectador. Esto provoca que cada persona que vea el film diga: “Trata sobre esto” o “Trata sobre esto otro”. Nadie se equivoca: Roma trata sobre todo eso.

 

#MiRoma

A través de las redes sociales oficiales de la película, Cuarón invita a los y las espectadores y espectadoras a contar historias de su infancia que Roma les haya hecho revivir, a través del hashtag #MiRoma o #MyRoma. Cabe aclarar que, entre otras autorreferencias del director en su película, la dedicatoria final es para la empleada doméstica que lo cuidaba de niño, Libo, y que Colonia Roma es el nombre del barrio mexicano en el que se desarrolla el film; a la vez, es donde Cuarón creció.

#MyROMA #MiROMA

4,317 Likes, 224 Comments - ROMA (@romacuaron) on Instagram: "#MyROMA #MiROMA"

 

Perfección técnica

Roma, además de ser impactante en cuanto a lo que el relato dice, es cinematográficamente impecable. Esto tiene que ver con el hecho de que, como película que podría categorizarse en el cine de autor, Cuarón está metido en todo: además de ser director; es productor, guionista, encargado de la fotografía e incluso montajista.

La fotografía es digna de destacarse, ya que cada cuadro parece una fotografía con composición e iluminación perfectas. También se utiliza mucho el encuadre general, con los planos detalle limitados a momentos muy particulares; por ejemplo, cuando se quiere presentar y caracterizar al “padre” de la familia protagonista.

Otro recurso muy bien explorado es la sutileza de los movimientos de cámara y varias escenas con cámara fija, es decir, sin otro movimiento que el de los personajes.

cultura | multiversosexpandidos | roma | alfonso cuaron